Marruecos pone en peligro las vidas de los prisioneros de Gdeim Izik

El 9 de marzo, 8 presos políticos saharauis del grupo Gdeim Izik en las cárceles de Ait Melloul y Kenitra entraron en huelga de hambre exigiendo el respeto de sus derechos básicos.

El 8 de marzo, los directores de prisión de ambas cárceles informaron a los presos que tenían una “nota de servicio”, diciendo que si ellos comenzaron una huelga de hambre, serían aislados.

En la cárcel de Ait Melloul, Sidahmed Lemjeyid y Mbarek Lefkir suspendieron su huelga de hambre el 12 de marzo tras nuevas amenazas emitidas por el director de la prisión.

De acuerdo con informaciones de las familias, Mohamed Bani y Brahim Ismaili fueron aislados el 12 de marzo sin agua potable, en células de aislamiento conocidas como “ataúd” minúsculas y sin ventanas, los presos duermen en el suelo.

Según, la declaración de la hija del Sr. Ismaili, el Director Regional de las Prisiones de Agadir y el Director de Prisión de Ait Melloul 2 le dijeron al Sr. Ismaili que, si caía en coma, le darían una inyección para librarse de el definitivamente y acabar con los problemas.

A las 8 de la mañana del 9 de marzo, Sidi Abdallahi Abbahah, El Bachir Boutanguiza, Mohamed Bourial y Abdallahi Lakfawni fueron traídos a células de aislamiento en Kenitra desde que comenzaron la huelga de hambre.

La administración de la prisión sólo les permitió tener 5 litros de agua potable con ellos.

Los médicos de la prisión deben ser conscientes de que los riñones necesitan en el mínimo de alrededor de medio litro por día para funcionar correctamente, y alrededor de 1/2 litro se pierde a través de sudor, respiración, defecación, etc., es necesario por lo menos 1 litro de agua al día para sobrevivir. De acuerdo con un artículo publicado por el British Medical Journal: “La ingestión media de líquidos debe ser mantenida alrededor de 1,5 l / día. Preferentemente, el agua debe ser suplementada con hasta 1,5 g de cloruro de sodio (media cuchara de sal) al día.

Esto, si no hay ninguna actividad, ni transpiración excesiva por problemas de calor o intestino y estado de salud normal, lo que no es el caso, ya que todos los detenidos de este grupo poseen enfermedades crónicas derivadas de los malos tratamientos, torturas y condiciones de prisión que fueron sometidos desde su detención en 2010.

Los prisioneros en Kenitra están ahora aislados durante 5 días en huelga de hambre, lo que significa que si no se les ha dado más agua potable, se ha consumido el suministro de agua necesario para evitar la insuficiencia renal. En Ait Melloul, los dos presos en huelga del hambre ahora están sin agua potable y sólo tienen agua no potable en la célula del “ataúd”.

Naama Asfari, otro miembro de ese grupo, detenido en la prisión de El Arjat, está en aislamiento desde el 12 de febrero y en huelga de hambre desde el 27 de febrero, pero ninguna información sobre su situación ha sido dada a su familia o abogados.

Las familias informan que todos los presos de este grupo son “muy” maltratados, tienen frío extremo, no tienen suficiente comida y la presión psicológica ejercida por los funcionarios de la cárcel, así como insultos y acoso son un hecho diario.

El 4 de diciembre, Sidi Abdallahi Abbahah y Ahmed Sbaai fueron puestos en minúsculo WC durante diez días con las luces encendidas continuamente y maltratados, sin tener permiso para lavarse o tener asistencia médica (aunque el Sr. Sbaai tenía varios ataques de Asma) en medio de parásitos e insectos.

El 25 de diciembre, Mbarek Lefkir fue golpeado hasta la pérdida de conciencia por los guardias de la prisión de Ait Melloul, cuando se negó a hacer un examen universitario desnudo.

Las familias están extremadamente preocupadas, especialmente debido al hecho de que todos estos presos están en una situación de salud muy frágil.

Porunsaharalibre.org contactó con Olfa Ouled una de los miembros del equipo de abogados de estos presos que nos informó que un fax dirigido a diferentes autoridades marroquíes fue enviado el viernes 9 de marzo para saber el motivo de ese aislamiento, pero no recibió ninguna respuesta y hasta ahora tampoco hay información disponible sobre el Sr. Asfari, la abogada declaró que espera que el sistema de justicia marroquí intervenga y pueda poner fin a estas graves violaciones tanto de la ley marroquí y como de las normas mínimas internacionales.

Mohamed Ayoubi, miembro del grupo Gdeim Izik en libertad condicional, murió en febrero de este año en el hospital de El Aaiún, debido a problemas de salud derivados de las torturas extremas que sufrió durante y después de su arresto en 2010.

A lo largo de los últimos años, varios presos políticos saharauis murieron en prisiones marroquíes por negligencia médica o falta de tratamiento, el Grupo Gdeim Izik fue blanco desde su arresto en 2010 con técnicas de tortura, confinamiento a lo largo de 22 horas al día, tortura psicológica, palizas, acoso y racismo.

Como se afirma en un comunicado de los prisioneros de Kenitra en noviembre del año pasado, la administración de la prisión es responsable de su seguridad física.

1 comentario en “Marruecos pone en peligro las vidas de los prisioneros de Gdeim Izik

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies