Marruecos reprime al periodista saharaui Ibrahim Amrikli

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Comunicado de prensa de la Fundación Nushatta
Sábado 25 de mayo de 2020
El-Aaiún, ocupado Sáhara Occidental

En septiembre, comenzará un juicio contra el vídeo periodista Ibrahim Amrikli, quien fue liberado bajo fianza de $ 305.12. Ibrahim Amrikli fue detenido y apresado después de que los siguientes cargos fueran levantados en su contra: “insultar” a un funcionario mientras ejercía sus funciones y “violar el estado de emergencia en cuarentena”.

Durante el pasado viernes 15 de mayo de 2020, cuatro oficiales vestidos de civil salieron de un Toyota Prado 4×4 azul para detener al vídeo periodista saharaui Ibrahim Amrikli frente a su casa mientras se dirigía a una farmacia. Después de su arresto, confiscaron su teléfono.

En el momento de su arresto, el Sr. Amrikli estaba cumpliendo con la “emergencia estatal” marroquí declarada para el Covid-19 en el Sáhara Occidental ocupado por marroquíes, ya que tenía un documento oficial de las autoridades marroquíes que le permitía tener movimiento restringido libre. También estaba tomando las precauciones de seguridad adecuadas al usar una mascarilla y guantes. A pesar de este hecho, fue detenido violentamente sin una orden judicial, arrestado y llevado a las 11 de la noche a la jefatura de policía ubicada en el centro de la ciudad de la ciudad de El Aaiún.

“Cuatro oficiales vestidos de civil saltaron del auto para detenerme furiosamente”, declaró. “Pregunté: ‘¿Por qué estoy bajo tanta detención y por qué violentamente?’ Uno respondió: ‘Más tarde, lo descubrirás’ “, agregó Amrikli.

En la sede de la policía, el periodista saharaui, el Sr. Amrikli fue esposado a una silla en una habitación cerrada y bloqueada y se quedó solo de 12:00 a 16:00. Fue detenido durante 48 horas y finalmente fue obligado por un oficial de policía a firmar un informe de custodia policial. Este oficial literalmente le dijo: “Usted está acusado de participar en acciones violentas contra la policía a principios de mayo, en el distrito de Mattalah”, una acción que el Sr. Amrikli ha negado de manera inequívoca.

Amrikli, que había pedido el Sahur [la comida consumida por los musulmanes antes de que comenzara el ayuno temprano en la mañana], no se le permitió hacer esa comida. Su familia fue informada de su arresto al día siguiente y la policía le informó que el crimen cometido por Brahim Amrikli era el tráfico de drogas.

Durante sus dos días de encarcelamiento, el Sr. Amrikli fue colocado en una habitación de un metro por un metro y medio, junto con otras doce personas detenidas. Todos tuvieron que dormir en colchones sucios y finos, en una habitación sucia sin higiene.

El sábado por la mañana a las 9 am, el periodista, el Sr. Ibrahim Amrikli fue interrogado por tres oficiales marroquíes, quienes lo maltrataron tanto física como mentalmente. Aunque estaba ayunando, Ibrahim tuvo que soportar patadas, puñetazos y escupitajos, además buscaran en sus mensajes telefónicos privados y fotos personales y familiares durante las dos horas de interrogatorio. El objetivo principal del interrogatorio fue tratar de averiguar QUIÉN administra la Fundación Nushatta para la que trabaja, DE DÓNDE provienen los recursos financieros de la Fundación Nushatta y QUÉ otros roles juegan los periodistas de la Fundación.

Ibrahim Amrikli, un ciudadano saharaui de 23 años, ha contribuido efectivamente con muchas producciones de video a la agencia de medios local, la “Fundación Nushatta para la Comunicación Social y los Derechos Humanos”. Sus contribuciones en videoperiodismo destacan las numerosas y graves violaciones de derechos humanos perpetradas por la policía marroquí en los últimos años contra ciudadanos civiles saharauis en El Aaiún, en la región ocupada del Sáhara Occidental.

En el entorno totalmente inseguro del Sáhara Occidental ocupado, donde denunciar los abusos de los derechos humanos es una violación de la ley silenciosa marroquí y casi imposible debido al bloqueo y la represión marroquíes, los periodistas de la Fundación Nushatta y otros grupos de medios en todo el Sáhara Occidental asumen riesgos solo porque denuncian la situación de la larga disputa en el Sáhara Occidental.

Vale la pena resaltar que desde la creación de la Fundación Nushatta en 2013 y hasta ahora, todos los periodistas miembros, incluidos los casos de Amjad Al-Laili, Mohamoud Hadi, Muhamed Dadi, Lwali Lahmmad, Embark Fahimi, El Bachir Dkhili y ahora Ibrahim Amrikli, han sido víctimas de una forma u otra, de vigilancia policial, difamación, detención o prohibición del acceso a la educación.

Además, la mayoría de los periodistas ciudadanos saharauis afiliados a la agencia local de medios saharauis, la Fundación Nushatta en el Sáhara Occidental ocupada por Marruecos, ha sufrido una mayor vigilancia policial y amenazas de las autoridades de ocupación marroquíes en los últimos días.

Por lo tanto, la Fundación Nushatta para la Comunicación Social y los Derechos Humanos desea destacar lo siguiente para el público internacional:

– La Fundación Nushatta insta a Marruecos a retirar todos los cargos de represalias contra Brahim Amrikli y autorizar una investigación inmediata sobre los abusos físicos y mentales sufridos por el Sr. Amrikli a manos de los tres policías.

– La Fundación Nushatta insta a la ONU a cumplir con su responsabilidad de proteger a los saharauis, periodistas y, sobre todo, ciudadanos.

– La Fundación Nushatta le pide a Marruecos que respete la libertad de prensa en el territorio marroquí del Sáhara Occidental.

– La Fundación Nushatta considera que el arresto de su periodista de imagen es evidencia de ataques sistemáticos a periodistas que informan sobre el Sáhara Occidental.

– La Fundación Nushatta condena la vigilancia continua a la que están sometidos sus miembros en lugares públicos y en la red.

– Las autoridades marroquíes están tratando de arrestar a periodistas periodistas de la Fundación Nushatta en represalia por sus actividades no violentas.

– La Fundación Nushatta no interrumpirá la denuncia de violaciones de derechos humanos en las partes controladas de Marruecos en el Sáhara Occidental.

– La Fundación Nushatta pide a las ONG de todo el mundo que presionen a Marruecos para que respete los tratados internacionales y las cartas de derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado.

En resumen, está muy claro que el interrogatorio policial de Ibrahim Amrikli se centró principalmente en sus actividades en la Fundación Nushatta. Por un lado, las acusaciones contradictorias e inconsistentes de la policía indican que se le acusa de alguna manera de tráfico de drogas y, por otro lado, se le acusa de estar involucrado en acciones violentas, mientras que los cargos oficiales son diferentes. Estas acusaciones contradictorias reflejan la intención deliberada de las autoridades de ocupación marroquíes de atacar a periodistas de la Fundación Nushatta, que están llenando el vacío debido a la falta de reporteros y medios internacionales en el Sáhara Occidental, una región considerada por Reporteros sin Fronteras como agujero negro.