Política

La falsa caridad de Francia

PUSL / Jornal Tornado .- Esta semana, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) recibió una contribución inicial de 400,000 € ($ 452,000) del gobierno de Francia (UE) para apoyar a los niños refugiados saharauis en campamentos en Argelia.

La contribución francesa apoyará el programa de alimentación escolar del PMA, para unos 40,000 niños en escuelas y guarderías. Esto permitirá que cada niño reciba un refrigerio a media mañana (galletas nutritivas y leche) tan pronto como las escuelas vuelvan a abrir.

Según declaraciones de Imed Khanfir, representante y director del PMA en Argelia, esta ayuda “será fundamental para el futuro de estos niños … El PMA está muy agradecido con el pueblo y el gobierno de Francia por su apoyo a nuestro programa de alimentación escolar…”.

Francia será responsable de dar a 40,000 niños un paquete de leche y galletas cinco veces por semana. ¿Deberíamos estar encantados? Pues no.

Francia es en gran parte responsable del hecho de que estos niños, sus padres y abuelos vivan en campamentos de refugiados y dependan de la ayuda alimentaria.

Los 400,000 euros divididos por 40,000 niños dan 10 euros por niño, lo que representa en un año de educación básica con una duración mínima de 200 días, 0.05 euros por día. Cinco céntimos al día no son suficientes para comprar leche y galletas en ninguna parte del mundo. Según el PAM, el costo por merienda infantil es de 0.25 euros. Por lo tanto, la contribución caritativa de Francia asciende a 40 meriendas por niño.

40 refrigerios en una balanza donde, por otro lado, hay 45 años de ocupación y supervivencia en campos de refugiados, 29 años de obstrucción por parte de Francia en el Consejo de Seguridad y 16 años de guerra donde Francia apoyó logísticamente al ocupante marroquí.

Si ponemos en esta balanza los 400,000 euros de la merienda y el precio de solo uno de los múltiples aviones franceses que se usaron durante la guerra para bombardear a los saharauis, y cuyo costo fue de alrededor de 8 millones de euros(1), vemos la extrema hipocresía de está “caridad”.

Durante la guerra, Francia participó activamente desde Nouakchott en varias ocasiones, hasta la retirada de Mauritania del territorio saharaui, pero apoyó a Marruecos con logística y financiación durante los 16 años de conflicto armado entre el Frente Polisario y Marruecos hasta el alto el fuego en 1991.

Desde el primer momento, Marruecos contó con fuerte apoyo de Estados Unidos y Francia en la ocupación del Sáhara Occidental y en el genocidio del pueblo saharaui.

Incluso hoy en día, el apoyo militar a la ocupación marroquí continúa, como lo demuestran “DISCLOSE” y sus socios de investigación (Lighthouse Reports, en cooperación con Disclose y con el apoyo de Arte, Mediapart, Radio France y Bellingcat) que analizaron videos, imágenes de satélites y noticias en una investigación donde descubrieron que aviones y buques de guerra vendidos por compañías francesas a Marruecos estuvieron recientemente implicados en la ocupación de Marruecos del Sáhara Occidental (video: https://youtu.be/omrwv419fE8).

Pero también a nivel diplomático, Francia es el firme defensor de Marruecos. En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, donde Francia es un miembro permanente, su acción ha sido obstaculizar activamente cualquier proceso que pueda conducir a la celebración del referéndum sobre la autodeterminación del Sáhara Occidental, premisa para la firma del alto el fuego en 1991 entre las partes.

Francia amenaza anualmente con el uso del Veto en el Consejo de Seguridad (CS), para evitar la inclusión de un componente de protección de los derechos humanos en el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental. Por lo que, la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental) no solo no cumple con su mandato principal, sino que es prácticamente la única Misión de Paz de la ONU sin un componente de Derechos Humanos.

El veto no fue utilizado por ninguno de los P5 (miembros permanentes del Consejo de Seguridad con derecho a veto) para votar sobre el tema del Sáhara Occidental.

