¿Día del niño? ¿Y los niños saharauis?

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- El Día del Niño es una fecha conmemorativa que se celebra anualmente en honor de los niños, cuya fecha de celebración varía según el país.

En 1925, se proclamó el Día Internacional del Niño en Ginebra durante la Conferencia Mundial sobre Bienestar Infantil.

Se celebra el 1 de junio en la mayoría de los países. La ONU, sin embargo, celebra este día el 20 de noviembre.

La fecha no es para nada importante, lo importante es que se celebre otro día, mientras millones de niños sufren.

Una vez más, celebramos cuando debemos actuar, celebramos cuando debemos evitar guerras, hambrunas y explotación, cuando los niños deben ir a la escuela de manera segura y no tener que esconderse de las fuerzas represivas.

En el Sáhara Occidental, las terribles consecuencias de un conflicto armado no resuelto sobre niños y jóvenes afectan a los niños en los territorios ocupados, los campos de refugiados y la diáspora en diversos grados y de diferentes maneras.

En los territorios ocupados debido a los impedimentos impuestos a los periodistas por el Reino de Marruecos y al difícil acceso de los medios a los territorios ocupados del Sáhara Occidental, este conflicto no encontró el eco que merece.

La brutal ocupación marroquí tiene un impacto en los niños saharauis que afecta su calidad de vida, el acceso a la escuela y la integridad física, los impactos psicológicos son graves. (ver informe: https://www.africanos.eu/images/publicacoes/working_papers/WP_2019_1.pdf)

Todos los mecanismos de la ONU ignoran la situación en que viven los niños saharauis en los territorios ocupados y el impacto que esta ocupación tiene en su vida diaria y en su futuro.

La Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y el Derecho Internacional Humanitario se violan a diario en los territorios ocupados donde la ausencia de un mecanismo de protección de la ONU, UNICEF o la Cruz Roja Internacional deja a la población saharaui y, en este caso, especialmente las generaciones más jóvenes, sin protección contra las autoridades y los colonos marroquíes.

En los campos de refugiados, el exilio en condiciones climáticas muy severas en el desierto argelino y la falta de cobertura de las necesidades básicas afectan la salud de los niños y sus oportunidades futuras son extremadamente limitadas.

Este verano, debido a la pandemia del Covid, se suspendió el programa “Vacaciones en Paz”. Muchos de los niños no tendrán los tratamientos médicos necesarios de los que dependen durante el verano en Europa.

En la diáspora saharaui, los niños se dividen entre diferentes culturas y la distancia de sus familias.

La enfermedad que afecta a estos niños se llama “ocupación”, “silencio” y “complicidad”.

La enfermedad que afecta a estos niños se puede curar fácilmente, todo lo que hay que hacer es respetar e implementar las resoluciones de las Naciones Unidas y permitir que el pueblo saharaui tenga finalmente su independencia.