Es el momento de liberar la última colonia en África

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal)

13384881_1400263609989979_1992405531_n

Fuente: Independent Foreign Service Por: Shannon Ebrahim,

El pasado día 31 de mayo, el Mandela del Sahara Occidental – Mohamed Abdelaziz – murió a los 68 años, reinflamando los deseos para la liberación del Sahara Occidental.

El Sahara Occidental es el último bastión del colonialismo en un continente que en gran parte se liberó de los grilletes hace más de 40 años.

Una vez que los saharauis se habían liberado del colonialismo español, tropas de Mauritania y Marruecos reclamaron el territorio en 1975.

Mauritania se retiró en 1979, pero Marruecos sigue ocupando el territorio, del tamaño de Gran Bretaña, hasta hoy.

La Unión Africana (UA) viene, desde su formación, apoyando la lucha del pueblo saharaui por la autodeterminación, pero ahora es el momento de hacer algo concreto.

La ONU ha incumplido su promesa de un referéndum de autodeterminación tras un alto el fuego en 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario.

Si la UA quiere demostrar que tiene las soluciones a los problemas africanos deben ahora asumir y solucionar este problema de una vez por todas.

La dificultad es que la potencia ocupante – Marruecos – es el único país de África que no es miembro de la UA, un continente que como un colectivo reconoce la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, hizo una visita estratégica a los campamentos de refugiados de Tinduf, en el sur del desierto de Argelia, en marzo de este año, con la esperanza de revivir el proceso de las negociaciones en estado latente.

Se refirió a la situación en el Sahara Occidental como una “ocupación”, lo que desencadenó una serie de medidas de retorsión de los ocupantes marroquíes, incluyendo la expulsión del componente civil de la misión de la ONU, MINURSO. El portavoz de Ban, se apresuró a decir que la prohibición de observación de Ban no era una posición oficial de las Naciones Unidas, y no hubo ningún avance para hacer mover el proceso de negociación.

Si África realmente cree en el derecho de los saharauis a la autodeterminación debe tomar medidas concretas para apoyar este derecho, en lugar de simplemente emitir comunicados año tras año.

A medida que la ONU nombró a un enviado a la región, el ex diplomático estadounidense Christopher Ross, es el momento de la UA nombrar a su propio enviado para ver si la mediación africana podría ser más eficaz.

El Congreso Nacional Africano siempre ha apoyado esta lucha, y su secretario general Gwede Mantashe fue uno de los invitados en el Congreso Frente Polisario año pasado.

Uno de los batallones militares del Frente Polisario tiene el nombre de OR Tambo.
Pero más allá de la solidaridad simbólica, existe una necesidad urgente de una acción concreta.

Esta es ahora una de las crisis de refugiados más prolongadas en todo el mundo, donde decenas de miles de refugiados saharauis en el sur del desierto de Argelia dependen de la ayuda humanitaria para sobrevivir, ya que las temperaturas del desierto alcanzan regularmente 50 grados centígrados .

Los campamentos de tiendas de campaña en el desierto es para muchos de ellos la única existencia conocido desde que huyeron de las fuerzas marroquíes en 1975.

Los refugiados en el desierto de Argelia están completamente separados de su tierra natal por un muro que es el segundo en longitud sólo en el mundo la Gran Muralla China es más larga.

Poco después de que las fuerzas marroquíes ocuparon el territorio en 1975, se construyó un muro de arena llamado “borde”, que es 17 veces la longitud del muro de Berlín y cuatro veces mayor que el muro de Cisjordania.

Rodeada por minas terrestres y vigilado por 120.000 tropas de Marruecos, el muro protege a las fuerzas marroquís de los campamentos de refugiados en Argelia y sus combatientes de la liberación.

El Rey de Marruecos, Mohammed VI dijo que no ofrece más de autonomía para el Sáhara Occidental, y prometió que los ingresos del territorio rico en minerales seguirá siendo invertido localmente.

No sólo el territorio tiene importantes reservas de pesca y fosfato, también tiene el potencial petróleo offshore recientemente encontrado por empresas estadounidenses y británicas.

Algunos llaman a esto un cambio de juego, pero las empresas no deben ser autorizadas para explotar dichos recursos territorio ocupado.

El líder saharaui Abdelaziz será recordado por su compromiso para resolver el conflicto de manera pacífica con Marruecos, y fue nominado para el Premio Nobel de la Paz en 2001.

La carta de presentación para el Premio Nobel afirma que “en un momento en que el terrorismo se utiliza cada vez más como un medio de hacer avanzar los objetivos, Abdelaziz apuesta en la solidaridad de la comunidad internacional y el estado de derecho.”

La administración de Abdelaziz en los campos demostró un liderazgo efectivo y democrático.

Las elecciones se llevan a cabo regularmente, y una constitución fue elaborado para garantizar el derecho al voto, la igualdad de derechos para las mujeres y la libertad religiosa.

Con la muerte de Abdelaziz, existen las llamadas de algunos jóvenes dentro del Polisario para volver a la guerra en ausencia de un avance diplomático.

Uno de los principales dirigentes del Frente Polisario Bachir Mustafa Sayed, advirtió que la guerra es posible en el territorio en disputa, si el Consejo de Seguridad de la ONU no consigue establecer un calendario para una votación sobre la autodeterminación. Ahora le corresponde a la UA para mostrar liderazgo en este asunto.