El “veto ténico” ha sido una práctica de Francia durante las discusiones privadas sobre los proyectos de resolución del Consejo de Seguridad. De esta manera, Francia nunca se vio obligada a emitir un voto negativo al votar como en otros casos y, por lo tanto, tiene la intención de mantener su imagen de país democrático y de valores humanitarios. Además, ningún de los P5 ha ido tan lejos como para usar un voto negativo para luchar contra Francia en este tema.

Un claro ejemplo de interferencia francesa fue la propuesta Plan Baker II, presentada por el entonces enviado personal del Secretario General de las Naciones James Baker en 2003, que sería aceptada como una solución aceptable al conflicto, pero nuevamente Francia amenazó con el Veto y Marruecos rechazó claramente el plan.

La hipocresía de Francia llega a tal punto que en el Portal de la Misión Permanente de Francia ante las Naciones Unidas en Nueva York se puede leer:

“El gobierno ya no usa su veto en situaciones de atrocidades masivas

Durante la 70ª Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente François Hollande anunció que Francia se comprometió a nunca usar su veto en casos de atrocidades masivas: “A Francia le gustaría que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad no puedan apelar más al veto [poder] en casos de atrocidades masivas. ¿Cómo podemos aceptar que la ONU, incluso hoy, puede permanecer paralizada mientras sucede lo peor? También en este caso, vamos a dar ejemplo. Me comprometo aquí que Francia nunca usará su poder de veto en casos de atrocidades masivas “.

Francia quiere regular el uso del veto en el Consejo de Seguridad

Como sugirió el Presidente en 2013, la regulación del uso del veto incluiría a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia) comprometiéndose voluntaria y colectivamente a no recurrir al veto cuando se encuentre ante una situación en la que se observan atrocidades masivas, como en el caso de crímenes genocidas, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra a gran escala “.

Una declaración muy al estilo francés, con toda la terminología correcta y aparentemente muy preocupada por los derechos humanos. Casi que podría hacernos olvidar que Francia apoya y es una parte activa en regímenes que cometen genocidios y crímenes de guerra y, que en el caso del Sáhara Occidental ocupado, donde los crímenes mencionados anteriormente se cometieron y se cometen a diario, Francia es el padrino de Marruecos.

A nivel de la Unión Europea, Francia una vez más apoya descaradamente a Marruecos, el último escándalo es el de la eurodiputada liberal francesa Patricia Lalonde, responsable de negociar el acuerdo del Parlamento Europeo para incluir el Sáhara Occidental en el acuerdo comercial agrícola y pesquero entre la UE y Marruecos. La eurodiputada liberal francesa, Patricia Lalonde, tuvo que renunciar como ponente debido a un conflicto de intereses por sus vínculos con Rabat, tras la denuncia de conducta indebida.

La ex diputada francesa Patricia Lalonde, del Grupo de la Alianza de Demócratas y Liberales para Europa y la Unión de Demócratas e Independientes (Francia), fue miembro del Comité de Comercio Internacional y de la Delegación en la Asamblea Parlamentaria de la Unión para el Mediterráneo y miembro suplente del Comisión de Asuntos Exteriores. El Sr. Gilles Pargneaux del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo y el Partido Socialista Francés es miembro de la Delegación de la Asamblea Parlamentaria de la Unión por el Mediterráneo y miembro suplente de la Comisión de Asuntos Exteriores y de la Delegación para Relaciones con los países del Magreb y la Unión del Magreb Árabe.

Ambos tenían posiciones clave para defender los intereses de Marruecos con respecto a los acuerdos y asociaciones con este país y no respetaron las sentencias emitidas por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la no inclusión del Sáhara Occidental y sus productos y recursos.

El caso fue denunciado por Philippe Lamberts, copresidente del Grupo de los Verdes / ALE en el Parlamento Europeo, quien escribió el 27 de noviembre de 2018 una carta a Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, denunciando a tres eurodiputadas y un eurodiputado que eran activos en la defensa de los intereses marroquíes, sin haber informado al Parlamento de sus conflictos de intereses y solicitado que el asunto se remita al Comité Asesor sobre el Código de Conducta.

