El Cervantes para el Sahara en Tinduf, pendiente de su nuevo director Luis García Montero

Periodistas en español.com.- El poeta y catedrático de Literatura Española en la Universidad de Granada Luis García Montero fue nombrado recientemente como nuevo director del Instituto Cervantes. En su declaración de intenciones, en su primer acto en Orihuela como responsable de la institución, señaló que impulsará “las distintas lenguas y culturas que se integran en la nación española”.

Con su nombramiento es posible que también se pueda dar un impulso a la anunciada apertura de un aula del Instituto Cervantes en los campamentos saharauis de Tinduf, dado que García Montero tiene una amplia trayectoria de apoyo y manifestaciones a la causa saharaui, además de firmar manifiestos por una solución justa al Sahara en el marco de la ONU.

Por citar algunos apoyos, en junio de 2012 se manifestó ante la embajada de Marruecos exigiendo la liberación de dos presos políticos saharauis y antes, en 2009, respaldó a la activista saharaui Aminetu Haidar cuando escribió el artículo ‘Aminetu y la sinceridad’.

Es de suponer, y dado que en ningún caso se trata de un problema económico, se materialice la posible instalación del aula, aunque siempre se ha argumentado, como excusa oficial para no haberlo hecho ya, el buscar una “fórmula” para que sea legal. Actualmente en Argelia hay dos Institutos Cervantes, en Argel y Orán y nada impediría crear otro en Tinduf.

Hay que recordar que el diputado socialista Odón Elorza presentó en abril de 2017 una proposición no de ley sobre el Instituto Cervantes y la necesidad “de abrir una antena en la región de Tinduf” para favorecer la expansión de la lengua y cultura española entre los refugiados saharauis.

En su exposición de motivos el parlamentario socialista citaba que el castellano “contó con gran arraigo” en el Sahara Occidental cuando fue colonia española, aunque sufrió un retroceso después de que el territorio pasara a la Administración marroquí en 1975 y llegaran personas de otras zonas de Marruecos, en alusión a los colonos, provenientes de zonas de habla francesa.

El compromiso del aula de Tinduf existe desde que un grupo de escritores españoles solicitó en junio de 2004 que se abriera un aula, petición reiterada en 2010 por la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara (CEAS).

El español, tras el árabe hassanía, es la segunda lengua en la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), y eso a pesar del nulo apoyo del Cervantes que cita en su informe de 2017 a los refugiados saharauis en Argelia, país donde figuran 175 000 nativos en español –cuarto país donde no es lengua oficial y hay más nativos de lengua española- y 48 000 personas con competencia limitada.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies