Población saharaui en El Aaiun asediada por fuerzas de ocupación

PUSL.- Desde el 20 de julio, las autoridades de ocupación marroquíes han barrido las calles y las casas de El Aaiun (la capital del Sahara Occidental ocupado) en busca de jóvenes saharauis realizando detenciones arbitrarias y usando armas de fuego.

Después de la victoria de la selección argelina en la CAN, miles de saharauis tomaron las calles celebrando y reclamando la independencia del Sahara Occidental. La victoria del equipo argelino fue el motivo para tomar las calles y romper el silencio impuesto.

Como se puede ver en el video , las calles de El Aaiun están llenas de policías, gendarmes y fuerzas auxiliares que disparan indiscriminadamente contra ciudadanos saharauis. Camiones con cañones de agua “limpian” las calles de los manifestantes. La muerte en la noche del 20 de julio de una joven saharaui atropellada por las autoridades marroquíes en toda la isla provocó aún más protestas.

El Aaiun está bajo asedio. Miles de miembros de las diversas fuerzas militares y policiales marroquíes están llegando a los territorios ocupados (ver video).

Los jóvenes que están heridos no van al hospital por temor a los arrestos y la posterior tortura a la que serán sometidos.

“Sabemos que los llevan, pero no sabemos dónde y ni qué les pasa … esta es nuestra vida, nuestro sufrimiento … ¡ni siquiera podemos celebrar la victoria de nuestro país hermano, sin ser tratados como criminales! (Los marroquíes) no se dan cuenta de que nunca ganarán, y nuestros jóvenes, al igual que sus padres y abuelos, nunca aceptarán esta ocupación. ¡Cómo puede Marruecos haber invadido el territorio solo para matar, torturar, violar y robar! ¿Alguien habla de nosotros? dice Amaa.

Las autoridades están realizando redadas continuas en las casas de los saharauis, entrando y destruyendo todo. Los arrestos arbitrarios incluyen a varios menores de 15 años. Las palizas violentas se transformaron en “parte del proceso de detención”. Un video publicado por uno de los grupos de comunicación saharauis que muestra claramente la paliza y la detención de niños.

“Cuando nos vieron a miles en las calles, hombro con hombro, gritando nuestras consignas, quedó claro para Marruecos que estamos unidos y que nunca abandonaremos nuestro país”. Viendo esto entraron en pánico. No lo pueden permitir, tienen miedo y por  eso recurren a la violencia. Si tuviesen razón, no recurrían a la violencia, son invasores y tienen que irse, bastante de represión, miseria, explotación y asesinato, ¡suficiente!” dice B., un estudiante universitario y uno de los muchos jóvenes que nos enviaron imágenes en los últimos dos días.

Las autoridades de ocupación marroquíes han anunciado que comenzarán los arrestos por las lesiones de 3 policías. Las imágenes hablan por sí solas, la violencia es contra la población saharaui y la ciudad está bajo un asedio estricto.

“No podemos mantener una conversación normal por teléfono, todo se escucha y las comunicaciones se interrumpen constantemente”, nos dice una de nuestras fuentes.

Es una práctica habitual de las autoridades de ocupación cortar las comunicaciones en el territorio cuando lo deseen.

La MINURSO (Misión de las Naciones Unidas) que está presente en el territorio no intervino hasta ahora para proteger a la población saharaui. Las acciones de las autoridades de ocupación violan claramente el derecho humanitario, el derecho internacional y las condiciones del alto el fuego vigentes desde 1991.

El representante del Frente Polisario ante las Naciones Unidas hizo un llamamiento al actual Presidente del Consejo de Seguridad para que intervenga ante Marruecos y ponga fin a las graves violaciones cometidas en los territorios ocupados.

Los territorios ocupados del Sáhara Occidental son una prisión al aire libre, con el muro de separación más grande con 2720 km de extensión y minas y otros dispositivos mortíferos al este, el Atlántico al oeste, al norte la frontera con Marruecos y al sur la frontera con Mauritania. (controlada por Marruecos). La población saharaui no puede moverse a ninguna parte sin el consentimiento de las autoridades marroquíes.

Ayúdanos a difundir >>>