Los presos políticos saharauis del Grupo Gdeim Izik siguen siendo víctimas de negligencia médica y aislamiento

PUSL / Jornal Tornado.- Los 19 presos políticos saharauis del grupo Gdeim Izik continúan siendo víctimas de abusos, malos tratos, torturas y negligencia médica intencionada por parte de las autoridades marroquíes.

Las represalias están empeorando cada día. La Sra. Mangin, esposa del Sr. Asfari, fue expulsado nuevamente después de haber visitado solo una vez al esposo después de 2 años de prohibición de entrar a Marruecos y una huelga de hambre de 30 días. Esta vez, la Sra. Mangin no tuvo la oportunidad de estar acompañada por el CNDH (Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos) a quien obviamente pidió ayuda antes de ir.

Marruecos ha ignorado hasta ahora las decisiones de las Naciones Unidas y ha firmado acuerdos y tratados. En el caso de Naama Asfari, a pesar de una carta del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas (CAT) pidiendo el fin de cualquier represalia contra Naama, la CNDH demostró su falta de poder, a pesar de la propia ley marroquí que, en teoría, debe aplicar el OPCAT (Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura).

Leer más

Ayúdanos a difundir >>>