“Marruecos ocupa ilegalmente el Sahara. No tiene legitimidad para juzgar lo que sucedió en Gdeim Izik”

Fuente: publico.es

Se reanuda el juicio en Rabat contra más de una veintena de activistas saharauis por su protesta de 2010 en el Gdeim Izik y por la que están acusados de asesinar a 11 policías. El Polisario y diversos observadores internacionales denuncian que el juicio es una farsa.

Dice Noam Chomsky que la Primavera Árabe nació en el Sáhara Occidental. Que la chispa que prendió la llama del deseo de libertad en el norte de África saltó en el campamento de Gdeim Izik, bautizado como dignidad, y que fue protagonizada por saharauis. Aquel episodio de esperanza, sin embargo, concluyó con las fuerzas de Marruecos arrasando el campamento, acusaciones cruzadas de muertes y 25 saharauis detenidos. Uno de ellos, Hassana Alia, consiguió recientemente el estatus de refugiado político en España. Los otros llevan seis años encarcelados en Marruecos y ya fueron sido juzgados y condenados por un tribunal militar en un proceso que fue declarado nulo y que se está repitiendo durante estos días en la jurisdicción civil.

“El juicio que sufren mis compañeros es un teatro, una farsa para juzgar a activistas como presos políticos. No tienen pruebas de nada y las confesiones que tienen se han realizado bajo torturas”, explicaba hace apenas unos días el activista Hassana Alia en declaraciones a Carne Cruda.

Leer más

Ayúdanos a difundir >>>

El proceso a los saharauis del grupo Gdeim Iziz o las sombras de Marruecos

Ana Miranda, Portavoz en el Parlamento Europeo del BNG, escribe sobre el juicio de Gdeim Izik al que asiste como observadoraPor Ana Miranda / Otras miradas – Público.es

Portavoz en el Parlamento Europeo del BNG, que forma parte de la Alianza Libre Europea. Observadora internacional en los juicios de Gdeim Izik. 

Escribo desde el Tribunal de Sale en Rabat (Marruecos) donde hemos podido entrar después de un fuerte control, de requisarnos teléfonos y evitar cualquier comunicación al mundo. Tampoco se permite pasar agua. Un clásico. En las puertas, las familias de los presos saharauis, han venido de lejos. Mucha prensa y tensión acumulada en la rabia de no ver a los tuyos en siete largos años, en la rabia de la manipulación y la mentira.

No estamos ante un juicio ordinario, sino delante de un juicio político que ha empañado la luz idílica y tan artificial que Marruecos había construido sobre su imagen internacional de transición democrática. Una trama prefabricada y maquillada de legalidad para minar, un poco más, la causa del pueblo saharaui. Marruecos, con su dirigencia corrupta y su miedo a perder el control después de varios avisos venidos de Bruselas, es muy consciente de que debía magnificar el trato hacia su opinión pública, hasta tal punto que este juicio dura casi 7 largos años. Ese prolongamiento forzado pretende debilitar al movimiento  saharaui y ejemplificar ante movilizaciones semejantes. La libertad de expresión, la información, asociación y manifestación brillan por su ausencia. La sombra de Marruecos es larga y se prolonga al mundo, con coacción, contrainformación e intolerancia, por supuesto, con sus cómplices, también en Europa. Lo hemos vivido quienes fuimos miembros del Parlamento Europeo, con el caso de Aminetou Haidar, con nuestra lucha para excluir de los acuerdos bilaterales con la Unión Europea al Sahara Occidental, en cuyos debates, el Reino desplegaba su diplomacia feroz a coaptar a los eurodiputados que se dejaban y a presionar a sus gobiernos. A nosotros, a las y los que defendemos la causa del pueblo saharaui, no nos engañaron nunca, con su manto de arrogancia. Leer más

Ayúdanos a difundir >>>

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies