Empresa noruega se disculpa por enviar gas al Sáhara Occidental ocupado

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- La compañía noruega Equinor transportó gas al Sáhara Occidental, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega desaconsejó todas las actividades en el área ocupada.

Equinor está controlado por 2/3 por el gobierno noruego, pero afirma que no sabía y no había entendido la política del Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega con respecto al Sáhara Occidental.

Marruecos no es un país productor de gas y, por lo tanto, depende completamente de las importaciones.

Según el periódico noruego Dagsavisen, Eskil Eriksen, un representante de Equinor, declaró en un correo electrónico al periódico que “podemos confirmar que Equinor vendió una carga de butano de Kårstø a la compañía Gulf Petrochem (GP). GP vendió la carga a un cliente con entrega en El Aaiun, y transportamos la carga a GP; lo sentimos”. Además, Eriksen escribió que era la primera vez que Equinor había vendido carga para entregar en El Aaiun, la ciudad más grande del Sáhara Occidental ocupado.

La transacción se realizó, aunque el gobierno noruego aconseja a la comunidad empresarial noruega que no opere en el Sáhara Occidental, ya que esto puede ser contrario al derecho internacional.

Eriksen dijo que Equinor no había entendido que las autoridades noruegas tienen una actitud diferente hacia el Sáhara Occidental que la UE, que tiene un acuerdo comercial con Marruecos que también incluye el Sáhara Occidental, aunque las decisiones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sean claras afirmando que Marruecos no tiene soberanía sobre el territorio y que todas las transacciones deben contar con el consentimiento del pueblo saharaui.

“Lamentamos que esto no se haya entendido e intensificaremos los procedimientos para que esto se tenga en cuenta en el futuro”, dice Eriksen, pero también explicó en el mismo correo electrónico que Equinor realizó consultas antes de firmar el contrato de gas y suministro. Esto ha demostrado que no hay sanciones ni embargos de la ONU o de Noruega en el comercio en el área, escribe.

“- En nuestros procedimientos de preventa, no se entiende que las autoridades noruegas tengan una actitud diferente hacia el Sáhara Occidental que la UE, que tiene un acuerdo comercial con Marruecos que también incluye el Sáhara Occidental”.

Dagsavisen también escribió que Equinor declaró que había informado a las autoridades noruegas de la venta de gas butano. El Secretario de Estado Audun Halvorsen (H) del Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó a Dagsavisen que están familiarizados con el asunto en cuestión, pero que es Equinor quien debe responder a las circunstancias que rodean la venta y el transporte:

“Desde 2007, las autoridades noruegas han adoptado una actitud “preventiva” hacia el Sáhara Occidental, en forma de un consejo oficial, que enfatiza, entre otras cosas, “prevenir el comercio, la inversión, el uso de recursos y otras formas de negocios y actividades que no son del interés de la población local en el Sáhara Occidental y, como resultado, pueden ser contrarias al derecho internacional, las autoridades noruegas desalientan tales actividades. Este consejo no es una prohibición legalmente vinculante, pero pretende ser un llamado claro a los actores privados para que ejerzan cautela y responsabilidad corporativa en sus evaluaciones de participación en el Sáhara Occidental.”- escribió el Secretario de Estado Audun Halvorsen a Dagsavisen.

La posición del Stortinget (Parlamento noruego) sobre el conflicto es que Noruega no reconoce la pretensión de soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, pero tampoco reconoce a la República Árabe Democrática Saharaui (RASD). En la discusión celebrada en marzo de este año, la ministra de Asuntos Exteriores, Ine Eriksen Søreide (H), dijo, entre otras cosas, que a Noruega le preocupa evitar acciones que podrían considerarse legitimar la situación en el Sáhara Occidental “, refiriéndose a la ocupación marroquí.

Las posiciones noruegas en el Sáhara Occidental están firmemente en línea con las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Erik Hagen, de Western Sahara Resource Watch (WSRW), dijo al periódico noruego que “en general, es muy gratificante que Equinor comprenda el problema del Sáhara Occidental y se abstenga de hacer estas exportaciones nuevamente. El gas noruego no tiene que estar en el Sahara Occidental ocupado “.

Según Hagen, la venta no violó ninguna regla o norma, pero cree que las empresas tienen una obligación moral y que deben seguir legalmente los embargos además de respetar el derecho internacional y los derechos humanos. “Cuando las compañías dicen que no hay nada en la ley que prohíba el comercio en el Sáhara Occidental ocupado, tienen razón en el sentido de que la ONU no lo ha prohibido. Pero eso no impide que sea moral o políticamente incorrecto, o puedan estar apoyando violaciones del derecho internacional “.

Gulf Petrochem (GP), que compró el butano, hasta ahora no ha respondido a la solicitud de comentarios de Dagsavisen.

WSRW publicó en un artículo que los datos del instituto de estadística noruego “Statistics Norway” revelan el valor de las exportaciones de gas de Noruega a Marruecos en la última década: en 2019, el valor de las exportaciones de butano fue de 290 millones de coronas (26 millones euros al tipo de cambio 2020), mientras que las exportaciones de propano fueron de 357 millones de coronas (32 millones de euros). Las exportaciones también continuaron en los primeros meses de 2020. Hubo una pequeña exportación de condensado de gas a Marruecos en mayo de 2019, por valor de 7 millones de coronas.

Según los datos publicados por Western Sahara Resource Watch la semana pasada, se realizaron 15 transportes de gas en el territorio durante el año calendario 2019. Todos desde Marruecos o sus aliados más cercanos: España y Francia. 5 de los 15 transportes llegaron al Sáhara Occidental desde Marruecos.

La ONG noruega le preguntó a Equinor, el 21 de abril, qué tipo de “diligencia debida” realiza Equinor con sus clientes y si cree que sus clientes podrían reexportar gas de Marruecos al Sáhara Occidental. Estas preguntas en la carta del 24 de abril no fueron respondidas.

Marruecos continuará redirigiendo el gas importado al Sáhara Occidental. Es fácil para Marruecos eludir los problemas legales exportando, cuando lo consideren conveniente, del territorio marroquí los bienes que han robado del Sáhara Occidental o enviando las importaciones que se envían a Marruecos al Sáhara Occidental.

La guerra legal está en marcha, mientras la población saharaui sufre
bajo ocupación, en los campos de refugiados y en la diáspora. Todo esto se debe a la inacción de la comunidad internacional en relación con el respeto de las resoluciones de la ONU y la impunidad de Marruecos.