EQUO pide a Nadal y Cañete que la energía renovable importada de Marruecos no proceda del Sáhara Occidental

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal)

equoFuente: partidoequo.es

El eurodiputado de EQUO (Los Verdes-ALE), Florent Marcellesi, ha enviado una carta al Ministro de Industria, Energía y Turismo español, Álvaro Nadal, y otra al Comisario Europeo de Energía, Miguel Arias Cañete, pidiendo que clarifiquen si la Declaración Conjunta sobre el establecimiento de una hoja de ruta para el comercio de electricidad sostenible entre Marruecos y el Mercado Interior Europeo de Energía firmada recientemente en el contexto de la COP22 en Marrakech, garantiza que la futura energía renovable exportada de Marruecos a Europa excluya la energía procedente del Sáhara occidental, siendo por tanto la futura cooperación energética entre España y Marruecos conformes con la posición de la Unión Europea sobre el Sáhara Occidental.

Marcellesi ha recordado al ministro español y al comisario europeo de energía que el Plan Marroquí de Energía Renovable incluye el desarrollo de plantas de energía renovable en el territorio del Sahara Occidental, algunas de ellas ya están operativas, contribuyendo, presuntamente, a la explotación por parte de Marruecos de recursos naturales saharauis.

El Derecho Internacional establece que la explotación de los recursos naturales de un “Territorio no autónomo” (“Non-self-governing territory”) como el Sahara Occidental no puede hacerse sin la autorización de la población de dicho territorio, ya que supondrá una violación de sus derechos a la soberanía permanente sobre sus recursos naturales (ver la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 1803 (XVII)). En Europa, esta posición ha sido confirmada por el Tribunal General y el Abogado General Whatelet en relación con el caso T-512/12 (Frente Polisario v. Consejo de la Unión Europea). En consecuencia, las potenciales importaciones de energía renovable desde Marruecos podrían poner en peligro los derechos fundamentales del pueblo Saharaui y ser ilegal bajo el derecho internacional.