Aislamiento – tortura

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- En estos días escuchamos a muchas personas decir que están “como en prisión” o “en aislamiento como en prisión”, nada más lejos de la realidad, sin embargo, el hecho de que estemos en un aislamiento social parcial puede generar cierta conciencia de la terrible experiencia que es el aislamiento o encierro forzado de millones de presos en todo el mundo.

Algunos durante años y décadas, muchos de ellos presos políticos cuyo único delito fue hablar, expresar su opinión y manifestarse en contra de los poderes de ocupación y represión.

Incluso cuando se trata de presos de delitos comunes, el encierro prolongado es tortura y, lo que es peor, una tortura diaria que deja profundas marcas psicológicas y físicas y cuyo único propósito es el castigo en su forma más cruel y maquiavélica.

Muchos de los presos políticos saharauis se encuentran en confinamiento prolongado en prisiones marroquíes. La mayoría de los presos del grupo Gdeim Izik desde hace años.

La semana pasada, Abdallah Abbahah, uno de los miembros de este grupo, sentenciado a cadena perpetua, confirmó a la familia por teléfono que permanece más de 23 horas solo en la celda y cuando sale se dirige a una especie de corredor que hace un patio donde permanece solo y donde no entra el sol. En una prisión a más de 1300 km del Sáhara Occidental y su familia.

No voy a enumerar aquí las incontables violaciones que rodean las detenciones ilegales de estos presos, sino más bien intentar explicar un poco lo que sienten.

“Estuve en aislamiento y también en una celda grupal. En aislamiento escuchamos voces, hablamos solos, tenemos visiones, el cuerpo duele, la falta de luz, el movimiento nos debilita. La locura es nuestro compañero de celda”. testimonio del ex preso político saharaui Brahim Sabbar.

“Vi enormes arañas comiendo mis pies, sombras que me engullían, fue una pesadilla de la que no podía despertar, un terror constante. Uno sobrevive, pero uno no vive, y nunca nos deja, nunca nos deja esta experiencia, esta tortura. Es terrible”. Degja Lashgar, ex presa política saharaui.

“Durante años no escuché el sonido de la voz de una mujer o un niño. Todos los días (durante 14 años) pensé que iban a ejecutarme. El sonido de las botas de los guardias era aterrador. No sabía si alguien sabía si estaba vivo. No hay aire, ¿cómo sobrevivimos? De hecho, no puedo explicarlo. Es muy difícil, mucho. Es una tortura sin fin “. Mohamed Dadach, ex preso político saharaui.

“No podía respirar, era como estar en un ataúd, la suciedad, los olores nauseabundos, las voces … tantas voces en mi cabeza. No sabemos cuánto tiempo pasa, nada termina”. Houcein Zawi, preso del Grupo Gdeim Izik.

“Me levanto y me siento, doy tres, cuatro pasos y repito otra vez. No hay aire, el pecho duele, la cabeza, nuestra memoria empeora y empeora, no puedes imaginar lo qué es esto. Nadie puede imaginar lo qué es … Los sonidos de la prisión, los gritos de otros presos, los gritos de los que están siendo torturados … es un infierno “. Abdallah Abbahah, preso político del Grupo Gdeim Izik.

Saadoni Mutaguil Sabeg, ex preso político saharaui, cuenta su experiencia más reciente en 2019:
“El impacto psicológico es enorme, pero también el físico. No hay contacto humano de ningún tipo, excepto con los guardias o durante breves visitas familiares cuando están autorizados.
No tenía nada, ni periódicos, ni libros, ni siquiera una radio, nada. Solo mis pensamientos, mi voz. Fue fatal, terrible.
Hice una huelga de hambre durante 16 días para que me dejaran tener una radio, solo para escuchar algo.
Es una experiencia terrible, es necesario que el presoo tenga una gran resistencia para no volverse loco. Es nuestra convicción y nuestros principios de los que tenemos que acumular el coraje y la fuerza para resistir “.

Estos testimonios de los presos políticos saharauis se hacen eco de los presos políticos palestinos, y de los presos y ex presos de los regímenes fascistas y opresores de todo el mundo.

“El Cura Paco”, Paco Muñoz, un sacerdote que ha trabajado en las cárceles del sur de España durante décadas, nos cuenta sobre el encierro:
“Para mí, la palabra confinamiento es una palabra muy refinada para expresar lo que es confinamiento dentro de una prisión,
Cuando alguien es castigado dentro de la prisión, la vida de ese prisionero es tremenda, nadie puede imaginar cuánto.
22 horas completamente solo en un espacio pequeño, no más de tres o cuatro pasos y dos horas de patio donde generalmente está solo, un patio también pequeño y con rejas sobre él.
Escuché muchos testimonios muy duros de jóvenes que pasaron años en este sistema penitenciario y todos estaban marcados porque los vuelve locos.
Yo mismo pensé que si alguna vez estuviera allí, no duraría seis días sin volverme loco.
Me sorprende cuando la gente dice que sabe lo que es una prisión, ¡no sabe nada! La prisión es la negación de la vida, la prisión es la anulación de la persona, la prisión es caminar triste, la prisión como uno de ellos dijo es un cementerio de hombres vivos, es la fábrica del llanto, como dijo Machado “.