50 alemanes casi sin comida ni medicinas atrapados en el Sáhara Occidental ocupado – una muestra del sufrimiento del pueblo saharaui

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- Según varios medios alemanes, unos 50 turistas alemanes están atrapados en un campamento en el Sáhara Occidental ocupado.

Las autoridades marroquíes han puesto a los turistas bajo un estricto toque de queda, no permitiéndoles abandonar el lugar donde están para comprar las necesidades básicas, como alimentos y medicamentos.

Sasha K., una alemana de 42 años que pasa “vacaciones” en los territorios ocupados, se queja: “Estamos encerrados en un estacionamiento de 300 por 50 metros y ni siquiera podemos dejarlo para ir de compras o a la farmacia, a veces los vehículos vienen a traer verduras y pan, pero el suministro es bajo. Además de esto, Sasha K. también le dijo al periódico alemán “Bild” que ya no tiene medicamentos para la presión arterial alta de los cuales depende.

Quizás si los turistas alemanes hubieran respetado el derecho internacional y no apoyaran la ocupación ilegal de un territorio “llendo vacaciones”, no estarían en esta situación aparentemente muy dura, pero no tan dura como la vida del pueblo saharaui.

También puede ser una oportunidad para que los “turistas” alemanes en los territorios ocupados entiendan la ocupación violenta y brutal que la población saharaui ha estado experimentando diariamente desde 1975.

De hecho, es casi incomprensible cómo un territorio ocupado puede ser visto como un “destino de vacaciones” y cómo los “turistas” no entienden que cada euro que gastan allí ayudará a pagar a los militares, la gendarmería y la policía que violan, torturan, roban y explotan a la población saharaui y el apoyo financiero que brindan al muro de separación militar más grande del mundo, con 2720 km.

El Sr. Sasha K. se queja de que casi no tiene medicamentos, pero probablemente no sabe, ni le importa, que los saharauis no tienen la atención médica adecuada en los territorios ocupados, que el Hospital en El Aaiún es conocido como “el laboratorio de experimentos”, donde los saharauis a veces se someten a cirugía sin anestesia y donde las botellas de agua a veces reemplazan el suero, además de otras atrocidades.

El Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania está trabajando en una solución para los “turistas” en el Sáhara Occidental, pero: “El apoyo en el área del Sáhara Occidental es extremadamente difícil, incluso en condiciones normales; es por eso que el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores aconsejó no viajar a esta área hace años ”, dijeron las autoridades alemanas al periódico Bild. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania es muy explícito en la advertencia de viajar al Sáhara Occidental en su sitio web oficial:

“La seguridad de viajar a la región del Sáhara Occidental está fuertemente desaconsejada”.

Marruecos desarrolla y promueve el turismo en los territorios saharauis ocupados, a pesar de saber que la ocupación marroquí es ilegal según el derecho internacional.

Las empresas de turismo que operan en los territorios ocupados saben que la ocupación marroquí tiene un impacto negativo en una gran cantidad de derechos de la población saharaui. Esto ha sido ampliamente documentado por las Naciones Unidas y organizaciones internacionales independientes. Cualquier evaluación básica de riesgos por parte de las empresas revelaría que cualquier actividad comercial dentro de los territorios o con el ocupante marroquí en esos territorios contribuiría inevitablemente a mantener una situación ilegal, así como un régimen inherentemente discriminatorio contra la población saharaui, así como violento y abusivo de los derechos humanos.

Los turistas también deben ser conscientes de que son participantes activos al permitir que el ocupante marroquí realice actividades ilegales.