Empresas alemanas en el Sáhara Occidental ocupado

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL / Jornal Tornado.- Las compañías que operan en territorios ocupados no son jugadores neutrales. Sus actividades comerciales apoyan el estado de la ocupación y hacen de la ocupación un negocio rentable.

La compañía Cimsud, que opera una unidad de molienda en El Aaiun (Sáhara Occidental ocupado) con una capacidad de 500,000 toneladas, ahora pertenece a una subsidiaria de Heidelberg Cement. Otra empresa alemana que opera en territorios ocupados en violación del derecho internacional.

Ciments du Maroc, una subsidiaria de Heidelberg Cement (compañía alemana), es el segundo fabricante de cemento en Marruecos y el operador líder en cemento y agregados premezclados. El 4 de mayo de 2020, Ciments du Maroc finalizó la adquisición de Anouar Invest Group de Atlantic Ciment y Cimsud, después de un acuerdo firmado el 26 de julio de 2019.

El acuerdo celebrado con Anouar Invest Group se relaciona con la adquisición por parte de Ciments du Maroc del 100% del capital de las siguientes empresas:

Atlantic Ciment: empresa que lleva a cabo el proyecto para la construcción y operación de una planta integrada de producción de cemento en la provincia de Settat; y la compañía Cimsud, que opera una unidad de molienda en El Aaiun (Sáhara Occidental ocupado) con una capacidad de 500,000 toneladas. La fábrica de Cimsud en los territorios ocupados fue construida por Thyssen Krupp, otra empresa alemana.

Esta es la información más reciente sobre las nuevas actividades económicas alemanas en el Sáhara Occidental ocupado, pero hay otras compañías, como:

DHL Express Marruecos (DHL Express) que abrió una sucursal en la ciudad de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental en 2016. DHL Marruecos es una subsidiaria de DHL International GmbH, un servicio de mensajería urgente y paquetería, parte de Deutsche Post DHL Grupo con sede en Bonn. KfW Bankengruppe que posee aproximadamente 254 millones de acciones en Deutsche Post AG, lo que corresponde al 20,5% del capital social.

La semana pasada, Maria Flachsbarth, Secretaria de Estado Parlamentaria del Ministerio Federal de Cooperación y Desarrollo Económico, envió una respuesta a una pregunta planteada por la congresista Maria Schreiber, del partido “Die Linke”, sobre los gastos geográficos de un crédito otorgado a la compañía estatal de fosfato de Marruecos OCP SA por KfW, según lo publicado por WSRW.

La respuesta es muy clara: “Los contratos de crédito para el desarrollo existentes mencionados anteriormente excluyen explícitamente la financiación de actividades económicas en el Sáhara Occidental”.

KfW Bankengruppe participa directa e indirectamente en las actividades económicas del Sáhara Occidental que apoyan la ocupación ilegal del territorio.

En abril de 2017, la antigua división de energía eólica, Siemens Wind Power, se fusionó con el fabricante español de aerogeneradores Gamesa Corporación Tecnológica para formar Siemens Gamesa Renewable Energy S.A. con sede en España. Siemens AG posee el 59% de las acciones de la compañía y, por lo tanto, participa en proyectos controvertidos de parques eólicos en el Sáhara Occidental debido a sus actividades comerciales previas a la fusión.

Como parte de la colaboración con la compañía energética marroquí Nareva, una filial al 100% de SNI (National Investment Society), que a su vez es propiedad en un 75% de la familia real marroquí, Siemens no solo opera en Marruecos, sino que también participa en la construcción de parques eólicos en el Sáhara Occidental. El más antiguo que opera en el Sáhara Occidental es Foum El Oued, desde 2013, un proyecto conjunto con la compañía energética marroquí Nareva.

Los datos publicados por WSRW muestran que un total de 22 turbinas eólicas de Siemens suministran el 95% de la electricidad existente para la extracción de fosfato en las minas de Bou Craa, así como para el transporte a través de una cinta transportadora de 100 km hasta el puerto.

Por lo tanto, Siemens está directamente involucrado en el robo de recursos naturales de la población saharaui.

Los bancos alemanes, a saber, Apobank, Commerzbank, Deka Gruppe, Deutsche Bank, DWS, Helaba, LBBW, NordLB, DZ Bank, también tienen relaciones directas con compañías de turismo que operan en los territorios ocupados, como Airbnb, Booking Holdings Inc, Trip Advisor Inc. y Expedia Group Inc.

