CS de la ONU pide información sobre la violación del alto el fuego

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal)

security council

26 de agosto de 2016, porunsaharalibre.org

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU esta mañana en Nueva York, la representante de Malasia, actual presidente de la CS, se negó a dar declaraciones oficiales sobre la cuestión del Sáhara Occidental y la reciente violación del alto el fuego por Marruecos.

Preguntada por la violación del alto el fuego y el regreso del contingente civil de la MINURSO, la presidenta de la CS pidió a los periodistas que la acompañasen haciendo declaraciones “off line”.

La respuesta a la pregunta fue corta y no muy esclarecedora, limitandose a responder que el CS pidió más información acerca de la violación del alto el fuego en Gargarat. Sin explicar a quien se le pidió esta información.

Sobre el regreso del contingente civil de la MINURSO solo expreso la esperanza de que tuviera un desarrollo positivo.

El periodista Matthew Russell de Innercitypress filmó esta “declaración off line”, siguiente vídeo. https://www.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fwww.periscope.tv%2Fw%2F1kvJpVgQRqgKE&h=RAQFFACop

La falta de actuación del Consejo de Seguridad de la ONU en relación con las consecutivas amenazas, violaciónes e insultos del Reino de Marruecos en contra de los acuerdos establecidos y la misma misión de paz de la ONU, es preocupante y permite a Marruecos una escalada en el conflicto.

A pesar de las apelaciones y exigencias del Frente Polisario al Consejo de Seguridad para cumplir su mandato y proteger el alto el fuego, hasta el momento no se ve ningún gesto por la ONU en este sentido.

La reunión del CS sobre el Sahara occidental de hoy, como vienne sucediendo en varias ocasiones, ha estado vetada a los periodistas que no tuvieron acceso a preguntar a los miembros a la entrada y salida de la reunión, ni participar en ella. Esto no es habitual, pero se ha aplicado en las reuniones del Sahara Occidental bajo las instrucciones de Cristina Gallach, periodista española y secretaria general adjunta de la Comunicación e Información Pública de la ONU.