Abusos y violencia en la Cárcel Negra de El Aaiún

arton1222-74381

Équipe Média, El Aaiún, Sahara Occidental ocupado
11 de agosto de 2015

El jueves 6 de agosto, por la tarde, los guardias de la Cárcel Negra de El Aaiún, en el Sahara Occidental ocupado, llevaron a cabo una enérgica inspección durante la cual confiscaron los teléfonos móviles y otros efectos personales de los presos comunes saharauis.

El viernes, como señal de protesta, 37 de estos presos se negaron a salir de sus celdas.

Todo ese día y al día siguiente, encerrados en sus celdas, cantaron y gritaron eslóganes contra la ocupación marroquí y por el respeto del derecho internacional y de los compromisos adoptados por la ONU con el pueblo saharaui.

Exigieron ser mejor tratados inmediatamente, y que el subdirector de la cárcel, autor e instigador de los robos y de discriminación repetida hacia ellos, fuera enviado a otro sitio.

Leer más

Ayúdanos a difundir >>>

Marruecos : Una diplomacia sorprendentemente torpe

download

Chahid El Hafed, 11 agosto 2015 (SPS) – Traducción no oficial de SPS

La gestión del gobierno marroquí del asunto del periodista marroquí Ali Lmrabet recuerda el tratamiento que Rabat dió al problema de la militante saharaui Aminatu y al que la Embajada americana en Rabat calificó, según documentos revelados por Wikileaks, de “un episodio desastroso para el Gobierno de Marruecos que estuvo a punto de provocar un exilio forzado y de comprometer seriamente sus relaciones con España y otros aliados a través de su gestión bélica de este caso, y una diplomacia sorprendentemente torpe”.

Los errores del Makzen son minuciosamente detallados por Omar Brousky, ex corresponsal de la agencia AFP que Rabat no quiso acreditar, en su libro “Mohammed VI, detrás de las máscaras”, del que les ofrecemos un extenso extracto publicado por el diario argelino l’Expresión.

Leer más

Ayúdanos a difundir >>>

40 años de injusticia ignorada

Fuente: El Periódico / Por Benda Lehbib Lebsir

Cuarenta años bastan. Cuatro décadas de torturas, de violaciones, de injusticias, de generaciones perdidas. De silencio por parte de quien juega con su poder absoluto hacia una minoría a la que, para su desgracia, han dejado tirada en el desierto. Y en el desierto esta minoría ha dado el toque de atención: «Aquí estamos, y esto no puede seguir así».

He visto miles de españoles a favor de la causa saharaui, se han manifestado miles de veces, incluso conozco a algunos que se declaran “friquis del movimiento pro Polisario”. ¿Qué pasa entonces cuando el pueblo pide pan y el Gobierno da agua? ¿Jarros de agua fría? ¿Acaso los gobernantes no ven esa realidad que toda España ve? Cuarenta años bastan. Pero cuando se trata de posibles recursos para explotar, la política pierde credibilidad y gana el interés de don dinero… Otra chispa que incendia esta injusticia.

¿He hablado de las condiciones en las que se hallan los saharauis en pleno desierto? No, me basta con que se conozca su existencia en el mapa y que estas generaciones, nacidas en estas condiciones, no tengamos que lamentar la muerte de nuestros padres en esa tierra prestada sino que pueda celebrarse un próximo referéndum en el que los saharauis decidamos nuestro destino.

Leer más

Ayúdanos a difundir >>>