Una cadena perpetua «surrealista»

Hassana01--644x362

Fuente: abc.es

Un saharaui condenado por Rabat a cuatro meses es castigado a perpetuidad meses después por los mismos hechos. Aalia, prófugo para Marruecos, espera respuesta a su petición de asilo en España.

«Por primera vez en mi vida me sentí libre», afirma Hassana Aalia (El Aaiún, 1988) al recordar el campamento protesta de Gdeim Izik levantado en el Sahara Occidental en 2010. Miles de saharauis participaron en él durante un mes hasta que el Ejército de Marruecos lo desmanteló por la fuerza el 8 de noviembre. En los disturbios murió más de una decena de personas, la mayoría agentes marroquíes, según Human Rights Watch (HRW).

Aalia fue condenado el 14 de febrero de 2011 a cuatro meses de prisión, que no debió cumplir por carecer de antecedentes. No quedó probado que participara en las agresiones a las Fuerzas de Seguridad marroquíes, según un informe de la Asociación Internacional de la Observación de los Derechos Humanos (AIODH). Leer más

Ayúdanos a difundir >>>