Juicio de Gdeim Izik, octavo día – “Con la tortura metódica pretenden quebrar nuestro ánimo”

gdeim izik

En el octavo día del juicio de Gdeim Izik fueron interrogados Abdallahi Toubali, Sidahmed Lemjeyid y El Bachir Khadda en el Tribunal de Sale, Rabat.

Durante el testimonio de Abdallahi Toubali el juez le pidió que firmara dos hojas de papel en blanco mirando para un lado, para ver si era posible hacerlo con los ojos vendados y las manos esposadas como denunció Toubali.

Los abogados defensores se opusieron porque, obviamente, las condiciones y las circunstancias no eran las mismas, pero el juez no ha cambiado su posición.

Toubali firmó y el juez declaró que era la misma firma, asumiendo un papel especialista en caligrafía.

Este episodio es sólo uno más del juicio político al grupo de Gdeim Izik, que parece ser un callejón sin salida para Marruecos.

No pueden probar ningún delito ni culparlos, y por eso transforman el caso en una caza de brujas al igual que hacía la Inquisición y los regímenes fascistas.

Abdallahi Toubali se declaró inocente y dijo que “… nadie habla de nuestras víctimas, de nuestro sufrimiento durante más de 40 años”, la única esperanza es que la ONU amplíe las competencias de la MINURSO para proteger los derechos humanos en los territorios ocupados del Sahara Occidental y implementar el referéndum.

Toubali era miembro del comité de diálogo campamento y explicó que el campamento nació a causa de la marginación y represión del pueblo saharaui, la población tenía necesidades sociales.

Contó cómo el 4 de noviembre, el ministro del Interior fue en nombre del rey. El ministro aceptó nuestras demandas y debía volver para aplicar el acuerdo, el lunes 8 de noviembre de 2010 (el día del ataque de las fuerzas de ocupación campamento), dando a cada ciudadano del campamento una tarjeta de beneficio social para después salir del campamento. Un campamento de cerca de 40.000 personas, rodeado desde el primer día por las autoridades marroquíes y un muro de arena construidos por ellos con un único acceso de entrada y salida.

El ministro trató de sobornar a los miembros del comité, declaró Toubali “trató de comprarnos con dinero, y cómo no aceptamos que empezó a amenazarnos. El 4 de noviembre, me dijo en la calle Smara “toma el dinero y vete”- le dije que este es un compromiso con las miles de personas del campamento. No voy a defraudarlos. Sus demandas son legítimas “soy saharaui”.

Toubali declaró: “¡Recé con este hombre, y él me envió a la cárcel! ¡No lo entiendo!”.

De acuerdo con sus declaraciones fue atacado en el mercado por hombres enmascarados y llevado a la policía. “Me torturaron, no pude caminar durante mucho tiempo. Trataron de sodomizar con una barra metálica, escupieron y orinaron en mí … Fui trasladado a la gendarmería, donde me preguntaron por qué me negué a aceptar sobornos y rompí los compromisos, me preguntaron sobre mi relación con Naama Asfari, el frente Polisario y la delegación en Argelia, repetían las preguntas y yo les dije que no sabía.

Houcein Zawi se unió a mí en los siguientes días; se encontraba en un estado deplorable, no podía ponerse de pie, quité mi propia ropa y cambié las suyas y lo limpié lo mejor que pude ”

Al llegar a Sale 2, fuimos torturados de nuevo, bajo la atenta mirada del director de la prisión. Era una pequeña celda … Durante dos meses; fuimos constantemente acosados y torturados, día y noche. Cuando nos quejamos, nos torturaban juntos. Al final de su testimonio, Toubali pidió al juez convocar al miembro del parlamento que lo acompañó al hospital el día antes de Gdeim Izik como testigo y demostrar su inocencia.

Cuando se le preguntó cómo se organizó el campamento y la forma en que se financió, Toubali dijo: “Sr. Juez tiene que entender la cultura saharaui para entender el campamento. Creemos en la igualdad, la solidaridad y ayudar a los demás. No puedo comer algo si mis amigos no comen. Cuando compro pan, compro cuatro panes para mi familia y dos para mis vecinos. Esta es nuestra cultura. Incluso en la cárcel no puedo comer un pedazo de carne y ver que mis compañeros no tienen .. lo que tenemos lo compartimos, esta es nuestra manera de ser, la esencia de los saharauis”.

