“El niño saharaui”. Por Diego Muñoz Avia, director del Sahara Marathon

fotonoticia_20150325103433_500

Fuente: europapress.es

El niño saharaui corre descalzo por el desierto como si la pedregosa hamada argelina fuese una mullida moqueta. El niño saharaui lanza piedras con una fuerza sorprendente y una afinada puntería, ese ha sido su juego más recurrente. El niño saharaui es pícaro y sabe buscarse la vida para conseguir su objetivo, no le queda otra. El niño saharaui es alegre y cariñoso como cualquier otro chaval del mundo. El niño saharaui no conoce su país.

No, no lo conoce, sólo de oídas, de lo que cuentan sus abuelos. Ningún refugiado saharaui menor de cuarenta años conoce su país, viven desde 1975 en una incómoda y alienante situación de temporalidad que les impide desarrollar una vida con las mínimas garantías de dignidad. No están en su país, pero tampoco están en otro país, están en un trozo de tierra prestada, dura e incómoda, en unos campamentos de refugiados permanentes, de refugiados crónicos.

Eso es lo que pretende el país ocupante, Marruecos, y todos los que le respaldan, buscan que el paso del tiempo desgaste la resistencia y mine la moral de los saharauis y que el calendario entierre a varias generaciones hasta borrar cualquier reivindicación, por justa que pueda ser. Y contra ese olvido opresivo es contra lo que luchan todos y cada uno de los proyectos solidarios que se desarrollan en los campos de Tindouf y que año tras año hacen que sea el destino más rentable de la compañía aérea argelina.

El Sahara Marathon pone su granito de arena a través del deporte y así lo ha hecho durante los últimos quince años. Este año, a pesar de los consejos de casi todos los gobiernos occidentales de evitar viajar a la zona, cientos de corredores solidarios de 30 países de todos los continentes han llegado allí para vivir una experiencia inolvidable y comprobar en primera persona la grandeza de este pueblo, su enorme capacidad de resistencia, la generosa hospitalidad y su infinito cariño. El año pasado la carrera reivindicaba los derechos humanos en los territorios ocupados por Marruecos, que día tras día son vapuleados, y en esta ocasión, el 15º Sahara Marathon ha centrado sus esfuerzos en los derechos de la infancia y en concreto de los niños saharauis.

Es ya un tópico lo de que los niños son los que más sufren en los conflictos y por eso durante todo este tiempo, en los campamentos del Sahara, se ha trabajado mucho para conseguir que todos los niños estén escolarizados y que cuenten con programas como el de Vacaciones en Paz que les permiten albergar esperanzas de un mundo mejor. Por todo eso, dentro de eventos como el Sahara Marathon se presta una especial atención a proyectos como el hermanamiento de colegios, las Olimpiadas de los niños o esa entrañable carrera infantil que llena de fiesta los campamentos. Y es que si la gran mayoría de los participantes de este evento repiten la experiencia, lo hacen principalmente por él, por el niño saharaui.

   Diego Muñoz Avia es director del Sahara Marathon