El Polisario celebra su XIV Congreso con medidas internacionales a su favor

Bandera de la RASD

Fuente: periodistas-es.com

El Frente Polisario celebra su XIV Congreso del miércoles 16 al sábado 20 de diciembre de 2015 en el campo de refugiados de Dajla, bajo el lema ‘Fuerza, determinación y voluntad para imponer la independencia y la soberanía’. Acuden 2000 delegados, representantes de los campamentos y también saharauis de “las zonas ocupadas del Sáhara” controlado por Marruecos.

La celebración coincide con una serie de movimientos internacionales que han apoyado las tesis en favor de la autodeterminación, así como con la previsible salida de Mohamed Abdelaziz tras casi 40 años como secretario general. No hay que olvidar que el largo conflicto del Sáhara también se juega en la esfera internacional.

Así, hay que recordar que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha anulado hace días el acuerdo comercial de productos agrícolas y pequeros entre la UE y Marruecos firmado en 2012, por incluir al Sáhara Occidental en su aplicación. Básicamente se señala que una cosa es el territorio de Marruecos y otro es el territorio del Sáhara.

También, la Unión Europea constata una “ralentización en el ritmo de las reformas en derechos humanos y libertades fundamentales” en Marruecos en 2015. A esto hay que añadir la posición hostil marroquí a la visita del enviado especial de la ONU para el Sáhara, Christopher Ross, a los territorios del Sáhara ocupados por Marruecos.

Embajada de la RASD en Argelia

Embajada de la RASD en Argelia

También coincide con el cambio de presidente de Argentina que podría con llevar un giro prosaharaui. La elección de Mauricio Macri, un liberal en teoría con menos coincidencias con la izquierda podría traer aparejado una postura más en favor de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Todo por el nombramiento de Susana Malcorra como ministra –canciller- de Exteriores y quien fue la jefa de gabinete del actual secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon desde marzo de 2012.

La nueva canciller conoce muy bien el conflicto del Sáhara y se mostró partidaria de controlar la situación de los derechos humanos en el territorio, algo que en la actualidad no efectúa la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (Minurso). En ese sentido hay que aclarar que este control también incluiría la situación en los campamentos de Tinduf que domina el Frente Polisario.

Los distintos gobiernos peronistas de los Kichner se han mostrado siempre indiferentes al conflicto saharaui por lo que la llegada al Palacio San Martín de la ministra ha levantado expectativas entre las autoridades de la RASD y sería otro punto a su favor como el que tuvieron con la elección del líder laborista británico Jeremy Corbyn, defensor de la causa saharaui.

Expertos en relaciones internacionales opinan que la nueva ministra argentina está lejos de la corriente de la realpolitik, que ha justificado de alguna manera la ilegalidad de la presencia marroquí y los planes de autonomía, única solución para Marruecos que niega la autodeterminación, como opción en un referéndum.

La extensa labor profesional de Susana Malcurra en las Naciones Unidas le ha otorgado un conocimiento del caso saharaui y se suma a la elección de varios diputados para el Parlamento del Mercosur, abiertamente favorables al reconocimiento de la RASD.

Maradona con la camiseta-marroquí en El Aaiún

Maradona con la camiseta-marroquí en El Aaiún

Otro caso contrario en Argentina ha sido la presencia del conocido exfutbolista Diego Armando Maradona apoyando el Sáhara marroquí y jugando un partido en El Aaiún con motivo del 40 aniversario de la Marcha Verde, cuestión que ha pasado de puntillas tanto en la propia Argentina como en Venezuela, gran avalista de la RASD junto con Cuba, en América Latina. Maradona se convirtió así en lo que él tanto denuncia de otros, un ‘vendepatria’, no olvidemos quien le paga, Emiratos Árabes Unidos, donde es ‘embajador deportivo’ tras entrenar en el rico emirato de Dubai.

Marruecos, consciente de la importancia internacional abre embajada en Paraguay en febrero y creó recientemente en Argentina, Amismar, la asociación de amistad argentinomarroquí. Otro punto fuerte marroquí es Perú, con una embajadora muy activa, Oumama Aouad (por cierto, persona non grata para la prensa, según la declaró la Federación de Periodistas de Perú) y Chile donde abrió una mezquita en la localidad de Coquimbo llamada ‘centro Mohamed VI’. Perú reconoció a la RASD en 1984 y tiene suspendidas las relaciones, Chile no lo ha hecho, al contrario que sí hizo con Palestina.

A pesar de la propaganda del Gobierno marroquí hay que recordar que la RASD tiene un espacio físico, que supone el 20 % del actual territorio del Sáhara, siendo Tifariti la mayor localidad que controlan donde quieren instalar su Parlamento y una Universidad. Marruecos en sus mapas presenta esa zona como propia y como extensión del Sáhara que ocupa desde 1975 y el sur desde 1979, la parte que controlaba Mauritania, uno de los países que hoy reconoce a la RASD.

