Primer muerto de 2016 por explosión de mina en el Sahara Occidental

fb_img_1457732844268

Fuente: Dales Voz a las Víctimas

Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer, de 56 años y padre de 6 hijos, abre la trágica estadística de fallecidos en explosiones de minas en el Sahara Occidental en 2016. Tres accidentes ya, con 9 víctimas, una de ellas mortal. Era pastor saharaui y salió a las 11 de la mañana de su casa para ir a recoger su rebaño, a las afueras de la ciudad de Smara, en la zona Oeste del muro marroquí en el Sahara Occidental controlada por Marruecos. Viernes, 11 de marzo, un día normal hasta que su vehículo pisó una mina. Regresaba a casa y circulaba por un camino del desierto a 40 km al Oeste de Smara, en la zona llamada Sakan, en dirección a la ciudad, situada muy próxima al muro, en un área de alta contaminación por minas abandonadas de la guerra, donde se producen la mayoría de los accidentes de minas en esa parte del muro.

Los especialistas en investigación de incidentes de minas apuntan a que, a la vista del estado en que quedó el vehículo, se trata de una mina anti-carro y que el peso del motor del vehículo accionó el detonador por presión, reventando la parte delantera. Jalifa era el único ocupante del vehículo 4×4 y sufrió graves lesiones y amputaciones que le causaron la muerte prácticamente en el acto. Fue trasladado a la morgue del Hospital Regional de Smara, donde se certificó su fallecimiento por esta causa.

Este accidente mortal se suma a los ocurridos el 18 de enero en Mahbes y el 16 de febrero en El Aaiún, todos en la zona Oeste del muro controlada por Marruecos, en la que se produjeron un total de 8 heridos de diversa consideración.

Desde Dales Voz a Las Víctimas hacemos llegar nuestras condolencias a la familia del fallecido e insistimos, una vez más, en la necesidad de coordinar la acción contra las minas en la línea de lograr la adhesión de Marruecos a los tratados internacionales, a fin de proceder a implementar programas específicos de descontaminación y remoción de minas que terminen con esta lacra que amenaza permanentemente a la población. Se cumplen 25 años del Alto el fuego… Ya es tiempo de adoptar medidas para salvaguardar la integridad de las personas, de todas, porque las minas permanecen activas, no distinguen entre tiempos de paz o tiempos de guerra, ni discriminan a sus víctimas por nacionalidades, sexos, edades ni religiones. Ojalá Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer fuera el primero y el último fallecido en 2016.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies