España no dará la nacionalidad a descendientes de moriscos ni a saharauis

Fatma Buaha shows the Spanish identity card of her brother at the port of Gran TarajalMadrid, 12 de enero. Noticias24.com

El Gobierno español no emprenderá ninguna acción para conceder la nacionalidad española a los descendientes de los moriscos -musulmanes que fueron expulsados de España en el siglo XVII- ni tampoco a los saharahuis, cuyo territorio fue colonia española hasta los años 70 del pasado siglo.

El Ejecutivo explica que “no tiene prevista ninguna iniciativa legislativa” en relación a ambos colectivos, en una respuesta a un diputado socialista que preguntó sobre el asunto después de que se aprobase el año pasado dar la nacionalidad a los sefardíes -judíos de origen español descendientes de los expulsados en 1492-, propuesta que se tramita en el Parlamento.

Grupos de izquierda propusieron que en ese proyecto de ley se incluyeran también a los moriscos y a los saharauis por considerar que estos grupos son mucho menos numerosos que el de los sefardíes.

Hace unos meses, el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó que el reconocimiento de la nacionalidad a los moriscos es “un problema técnico a discutir” que no puede resolverse “en un cuarto de hora”, pero consideró importante “honrar la memoria de los moriscos” como parte de la herencia y tradición españolas.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se comprometió recientemente a encontrar un “cauce” para reconocer la nacionalidad a los saharahuis, si bien precisó que la ley que otorgará la nacionalidad a los sefardíes no es “un cajón de sastre” en el que se puedan incluir a otros colectivos.