Todas estas empresas afirman ser “responsables social y ambientalmente”, pero violan el derecho internacional, apoyan un régimen de ocupación, violan los derechos humanos y faltan al respeto a la decisión del Tribunal de Justicia Europeo, que establece claramente que Marruecos no tiene derechos soberanos sobre el territorio del Sáhara Occidental. En consecuencia, la aprobación del pueblo saharaui es esencial para todas las actividades económicas y ninguna de las empresas mencionadas anteriormente cuenta con este respaldo por parte de los saharauis.

El “lavado verde [1]” de Siemens y la supuesta “responsabilidad social” de estas empresas son bien conocidas. De hecho, si miramos sus sitios web y los folletos de marketing parecen muy “responsables”, la verdad es, sin embargo, muy diferente. Cuando las ONG, activistas saharauis, diputados y otros les preguntaron, las compañías se excusan y dan explicaciones poco convincentes.

Los colonos marroquíes están aumentando cada día y ocupan la gran mayoría de todos los trabajos. Es a través de oportunidades de empleo y beneficios fiscales y económicos que el gobierno marroquí atrae a ciudadanos marroquíes a los territorios ocupados. La mayoría de la población saharaui no tiene trabajo, los saharauis jóvenes y altamente calificados están desempleados y denuncian las políticas de apartheid que utiliza el régimen marroquí para lograr la pobreza forzada y la discriminación social y económica de la población saharaui.

En los Informes por país sobre prácticas de derechos humanos para 2018 – “Sáhara Occidental, el Departamento de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado de EE. UU.” – confirma que Marruecos está comprometiendo y continuando la práctica relacionada con la Regla 130 del Derecho Internacional Humanitario: Transferencia de población civil a territorio ocupado. Esta violación es un crimen de guerra.

El informe dice:

“Como incentivo para mudarse al territorio, los trabajadores del sector formal ganan un 85% más que sus colegas reconocidos internacionalmente en Marruecos. El gobierno también proporcionó subsidios al combustible y eximió a los trabajadores de los impuestos sobre la renta y el valor añadido” [ 2]

En el informe “Aspectos del derecho internacional en el conflicto en el Sáhara Occidental”, con fecha de marzo de 2019, de los servicios científicos del Bundestag alemán, podemos leer:

“Por lo tanto, se puede decir que la política de asentamiento del gobierno marroquí de sus propios ciudadanos en la región del Sáhara Occidental viola el Artículo 85 (4) en conjunto con el Artículo 49, párrafo 6 de la IV Convención de Ginebra y, al mismo tiempo , una violación de la prohibición de transferir parte de la población a los territorios ocupados, estandarizada en el artículo 49, párrafo 6 del 4º Convenio de Ginebra y también establecida en virtud del derecho consuetudinario”[3].

Todos los empleados de las empresas alemanas que operan en el Sáhara Occidental tienen una tarjeta de identidad marroquí. El régimen marroquí, después de la invasión del territorio, obligó a los saharauis a tener la nacionalidad marroquí, por lo que es fácil para las administraciones de estas empresas pretender tener una gran cantidad de trabajadores saharauis, lo que no corresponde a la realidad.

Durante las visitas oficiales, el régimen marroquí presenta a los “pueblos indígenas saharauis” en ropa tradicional como representantes de la población saharaui, y les asigna un papel que no tienen. Así como asociaciones con “Saharaui” en el nombre.

Esto nos lleva a dos observaciones:

Primero, el pueblo saharaui no solo está presente en los territorios ocupados, sino también en los campos de refugiados en Argelia y la Diáspora.

Segundo, el representante legítimo del pueblo saharaui es el Frente Polisario. El Polisario está sentado en la mesa de negociaciones con Marruecos y es reconocido por la ONU como el único y legítimo representante del pueblo saharaui.
______________
[1] El lavado verde es la práctica de hacer una afirmación infundada o engañosa sobre los beneficios ambientales del producto, servicio, tecnología o práctica de una empresa.
[2] https://porunsaharalibre.org/2019/03/14/el-informe-de-los-ee-uu-sobre-el-sahara-occidental-confirma-crimen-de-guerra/
[3] https://porunsaharalibre.org/2020/05/02/informe-del-bundestag-sobre-el-sahara-occidental-confirma-el-crimen-de-guerra/