Donostia. El alcalde Juan Karlos Izagirre recibe al presidente del parlamento saharaui Jatri Adduh

JATRI-020-1024x683

Fuente: Ayuntamiento de Donostia

Juan Karlos Izagirre, alcalde de Donostia, ha realizado una recepción oficial esta mañana al presidente de la República Árabe Saharaui Democrática Jatri Adduh. Ambos han hablado distendidamente durante su encuentro sobre el conflicto y sobre la situación tanto en los campos de refugiados como en los territorios ocupados del Sahara Occidental. Izagirre le ha hablado sobre su reciente visita al Sáhara Occidental. En ese sentido, ha reiterado su compromiso con la causa saharaui y su idea de que en el conflicto saharaui es necesario realizar una labor política más allá de la ayuda humanitaria.

Adduh, por su parte, ha agradecido el apoyo y la solidaridad del pueblo vasco hacia con el pueblo saharaui. Asimismo ha señalado que el conflicto está en un momento crucial: “La ONU está debatiendo ahora mismo sobre el conflicto y esperamos una resolución a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui, hacia la protección de los derechos humanos, sin olvidar nuestra denuncia sobre la responsabilidad ética, moral y histórica que tiene en este conflicto el Gobierno Español”. Adduh, además de presidente del Parlamento Saharaui, es miembro del Secretariado del Frente Polisario, y jefe de la Delegación Saharaui negociadora con Marruecos. Adduh recibió ayer el premio Gernika por la Paz y la Reconciliación.

JATRI 048

En la recepción han estado presentes Ander Rodriguez, diputado de Cooperación, yMarina Bidasoro, directora de Derechos Humanos de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Rodriguez ha recordado que ambas instituciones han financiado el proyecto que ha permitido encontrar dos fosas comunes en el Sáhara Occidental: “Estamos muy orgullosos de este proyecto financiado por ambas instituciones ya que gracias a el recientemente han sido procesados 11 altos cargos y policías marroquíes por la Audiencia Nacional. Meheris: la Esperanza Posible demuestra que este tipo de investigaciones tienen un resultado con unas consecuencias importantes respecto a la memoria histórica”. Esta investigación se ha podido llevar a cabo gracias a un proyecto impulsado por el Instituto Hegoa, la Fundación Aranzadi y la Universidad del País Vasco, y cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Donostia y la Diputación Foral de Gipuzkoa.