Carrera frenética de Marruecos aprovechando el vacío de la ONU

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL/Jornal Tornado.- En los últimos meses, Marruecos ha acelerado el ritmo en la “legitimación farsa” de la soberanía sobre el Sáhara Occidental. Una maniobra para el consumo interno en un escenario de revuelta y protesta de una parte significativa de la población marroquí donde el “marroquinedad del Sahara” es uno de los pilares y líneas rojas de Mahjzen (estado dentro del estado) y el rey alauita, Mohamed VI, y donde La ocupación ilegal del Sáhara Occidental sirve como una “distracción” y una demostración de poder y fuerza.

Después de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que reafirman que Marruecos no tiene soberanía sobre el Sáhara Occidental, y las diversas medidas urgentes indicadas por el Comité contra la Tortura en relación con los presos políticos saharauis del Grupo Gdeim Izik, pidiendo su liberación, y opiniones de los diversos mecanismos de las Naciones Unidas sobre la violación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, Marruecos ataca como un animal herido.

Acelera los acuerdos comerciales y el “greenwashing” con empresas supuestamente “verdes” en los territorios ocupados, la oferta turística en Dakhla, la celebración de eventos deportivos internacionales y finalmente la apertura de consulados en países africanos después de recibir “ayuda financiera” de Marruecos.

Los consulados recientemente abiertos de Santo Tomé y Príncipe, República Centroafricana (en guerra civil durante más de 5 años), Unión de las Comoras, Guinea-Conakry, Gabón y el Consulado Honorario de Costa de Marfil.

Los cinco consulados y el consulado honorario son de países en extrema pobreza, sin una población nativa con representación en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Según el Fondo Monetario Internacional, World Economic Outlook April 2019, en el ranking de los países más pobres del mundo Santo Tomé y Príncipe es el 32, la República Centroafricana es el segundo país más pobre del mundo, la Unión de las Comoras es el 9, la Costa de Marfil el 48, Guinea-Conakry está en el 21 y Gabón en el lugar 116.

Para comprender la facilidad de compra/venta de estos países, damos el ejemplo de Santo Tomé y Príncipe, que recibió 70 becas de Marruecos en universidades marroquíes (no en los territorios ocupados donde solo hay una universidad privada) y la “promesa” ya desde este año, un millón de dólares al año en apoyo presupuestario. Las promesas de Marruecos a los países africanos a cambio de apoyar la ocupación/colonización del Sáhara Occidental no son nada nuevo y se han utilizado con mayor frecuencia desde 2015.

Los consulados ahora abiertos carecen de plena legitimidad según el derecho internacional, pero eso no afecta los planes de la Monarquía y Mahjzen, cuyo objetivo es aprovechar la falta de acción de las Naciones Unidas y las negociaciones entre las partes para hacer una demagogia interna y externa con la ayuda de medios de comunicación a nivel nacional e internacional.

La enorme ignorancia de los periodistas en general sobre el proceso y la falta de lectura de documentos de las Naciones Unidas, a saber, el Consejo de Seguridad, las decisiones de la Unión Africana, las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y la opinión de la Corte Internacional de Haya, así como la falta de oportunidad de contrastar en la prensa convencional, que se convierte en cómplice, facilita el trabajo propagandístico de Marruecos.

Otra maniobra reciente de Marruecos fue la declaración unilateral de expansión de su área marítima, la ZEE (Zona Económica Exclusiva) basada en las millas que se refieren a los territorios ocupados del Sáhara Occidental e incluidas las Islas Canarias. Otro acto que carece de legitimidad en virtud del derecho internacional. ¿Cuál es la posición de España? Una vez más, las Comunidades tienen una actitud diferente a la del Gobierno. El gobierno español recién elegido, en línea con todos los anteriores, teme agitar a Marruecos, y está protegido por declaraciones tibias, mientras que los gobiernos de las Comunidades, sobre todo de Canarias, atacan abiertamente a Marruecos sobre este tema y reafirman que las aguas en cuestión son saharauis y españolas y no marroquíes. La derecha española ya se ha manifestado a nivel nacional contra estos impulsos anexionistas en Marruecos y el partido de izquierda PODEMOS que forma parte del gobierno tiene declaraciones de condena a nivel local, pero aún no hay una declaración de su líder Pablo Iglesias que incluía en su programa electoral defensa de los derechos del pueblo saharaui.

La celebración de eventos deportivos internacionales en los territorios ocupados es otra forma que Marruecos usa para “normalizar el status quo”, el último ejemplo es el Campeonato de Fútbol Sala de la CAF (Confederación Africana de Fútbol), que tuvo el boicot a África Sur, Argelia y numerosas protestas internacionales.

La reivindicación de Marruecos tiene que ver con su política interna, con la radical necesidad de que el reino alauita establezca su control legal, además de la necesidad económica, sobre los territorios del Sáhara Occidental. En Marruecos esta es la línea roja junto a la monarquía absoluta. “Las provincias del sur”, como es la terminología oficial marroquí, ya que el Sáhara Occidental es un término tabú que puede conducir al encarcelamiento, es un problema nacional que reúne a todas las corrientes políticas, desde la monarquía hasta los islamistas, pasando por los nacionalistas y los socialdemócratas.

Marruecos es consciente de que la pérdida de este control efectivo, a través de un referéndum supervisado por las Naciones Unidas, que fue la base del acuerdo de alto el fuego en 1991, y en el que triunfó la opción de independencia, provocaría el colapso del régimen alauita tal como lo conocemos, y conduciría a una revuelta interna en Marruecos contra la monarquía. Por esa misma razón, Marruecos ha obstaculizado las negociaciones durante décadas, causando un retraso del referéndum provocando un aplazamiento del mismo sine día y ahora declara abiertamente que la única solución que acepta es un plan de autonomía. Autonomía impensable en la realidad de un régimen monárquico absoluto donde el gobierno tiene un papel decorativo y dar la imagen de un régimen democrático, accediendo así a sumas astronómicas de ayuda económica de la Unión Europea. Autonomía que nunca será aceptada por el pueblo saharaui.

Marruecos quiere ganar a través del desgaste, pero no tiene en cuenta un factor primario y en el que la realpolitik ha estado chocando durante siglos. El factor humano: la población saharaui que vive bajo un régimen de ocupación feroz en los territorios ocupados, en el exilio en medio del desierto en los campos de refugiados y en la diáspora en Europa. A pesar de más de 4 décadas de desgaste y sufrimiento y con todos los problemas de un status quo prolongado, continúan apoyando y reconociendo al Frente Polisario como un representante legítimo de sus intereses, están organizados y claramente insatisfechos con las acciones de la comunidad internacional en la que han dejado de depositar cualquier esperanza.

Un barril de pólvora en un contexto geoestratégico difícil y explosivo en el que Marruecos eligió prender fuego y la comunidad internacional permaneció en silencio, dejando que el fuego avanzara.