Dos portuguesas en huelga de hambre en cadena por la saharaui Tekbar Haddi

20004_10206760710113925_8236658134914773690_n
Isabel Lourenço y Helena Brandao con Helana Dias (derecha) activista por los derechos de los pueblos

Fuente: SOFIA LORENA Publico.pt 1 de julio, 2015 / Traducción: porunsaharalibre.org

En el Sahara Occidental, hay muchos jóvenes muertos sin que sus padres sepan como murieron. Una madre dejo de comer para que le entreguen el cuerpo de su hijo.

Takbar Haddi cumplió 36 días de huelga de hambre frente al consulado de Marruecos en Las Palmas, en las Islas Canarias, para exigir a Rabat cuerpo el curpo de su hijo, Mohamed Lamin Haidala, asesinado en el Sáhara Occidental a los 21 años. Esta madre detuvo temporalmente su protesta en la noche del 19 al 20 de junio, después de haber vomitado sangre. Pero la huelga no se detuvo. Hasta Haddi sea capaz de reanudar el ayuno, otros lo harán por ella: entre el miércoles y el jueves es el turno de dos portuguesas, Isabel Lourenço y Helena Brandão.

Según la familia y varias organizaciones de derechos humanos, Haidala fue golpeado y apuñalado por colonos marroquíes en El Aaiun (principal ciudad y capital del territorio ocupado por Marruecos) el 31 de enero. En lugar de buscar a los atacantes, la policía marroquí arrestó Haidala y le negaron tratamiento médico. Cuando fue liberado, el joven pidió ayuda, pero el hospital se negó a recibirlo. Haidala finalmente murió de las lesiones, el 8 de febrero.

Son frecuentes los casos de saharauis que no consiguen ser vistos por los médicos. En un informe publicado en marzo, Amnistía Internacional describe varios casos de jóvenes, entre ellos algunos menores de 18 años, detenidos por miembros de la seguridad marroquí y golpeados en el interior del coche antes de ser liberado sin cargos.

Haidala, que ya había perdido la movilidad en una mano en un incidente anterior “, participó en numerosas manifestaciones, era muy valiente y la policía lo sabe”, dijo al diario español El Diario su padrastro, Salah, quien acompañó Haddi durante la huelga. “Es por eso que los colonos lo secuestraron y lo llevaron al desierto. Lo metieron en un coche y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente “.

Haddi se niega a que su hijo sea otro saharaui más enterrado sin que las circunstancias de su muerte sean aclaradas. Cuando se enteró de que había perdido a su hijo, viajó desde España hasta el Sahara y reclamó su cuerpo. A cambio, las autoridades le exigieron firmar el certificado de defunción, a lo que ella se negó. En su informe, basado en visitas en 2013 y 2014, Amnistía describe “cuatro casos de muertes sospechosas con denuncias por abusos de las fuerzas de seguridad, incluyendo dos muertes en la cárcel.” En ningún caso las familias “recibieron los resultados de las autopsias o consiguieron la autorización para una segunda autopsia independiente.”

Sueño de la justicia

Al igual que con Aminetu Haidar, la activista que a finales de 2009 estuvo 36 días en huelga de hambre en Lanzarote, donde Marruecos expulsó después de rechazar la entrada en El Aaiún por escribir “Sáhara Occidental” en lugar de “Marruecos” en el sitio para la dirección en el imprenso de desembarque, la protesta Haddi fue recibida con silencio por Madrid, la antigua potencia colonial, pero ha recibido el apoyo de muchas personas en todo el mundo.

Haidar fue capaz de volver a su casa cuando su salud estaba muy debilitada. Haddi sólo detuvo la huelga de hambre a la cuarta hospitalización. Su marido cree en la determinación de la mujer, no en los tribunales. “Lo que más me duele es que ella sabe que no le devolverán a su hijo. Pero se aferra a los sueños. Cuando duerme, sueña con su hijo que le pide ser enterrado con su abuelo en el cementerio, a 33 kilómetros de El Aaiún “,  dijo Salah a la prensa española.

Por ahora, la protesta Haddi está asegurada por otros. En las cárceles marroquíes, hay presos políticos saharauis que que dejaron de comer y no faltan voluntarios en varios países para continuar “una huelga de hambre en cadena.” Las activistas portugueses son muy conscientes de la situación en el Sahara. Isabel Lourenço fue expulsada de El Aaiún en febrero y considerada persona non grata, cuando se disponía a asistir al juicio de un periodista como observador internacional. Durante 24 horas, estarán en huelga en frente a la Asamblea de la República, en Lisboa.