Lalonde formó parte de la Junta Directiva de la Fundación EuroMedA, una fundación con vínculos directos con el liderazgo marroquí, de la cual el Sr. Gilles Pargneaux fue presidente y cofundador.

Ambos defendieron activa e ilegalmente los intereses marroquíes contra el pueblo saharaui dentro de la UE.

La Unión Europea también acaba de anunciar una donación de 5,3 millones de euros al PMA (https://fr.wfp.org/communiques-de-presse/lunion-europeenne-soutient-laide-alimentaire-du-pam-dans -les-camps-de) para ayuda a los campamentos de refugiados saharauis.

Recordemos que la UE atribuyó a Marruecos, solo para combatir la pandemia de COVID-19 450 millones de euros, que es 50 veces más que el valor anual atribuido en los últimos dos años para la supervivencia de cientos de miles de saharauis en los campos de refugiados. Además de esta cantidad están las ganancias multimillonarias que los miembros de la UE obtienen de la explotación ilegal de los recursos del Sáhara Occidental. El apoyo financiero a Marruecos bajo el acuerdo / asociación de proximidad en las últimas dos décadas ha sido escandaloso y sin ningún control de la aplicación, como lo denuncian varios eurodiputados.

Francia participa en la explotación ilegal de los recursos del Sáhara Occidental, con la presencia de varias empresas. Entre las que encontramos en el sector de la agricultura a la compañía “AZURA”, en el sector petrolero “TOTAL”, varias compañías en el área de energías renovables, en el área de servicio los grandes grupos bancarios BNP Paribas, Société Générale, Crédit Agricole, la compañía de seguros Axa Assurance, la aerolínea Transavia y la agencia de viajes UCPA.

Los tres bancos tienen filiales: BMCI, Crédit du Maroc y Société Générale Maroc, así como AXA Assurance con su filial integral marroquí AXA Assurance Maroc, todas con presencia en los territorios ocupados.

En una video conferencia el pasado 25 de abril organizada por la ONG sueca Solidarity Rising, el Prof. Yahia H. Zoubir (2) recordó que en 2007, la propuesta de un plan de autonomía de Marruecos en lugar de celebrar un referéndum, fue una idea del ex presidente francés Giscard d’Estaing. “De hecho, Marruecos nunca tuvo la intención de honrar la celebración del referéndum acordado entre el Frente Polisario y Marruecos bajo los auspicios de la ONU y la Unión Africana porque sabe que el resultado no sería favorable. Marruecos tampoco explicó en qué consistiría el plan de autonomía, a pesar de haber sido cuestionado varias veces durante las negociaciones entre las partes. Cuando hablo de “israelización” del conflicto, quiero decir que Marruecos, como Israel, quiere imponer una situación de facto, utilizando la introducción de colonos y más colonos, construcción de edificios e infraestructura, marginación de la población saharaui y condiciones que dificulten la solución para que la comunidad internacional acepte la ocupación, si no de manera formal, informal. Nada de esto sería posible sin el apoyo de Francia.”, dijo el profesor Zoubir.

Si observamos a la Unión Africana, la reciente entrada en esta organización de Marruecos y el papel de Francia en el continente, continuamos viendo lecciones cercanas y de apoyo mutuo entre los dos países. Marruecos ingresó a la Unión Africana con el apoyo de la mayoría de los países africanos francófonos, antiguas colonias francesas que permanecieron bajo el yugo del Franco CFA y, por lo tanto, en una dependencia económico-política casi total de Francia. En diciembre de 2019 Macron anunció el fin del CFA y la creación de una nueva moneda llamada ECO debido a la intensa respuesta dentro de los países contra el control francés y las fuertes críticas que han sido el objetivo a nivel internacional, sobre todo en Italia, relacionadas con la crisis de refugiados.

Por lo tanto, Marruecos cuenta con el apoyo de países africanos de habla francesa y otros países con economías destruidas a cambio de promesas de apoyo económico, pero también se ha convertido en el facilitador de Francia dentro de la UA.

Estas maniobras han sido evidentes en los últimos dos años, y recientemente con la apertura de consulados ilegales, de países africanos sin ciudadanos en el lugar, dentro de los territorios ocupados del Sáhara Occidental se han vuelto aún más evidentes.

A nivel militar, la interacción y el apoyo Marruecos / Francia en el continente africano es bien conocida. De hecho, las políticas militares de Macron en esta área del mundo van de la mano con Marruecos.

Pero, ¿por qué Francia está tan apegada a la monarquía marroquí, un país en el norte de África sin recursos naturales relevantes, excepto aquellos que roba en el Sáhara Occidental, y con crecientes problemas sociales y revueltas cada vez mayores?

Además de la relación histórica y la nostalgia francesa, y alrededor de cuarenta y cinco mil franceses que viven en Marruecos, – un número muy bajo e incluso insignificante en comparación con los datos de 2016 (https://www.statista.com/statistics/953695 / número-expatriados-por-área-geográfica-francia/#statisticContainer), donde la mayoría de los expatriados franceses vivían en la Unión Europea. La segunda área geográfica más popular para los franceses que viven en el extranjero fue América del Norte, con más de 259,000 ciudadanos franceses con sede allí. Solo en Portugal, 17.245 ciudadanos franceses viven actualmente según datos de la SEF. Sin embargo, en Francia, la comunidad marroquí ya es del 18,4% del número total de emigrantes con 755,400 inmigrantes legales, se estima que el número es mucho mayor.

Son, por lo tanto, los factores económicos, pero sobre todo los geopolíticos que hacen de Marruecos el ahijado de Francia. Una entrada a África, un continente cada vez más vinculado económicamente a China y donde Francia se encuentra en una fase de declive, y también un puente para algunos países árabes.

Económicamente podemos mencionar el hecho de que Francia es el mayor inversor directo con el 70% de la inversión en Marruecos y es su segundo socio económico, siendo España el primero.

Podemos concluir que uno de los principales factores para que Marruecos continúe la ocupación del territorio saharaui con impunidad es el apoyo de Francia, que prefiere ignorar el derecho internacional y poner poder político sobre la legalidad. Esta contradicción entre la ley y el poder político, y el apoyo externo es el impedimento para resolver el conflicto en el Sáhara Occidental. El ocupante es descaradamente apoyado por los principales actores políticos mundiales, a saber, Francia y Estados Unidos, pero también por España, que ha desempeñado un papel vergonzoso en este proceso. Con Francia y Estados Unidos, miembros permanentes de la ONU CS y España en el grupo de “amigos del Sáhara Occidental de las Naciones Unidas”, cualquier solución que respete el derecho internacional parece haber sido descartada de antemano.

Como Zoubir dice “presentan a las víctimas como delincuentes”, el pueblo saharaui, sin embargo, no abandona su lucha por la independencia, que actualmente se está llevando a cabo a nivel diplomático, pero que a cada minuto se aproxima mas el punto de ruptura de esta vía.

La balanza de la “caridad” es evidencia de hipocresía internacional.

________________________

(1) Durante los meses de enero y febrero, la invasión militar marroquí y mauritana condujo a la fuga masiva de la población civil saharaui, estableciendose en campamentos de refugiados en Tinduf, Argelia. La aviación marroquí bombardeó los campos saharauis en Um-Draiga, Tifariti, Amgala, El Maltani, Guelta-Zemur con Napalm y fósforo blanco y en 1977 los aviones Jaguar del ejército francés hicieron una incursión en el Sáhara Occidental a través de Mauritania atacando a los saharauis en la operación “Lamantine”.

(2) Yahia H. Zoubir es Profesor Senior de Estudios Internacionales y Director de Investigación en Geopolítica en KEDGE Business School, Francia, y actualmente es investigador invitado en el Brookings Doha Center. Antes de unirse a KEDGE en 2005, enseñó en varias universidades de los Estados Unidos y fue profesor invitado en varias universidades de China, Europa, Estados Unidos, India, Indonesia, Corea del Sur y Oriente Medio y África del Norte.

Ayúdanos a difundir >>>

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies