#GdeimIzik – Marruecos intenta crucificar a activistas Saharauis para camuflar el lodazal político y la agonía del reino

Gdeim Izik

En el juicio más mediático de la última década, donde el Reino de Marruecos acusa de nuevo a 24 activistas saharauis, que ya han sido condenados en el Tribunal Militar y están cumpliendo penas de 20 años a cadena perpetua, el caos jurídico, la ausencia de presunción de inocencia y la falta de pruebas, así como la utilización sistemática de tortura, son los denominadores que evidencian la falta de democracia y la agonía de un sistema corrupto basado en la opresión y la ocupación.

Tras la anulación por parte del Tribunal Supremo (Tribunal de Casación) del juicio militar con el argumento que no se habían probado los crímenes de los que se había acusado al Grupo de Gdeim Izik, la falta de pruebas y el hecho de que todo el caso se basaba en confesiones y documentos elaborados por las autoridades marroquíes, y que los acusados habían denunciado haber sido obtenidos bajo tortura, Marruecos decide no liberar sino rejuzga a los activistas de derechos humanos saharauis.

El 26 de diciembre de 2016 se inicia el juicio, ahora ante el tribunal civil, pero en el que el caso jurídico es factor de gran discusión entre los observadores internacionales que no pueden percibir como el panel de jueces, 6 meses después, después de 5 sesiones de (diciembre, enero, marzo, mayo y junio) todavía no determinó si se trata de un caso en primera o segunda instancia, no decide sobre la calidad en que participa la parte civil, ni sobre la admisión o no de nuevas pruebas que se introducen y se presentan con el argumento que el tribunal más tarde tomará una decisión.

Leer más …

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies