Diputados atribuyen la suspensión del acto del Congreso a la “cobardía ante Marruecos” del PSOE y el PP

Anselmo de Miguel.- Contramutis .- La presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, ha calificado como “altamente grave” la decisión de la Mesa del Congreso, adoptada con los votos del PSOE y del PP, de impedir la celebración del acto que bajo el título “Sáhara Occidental: Territorio pendiente de descolonización” tenía previsto celebrar el Intergrupo por el Sáhara en una sala de la Cámara Baja.

Diputados del Intergrupo, que mantuvo la convocatoria, y optó por celebrar reuniones con sus invitados en otras dependencias de la cámara distintas a las previstas, han lamentado la “cobardía ante Marruecos” del órgano rector de la Cámara Baja y del Gobierno de España al emitir un informe en el que ha basado su decisión la Mesa argumentando que el acto podía afectar a las relaciones entre España

La reunión iba a celebrarse aprovechando la presencia en Madrid de numerosos parlamentarios regionales de toda España, pero también de Europa y Africa, con motivo de la celebración de la 43 Edición de la Conferencia Europea de Apoyo y Solidaridad al Pueblo Saharaui (EUCOCO).

“Algo así no había sucedido hasta ahora en ningún otro Parlamento de España” dijo Barba a las puertas del Congreso, rodeada de parlamentarios de todo el resto del arco político con excepción del PSOE, el PP y el PdCat , al tiempo que señaló que la decisión “vulnera” tanto el principio de separación de poderes, al basarse en un dictamen encargado al Gobierno que argumentaba que el acto podría no agradar a Marruecos, como las propias resoluciones de la ONU y del Tribunal de Justicia de la UE sobre el estatuto político del Sáhara Occidental como un territorio separado y distinto de Marruecos.

De hecho, los parlamentarios que organizaron el acto tienen previsto presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional al considerar que sus funciones como parlamentarios han sido “menoscabadas” por lo que según el portavoz de Exteriores de Ciudadanos, Fernando Maura, constituye “un incomprensible atropello” y “una cesión absolutamente increíble de la Mesa del Congreso de unas competencias que no pueden ser invadidas por el Gobierno”.

Este veto no tiene precedentes”, señalaba el diputado del PNV Iñigo Barandiarán al tiempo que subrayaba la responsabilidad que el Estado español aún tiene en el Sáhara; “es inaudito que se nos haya impedido ejercer nuestras funciones”, manifestaba por su parte Carolina Telechea, de ERC, mientras que Sergio Pascual, de Podemos, consideraba que el principio de separación de poderes había sido “dinamitado” por el órgano que preside Ana Pastor.

Según el diputado de la formación morada, lo sucedido al impedirse la reunión sobre el Sáhara obliga a llevar cabo el recurso ante el Constitucional, ya que lo contrario significaría que “a partir de ahora la Mesa del Congreso y el Gobierno de turno puedan ponerse de acuerdo para impedir discusiones y reuniones legitimas”.

Por su parte la eurodiputada de Izquierda Unida, Paloma López, calificó lo sucedido como “una muestra de la absoluta cobardía de este Gobierno ante Marruecos” y recordó que hace pocas fechas la Asamblea nacional francesa celebró un acto en solidaridad con el Sáhara Occidental del mismo tenor que el hoy previsto, pese a ser el país vecino el más fiel aliado que Marruecos ha tenido nunca en el conflicto.

En este sentido, para el eurodiputado de Podemos Miguel Urban la “sumisión ante la dictadura marroquí del PSOE” no se limita sólo a España sino que desde hace meses extiende también sus tentáculos al ámbito europeo, al tratar de impedir a través de sus europarlamentarios que la Comisión Europea cumpla con las resoluciones del Tribunal de Justicia de la UE en lo tocante a los acuerdos con Marruecos en materia de Agricultura y Pesca.

“El PSOE defiende en Europa los intereses del lobby marroquí, en vez de defender el derecho internacional y que la UE cumpla las resoluciones de sus propios tribunales”, dijo.

Ayúdanos a difundir >>>