Muchos marroquíes viven en la ignorancia total en este sentido, al igual que desconocen que ningún país del mundo reconoce la soberanía marroquí y la anexión del Sáhara, tan sólo la consideran la ‘potencia administradora’. Eso sí, unos 25 países apoyan la marroquinidad del Sáhara incluyendo la mayoría de las ricas monarquías del Golfo, agrupadas en la Liga Árabe.

La RASD está reconocida por 82 países y aunque, sobre todo desde Marruecos se reduce el número a 27, hay que recordar lo que dice el Derecho Internacional: “El reconocimiento de un estado simplemente significa que el Estado reconoce que acepta la personalidad del otro con todos los derechos y deberes determinados por el derecho internacional. El reconocimiento es incondicional e irrevocable”, es decir que una cosa es el reconocimiento, que no puede ser revocado y otro, el no tener relaciones diplomáticas o mantener en suspenso ese reconocimiento que, una vez efectuado, es irreversible. Por eso son 82 y no 27 como defiende Marruecos. Lo que tal vez se refiera la diplomacia marroquí son los países que tienen embajada saharaui, el último en abrirla recientemente fue Ecuador, otros tienen reconocimiento sin ella y otros la tienen ‘congelada’ –unos 20 países- pero, hay que insistir, una vez hecho el reconocimiento no hay marcha atrás. Por ejemplo, recientemente las islas Mauricio han activado y reanudado las relaciones diplomáticas con la RASD que tenían suspendidas.

Los países de la Unión Europea no reconocen a la RASD, -pero sí al Polisario como representante del pueblo saharaui-, pero tampoco la marroquinidad del Sáhara ya que, como declara Naciones Unidas, es un territorio en disputa que se encuentra en el comité de descolonización desde 1960, cuando aún era colonia española. Suecia es uno de los países que se plantea reconocer a la RASD. No sería el primero ya que otros países europeos que la reconocieron aunque suspendieron relaciones son Albania y la antigua Yugoslavia, siendo su actual heredera, Serbia. Por su parte, Grecia, Noruega, Italia y Rusia –la agencia de prensa saharaui, SPS, además de árabe, español, inglés y francés también incluye el ruso- mantienen intensas relaciones con el Frente Polisario.

¿Y España? El pasado abril hubo una encuesta muy significativa del Instituto Elcano donde se preguntaba por la posición de España respecto al conflicto del Sáhara, un 58 % manifestaba apoyar la independencia, un 15 % que sea una región de Marruecos y un 27 % no sabe/ no contesta. La prensa marroquí destacó mucho esta encuesta resaltando y comparando los resultados con los de hace una década, que daban un 72 % a la independencia, un 16 % que sea región marroquí y un 12 % no sabe/ no contesta. No hace falta ser un experto sociólogo para ver que el asunto no está como prioridad entre los españoles pero significativamente sigue existiendo una clara mayoría que apoyan la autodeterminación saharaui, sin embargo, en diez años la postura marroquí –a pesar de la infantería mediática en español pagada con dírhams- no sólo no se mantiene sino que disminuye un punto. En Marruecos, sin embargo, se tituló que el apoyo de los españoles a la independencia bajaba casi quince puntos.

Coincido con lo manifestado por el escritor Lorenzo Silva, tan amigo de Marruecos como lo pueda ser uno mismo: “La violación de los derechos humanos en el territorio del Sáhara Occidental, donde los partidarios de la independencia, considerados por los marroquíes como separatistas, no reciben por cierto el trato que correspondería en una sociedad democrática, y que no es otro que ver reconocido su derecho a expresarse sin sufrir represalias, siempre que lo hagan de forma pacífica. No pueden los marroquíes pedir ni esperar comprensión para esos comportamientos y más a los españoles…” Lo ocurrido con la represión en el campamento de Gdeim Izik, que dio inicio a la primavera árabe según el filósofo Noam Chomsky, hace ahora cinco años es un claro ejemplo.

Obama y Abdelaziz se saludan en el funeral de Mandela

Obama y Abdelaziz se saludan en el funeral de Mandela

Por último y aunque Marruecos llame pseudoestado a la RASD –que tiene más reconocimientos que Taiwan, por ejemplo-, diga que son ‘títeres’ de Argelia y llame ‘terrorista’ al Frente Polisario –que pertenece como observador en la Internacional Socialista-, hay una foto muy significativa y muy poco difundida –por no decir nada- en Marruecos, el apretón de manos entre el presidente estadounidense, Barack Obama y Abdelaziz en diciembre de 2013 en los funerales de Nelson Mandela. Nadie en su sano juicio puede pensar que Obama se hace una amigable foto con un ‘terrorista’.

Ayúdanos a difundir >>>