A este testimonio siguió el Sidahmed Lemjeyid.

Sidahmed comenzó diciendo que, si este fuese un juicio justo, el juicio debería celebrarse en la ciudad ocupada de El Aaiun, de acuerdo con la cuarta Convención de Ginebra. Afirmó que todas las declaraciones fueron obtenidas mediante tortura y obligados a firmar documentos con contenido desconocido.

“Nací en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos. Soy presidente de una organización que trabaja para denunciar la violación de los derechos humanos en los territorios ocupados y el saqueo de nuestros recursos naturales. Estoy aquí debido a mi posición política.”

Él negó todos los cargos, y describió tanto el secuestro como la tortura.

“Fui sometido a todo tipo de torturas. Es imposible explicar lo que yo pasé. La tortura es metódica para quebrarnos. Somos víctimas de racismo”.

Contó cómo fue interrogado unicamente sobre su activismo político y defensa de los derechos humanos. Según Lemjeyid la tortura fue tan brutal, que le rompieron un hueso de la columna. Cuando preguntó si podía ver a un médico, su torturador respondió; “Usted se merece morir porque sus informes insultan el gran Reino de Marruecos”. Fue privado de todos sus derechos. Mostró sus cicatrices al juez de investigación que lo rechazó y lo envió de vuelta a la cárcel donde fue nuevamente torturado.

Explicó por que se negó ahora a someterse al examen médico ordenado por el juez, “Exijo un examen imparcial e independiente. El médico que usted pidió que hiciera el examen es un empleado del Reino de Marruecos, y nunca puede ser imparcial” .

“Le hablé sobre mi sufrimiento. Pero no sólo es mío, es también el sufrimiento del pueblo saharaui, que viven bajo la represión desde 1975. ”

El último interrogatorio del día 21 de marzo fue el de El Bachir Khadda. El Bachir afirmó que es un activista de derechos humanos y que fue uno de los fundadores de Equipe Media en los territorios ocupados. Describió cómo fue secuestrado el 4 de diciembre, con Hassan Dah y Mohamed Thalil, por hombres enmascarados;

“Nos llevaron a un lugar desconocido y nos torturados. Nos vendaron los ojos, no sabía si era de día o de noche. Nos golpeaban mientras nos interrogaban sobre nuestro activismo político.”

“Fuimos llevado en avión al tribunal militar y llevados ante el juez. Pedí agua, pero el juez dijo que aquello no era un café.” Cuando se le preguntó por qué no había pedido un examen médico, El Bachir dijo que temía por su vida, que ni siquiera se aguantaba en pie; y no quería pedir nada después de haberle sido negado incluso el agua. El Bachir dijo que exigía un examen imparcial e independiente, de acuerdo con el Protocolo de Estambul; es decir, el examen no podía ser hecho por médicos empleados de una institución marroquí.

“No teníamos ropa. Vertían agua helada sobre nosotros, con bolsas en la cabeza. Una vez fui torturado porque sonrisas a mi madre cuando ella vino a visitarme. La tortura fue supervisada por el director de la prisión.”

El Bachir comenzó su testimonio diciendo que la Cuarta Convención de Ginebra debe ser implementada, pero fue interrumpido constantemente por tanto la fiscalía como la parte civil. Explicó cómo la Convención de Ginebra debe aplicarse tanto en tiempo de paz como durante los conflictos armados, de conformidad con el art. 66 de la Cuarta Convención de Ginebra.

Dijo que es un saharaui que lucha por su derecho a la autodeterminación. Denunció que las acusaciones fueron presentadas en venganza por el activismo y la lucha de los saharauis por los derechos humanos. “El estado de derecho está ausente en el país del ocupante”.

“Soy ante todo un ser humano. Estoy en contra de la guerra y por la paz”

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies