Represión y resistencia no violenta en la última colonia en África

democracy now!

Artículo publicado en: Democracy Now! / Por Amy Goodman y Denis Moynihan

SÁHARA OCCIDENTAL OCUPADO – Los ojos de Sultana Khaya no combinan perfectamente. Uno de ellas es artificial. En 2005, un policía marroquí golpeó con su porra en la cuenca del ojo mientras ella protestaba pacíficamente con compañeros estudiantes universitarios. La policía le arrancó el ojo con la mano.

Sultana es saharaui, la población indígena nativa del Sahara Occidental. Ocupado por Marruecos desde 1975, el Sahara Occidental es a menudo referido como la última colonia en África. Los saharauis están en una lucha prolongada por la autodeterminación, y se enfrentan a una terrible represión por parte de Marruecos.

Las Naciones Unidas convocó un referéndum que permitiría a los saharauis decidir si permanecerían como parte de Marruecos o ser independientes, pero Marruecos bloquea el voto durante más de 25 años.

El Sahara Occidental es un territorio rico en recursos naturales: pesca, fosfatos y perspectivas petrolíferas en alta mar. Miles de saharauis fueron torturados, encarcelados, asesinados y víctimas de desapariciones forzadas desde que comenzó la ocupación desde hace más de 40 años. Para entender la profundidad del compromiso de los saharauis con la independencia, su valor frente a la brutal opresión, basta con mirar a los ojos de la Sultana Khaya.

Fuimos a El Aaiún, capital del Sahara Occidental, después de la Cumbre del Clima de la ONU (COP22) cerrada la semana pasada en Marrakech, Marruecos.
Fuimos el primer equipo extranjero de noticias de televisión en entrar en el Sahara Occidental en los últimos años. Fuimos seguidos constantemente a pie y por hombres en motocicletas y en automóviles. Estaban fuera del hotel día y noche. La policía secreta marroquí llegó a nuestro hotel de madrugada en nuestra primera noche, una visita “estrictamente rutinarai”, nos dijo, “para protegernos.” periodistas extranjeros que llegan suelen ser expulsados si los agentes de inteligencia marroquíes los ven entrevistar saharauis pro -independência.

Los activistas saharauis que nos hablaron nos dijeron que estaban en un gran riesgo para su propia seguridad personal. Nos encontramos con ellos, especialmente en sus apartamentos, donde nos sentamos en los sofás en línea de las paredes a la manera tradicional del Sahara, con un té saharaui, “at-tay”, preparandose sobre las brasas.

Paramos para comer en un restaurante casi vacío en el borde de la ciudad. Alrededor de 80 hombres y algunas mujeres llegaron abruptamente. La mayoría llevaban trajes tradicionales saharauis, y muchos agitaban la bandera oficial del estado ocupante, Marruecos. Entraron en el restaurante, llenando todas las mesas vecinas, dejandonos acorralados. Una docena de agentes de civil, uno usando una gorra de béisbol de la policía de Nueva York, estaban allí coordinando, constantemente con sus teléfonos. En el exterior, los coches de los agentes de seguridad bloquearon los nuestros. Varios de los hombres que estaban sentados cerca de nosotros parecían muy agitados, y temíamos que esa extraña exhibición bizarra se volviese violenta. Nos rodearon. Aunque casi ninguno entre la multitud hablaba Inglés, desplegaron varias telas de vinilo brillante con lemas en Inglés como “Shame on Democracy Now!” (Vergüenza Democracy Now!) Las pancartas eran idénticas en diseño a los mostrados después de que el secretario general Ban Ki-moon, hubiera descrito la presencia marroquí en el Sahara Occidental como una ocupación.

Cuando nos fuimos, quedo claro por qué la gente nos rodeó como lo hizo.
Sultana y otros activistas saharauis organizaron una manifestación en el centro de la ciudad. La multitud alrededor de nosotros nos impidió llegar a la protesta, que fue atacada violentamente por la policía marroquí. Valientes periodistas independientes saharauis que operan bajo amenaza extrema en el Sahara Occidental fueron capaces de capturar en video la manifestación, que más tarde compartió con nosotros. La violenta represión de ese día fue muy típico.

Un video muestra a un hombre con una discapacidad Alouat Mohamed, director de una escuela para discapacitados, portador de la bandera del Sahara Occidental independiente, un gobierno en el exilio en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, en Argelia, donde viven alrededor de 100.000 refugiados saharauis.

La policía ataca Alouat, arrancando la bandera de sus manos, y se arrastrándolo.

Sultana y otras mujeres gritan a las autoridades de marroquíes. Un grupo de al menos 20 hombres se unen en torno a las mujeres saharauis, empujándolos en una calle lateral, lejos de la carretera principal. Ellos atacan a las mujeres. Y golpean a una de ellas, Aziza Biza, directora del Foro de Mujeres Saharauis, en los riñones y estómago con un walkie-talkie. Más tarde declaró que la estrangularon con su vestimenta tradicional, la Melfa, hasta que cayó desmayada al suelo. La policía está presionando a otras mujeres contra una pared y atacandolas sexualmente agarrando y retorciendo sus pechos. Los agentes ven a un hombre grabando el asalto en un techo cercano y comenzaron a tirarle piedras.

Nos encontramos con los hombres y mujeres heridos esa noche y registramos sus relatos. Las mujeres nos mostraron sus heridas, describiendo cómo la policía torcieron los pechos y pezones, infligiendoles un dolor severo. Aziza estaba débil, vomitando varias veces.

Más tarde esa noche desde nuestra ventana del hotel, vimos a la policía en un coche antidisturbios lanzando piedras contra manifestantes saharauis. El pueblo saharaui no se deja intimidar en su lucha no violenta por la autodeterminación. Se puede ver el compromiso con esta lucha en el ojo del Sultana Khaya.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies