Tratado de Libre Comercio de África Continental — Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática

PUSL.- El 7 de julio se celebró en Niamey, Nigeria, la 12ª Cumbre de Jefes de Estado de la Unión Africana (UA). En esta cumbre, se inició la fase operativa del Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA). 54 de los 55 estados miembros de la Unión Africana han ratificado el AfCFTA. Eritrea es el único estado miembro que no forma parte del bloque comercial.

La UA afirma que AfCFTA creará la mayor área de libre comercio en el mundo y conducirá a un aumento del 60% en el comercio intra-africano para 2022.

Según una encuesta realizada por el Banco Africano de Desarrollo en 2014, solo el 16% del comercio internacional de países africanos se realiza entre países africanos.

Marruecos ratificó el acuerdo, pero Nasser Bourita, Ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional del Reino, hizo declaraciones inmediatas diciendo que, aunque han ratificado el Afctta, “la firma y ratificación del acuerdo por parte de Marruecos deben considerarse separadas de su posición sobre la autoproclamada República Democrática Saharaui (RASD)“.

La ratificación del AFCFTA no significa que Marruecos vaya a respetar lo que ha firmado ya que seguirá queriendo explotar y comercializar productos y recursos obtenidos ilegalmente de los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Los argumentos presentados son propaganda interna para Marruecos, un país inmerso en una profunda crisis social y económica. El Sáhara Occidental se usa como un “factor de unidad” y el Frente Polisario y Argelia son vistos como los enemigos que “atacan” la integridad territorial del reino.

Recordamos que el único que atacó la “integridad territorial” de otros países hasta ahora fue Marruecos, que invadió el Sáhara Occidental en 1975, y continúa ocupándolo, y desató la Guerra de las Arenas que fue un conflicto fronterizo entre Argelia y Marruecos en octubre de 1963, cuando el gobierno marroquí reclamó tener derecho a parcelas en las provincias de Tindouf y Bechar en Argelia. La Guerra de las Arenas ha llevado a una mayor tensión entre los dos países durante varias décadas.

El AfCFTA ahora ratificado es claro en sus términos, confiando en las leyes de la Unión Africana y la Ley Constitutiva, que es inequívoca en las fronteras de los países y el respeto por las fronteras heredadas de la época colonial.

Marruecos, que se adhirió a la Unión Africana en 2017, ha violado su propia Ley Constitutiva, siendo un ocupante de un territorio sobre el cual no tiene soberanía, de conformidad con el derecho internacional, el Tribunal Europeo de Justicia, las Naciones Unidas y la Unión Africana.

La otra declaración hecha por el ministro Bourita fue que un país que no tiene moneda propia no podría tener acuerdos comerciales y que el Sahara Occidental tendría que utilizar las fronteras argelinas para exportar y comercializar, según Bourita un obstáculo para el comercio.

Esta declaración tiene varios defectos que no pueden explicar la “falta de información” del  del Ministro, ya que si ciertamente busca en un Mapa del continente africano puede ver claramente que el Sáhara Occidental tiene tres límites por tierra: Marruecos, Argelia y Mauritania, mientras que Marruecos solo tiene dos: el Sáhara Occidental y Argelia. Marruecos está “obligado” a cruzar las fronteras argelinas y saharauis para exportar por tierra a otros países africanos.

Con respecto a la moneda, tenemos que señalar que hay 12 países que no tienen su propia moneda y, en cambio, utilizan la moneda de otro país al igual que muchos territorios dependientes. Y todos ellos tienen algún tipo de acuerdo comercial.

El Ministro de Relaciones Exteriores de la República Árabe Saharaui Democrática, Ould Salek, respondió a las declaraciones del Ministro Bourita afirmando que:

No es necesario estar versado en asuntos legales para darse cuenta de que las declaraciones del ministro marroquí, que niegan la existencia de la República Saharaui, sus bienes y productos, solo buscan desviar la atención de los siguientes hechos:

1. Marruecos ha ratificado el Acta Constitutiva de la Unión Africana y, por lo tanto, está obligado, en virtud de ello, a cumplir plenamente con todas las obligaciones derivadas del mismo de conformidad con los requisitos del presente Tratado.
2. La comunidad internacional no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.
3. La República Saharaui y el Reino de Marruecos son países separados y distintos. Cada uno de los cuales tiene sus propias fronteras reconocidas por las Naciones Unidas, la Unión Africana y otras organizaciones de la Comunidad Internacional.
4. La presencia militar marroquí en los territorios ocupados de la República Saharaui es ilegal y es una ocupación, tal como lo definen las Naciones Unidas, la Unión Africana y los tribunales internacionales.
5. Como poder de ocupación; Marruecos no tiene derecho a explotar los recursos naturales saharauis ni a convertir el territorio del Sáhara Occidental en parte de su comercio con terceros. El Acuerdo de Libre Comercio que entró en vigencia lo impide expresamente, de conformidad con las Reglas de Origen y otros procedimientos que regulan el intercambio comercial a nivel continental.

Deseamos recordar al Ministro de Relaciones Exteriores del Reino de Marruecos, un Estado Parte junto con la RASD, en los acuerdos y convenios de la OUA / UA, incluido el Acuerdo de Libre Comercio, que Marruecos está legalmente vinculado por lo siguiente:

Primero.- El nombre del rey de Marruecos se incluye junto con el nombre del presidente de la República Saharaui en la lista de jefes de estado, en la primera página del documento del Acta Constitutiva de la Unión Africana.

Segundo.- de conformidad con lo dispuesto en el artículo 4 de la Ley, en los párrafos A, B, F y J, Marruecos se compromete a:

a) igualdad soberana e interdependencia entre los Estados miembros de la Unión.
b) respeto a las fronteras existentes en el logro del objetivo de independencia.
f) la prohibición del uso de la fuerza o la amenaza de uso de la fuerza entre los Estados miembros de la Unión.
j) el derecho de los Estados miembros a solicitar la intervención de la Unión para restablecer la paz y la seguridad

Tercero.- Según la Declaración de Kigali (Ruanda) de 2016 sobre el lanzamiento del Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano, los Estados miembros se comprometieron, en el Preámbulo de esta Declaración, a: “al total sobre lo que se negoció y acordó en los textos legales relacionados con la Zona de Libre Comercio”.

Cuarto.- En el Anexo 2 de este Acuerdo de Libre Comercio, específicamente en el Artículo 1, párrafo (f), los Estados Partes, con respecto a las Normas de Origen, se comprometen a: “País de origen significa el Estado Parte en el que se producen o fabrican las mercancías”

Quinta.- La Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969 establece en su artículo 26 que el contrato es el derecho de las partes contratantes y que “cada tratado será vinculante para sus partes y se aplicará de buena fe”.

También reconoce en el Artículo 29 que el tratado “se aplica solo en el área territorial del Estado Parte”.

Este no es, de lejos, el primer acuerdo o pacto que Marruecos ratifica sin tener la intención de respetar su contenido y sus normas.

La Convención sobre los Derechos del Niño es un ejemplo, al igual que la Convención contra la Tortura y el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura que tampoco son respetados. De hecho, se sabe que Marruecos ignora y desatiende las decisiones de la CAT (Comisión contra la Tortura de la ONU).

Incluso el acuerdo de asociación con la UE no se cumple, ya que Marruecos no respeta los derechos humanos, una cuestión fundamental de la base del acuerdo.

Entonces, ¿por qué Marruecos firma y ratifica tratados, acuerdos, convenios sin intención de respetarlos?

Uno puede argumentar que una de las razones es el efecto de propaganda que tiene dentro de Marruecos y también en el extranjero, retratando una realidad que está lejos de ser cierta: un estado moderno y desarrollado donde se respetan los derechos humanos y la ley.

La otra razón puede ser el hecho de que todas estas ratificaciones dan a la comunidad internacional la “base” para hacer nuevos acuerdos y decir que Marruecos está “haciendo esfuerzos”.

La ratificación de la Convención contra la Tortura, por ejemplo, y la implementación de un Mecanismo Nacional de Prevención (MNP), permiten a Marruecos beneficiarse del apoyo económico y el aliento de la Unión Europea bajo los auspicios de los Derechos Humanos. Aunque el MNP, en este caso, el Consejo Marroquí de Derechos Humanos (CNDH), no cumple su función y actúa como una extensión del Gobierno sin signos de independencia.

Marruecos también es visto como el principal “socio” y como una puerta de entrada/puente para los países africanos a algunos países europeos y occidentales, argumentando que es el único país con la estabilidad necesaria. Siendo esta otra “fake news”, ya que el número de terroristas marroquíes en los ataques en Europa, el enorme volumen de narcóticos y producción de drogas, los conflictos internos en varias regiones, el uso de migrantes como herramienta de presión contra Europa y la continua tensión diplomática con su principal vecino son públicas y conocidas.

Una reciente y exhaustiva encuesta de la BBC muestra que casi la mitad de los marroquíes están considerando migrar y quieren un cambio político inmediato. El deseo de cambio no solo está motivado económicamente sino que está arraigado en un profundo deseo de libertad y respeto por los derechos humanos.

¿Marruecos continuará ratificando los tratados que ya está violando en el momento de la firma?

Probablemente sí, ya que la comunidad internacional parece incapaz o no quiere presionar a Marruecos para que respete la ley. El ejemplo más reciente es, sin duda, las maniobras realizadas por la Unión Europea para eludir la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en relación con los Acuerdos de Pesca y Agricultura de Marruecos/UE. La decisión del tribunal fue clara en cuanto al estado del Sahara Occidental y la ilegalidad de cualquier explotación, comercio y manipulación de los recursos de los territorios ocupados por Marruecos sin el consentimiento expreso de la población saharaui y, por lo tanto, de su representante legal el Frente Polisario. Sin embargo, la Unión Europea prefirió interpretar “población saharaui” como “población en el territorio”, que incluye a los colonos marroquíes que son mayoría, y así ratificar unos acuerdos que son ilegales.

El Frente Polisario todavía está en la Corte y no se detendrá hasta que sus derechos sean respetados.

Ayúdanos a difundir >>>