El crimen marroquí en el Sahara Occidental incluye matanzas de dromedarios de los saharauis

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Diario La Realidad Saharaui/DLRS.- Unidades del ejército marroquí acantonadas en el muro situado en la localidad de Guelta ametrallan el pasado martes 5 de mayo a un rebaño de dromedarios de familias saharauis. El suceso se viene repitiendo desde hace varios años. DLRS puesto en contacto con el presidente de la Asociación Saharaui por la Protección y Difusión del Patrimonio Cultural Saharaui, Bachri Ben Taleb, confirma que el este nuevo crimen contra los animales sucedió en el sector militar Guelta, zona de despliegue de un batallón del ejército de ocupación marroquí y que sus autores son los soldados marroquíes. No es la primera vez que este crimen contra los ganaderos saharauis ocurra en las cercanías del muro militar como política de intimidar a los nómadas saharauis que transitan con sus ganados en la zona.

El vicepresidente de la Asociación saharaui de derechos humanos con sede clandestina en la ciudad de El Aaiun CODAPSO Hmad Mammad afirmó esta tarde a DLRS que el ganado fue acribillado por las armas de una unidad militar del 18 Batallón situada en la zona de Udey Askaf cercanías de Ishergan en el sector de Guelta Zemur.

En 2014 también fueron acribillados una decena de camellos en esa misma zona de Guelta. Un suceso que fue denunciado por los  propietarios del emblemático animal nacional saharaui y la Asociación de Protección del Patrimonio Saharaui. Una política indiscriminada que comete el régimen marroquí en los territorios ocupados del Sahara Occidental. Los activistas de derechos humanos saharauis hacen un llamado a las organizaciones de protección de los animales y de patrimonios para condenar esta política de exterminio cultural y de recursos de la población que el ejército marroquí lleva acabo desde ocupó en 1976 a los territorios del Sahara Occidental. En 2016 se cometió el mismo crimen y en el que unidades del ejército mataron al propietario de un ganado y a una decena de sus dromedarios que iba a recogerlos del lugar.