Activistas de Nueva Zelanda bloquean la entrada de la compañía de fertilizantes Ravensdown

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

odt.co.nz.- Los manifestantes construyeron estructuras improvisadas y están bloqueando la entrada a la planta de fertilizantes Ravensdown en Dunedin, Nueva Zelanda, esta mañana.

Alrededor de 15 manifestantes se reunieron frente a las dos entradas de la fábrica en Ravensbourne alrededor de las 9 am (hora local), la policía llegó poco después.

El grupo protesta por la continua importación de fosfato por Ravensdown del territorio en disputa del Sáhara Occidental, que Marruecos ocupa ilegalmente.

Los manifestantes están bloqueando las entradas y han construido estructuras de madera improvisadas para dificultar el acceso.

El gerente de comunicaciones del Grupo Ravensdown, Gareth Richards, confirmó que está recibiendo un envío de roca de fosfato del Sáhara Occidental que según el “la ONU designa como soberanía indecisa”.

PUSL advierte que las declaraciones del Sr. Richards sobre el estatuto del Sáhara Occidental no son más que demagogia corporativa. La ilegalidad de la ocupación marroquí del Sáhara Occidental es evidente tanto en la opinión de la Corte Internacional, en las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en las resoluciones y declaraciones de la Unión Africana y en las decenas de resoluciones de las Naciones Unidas. El Sáhara Occidental es un territorio que espera la descolonización y se firmó un alto el fuego entre las partes (Marruecos y el Frente Polisario), 16 años después de la invasión, marroquí con la premisa de la celebración de un referéndum de autodeterminación que Marruecos todavía boicotea.

Richards dijo que el envío debería llegar a fines de la próxima semana, dependiendo de la marea y el momento de la descarga.

“Debemos apreciar la llegada del barco, porque miles de empleos en Otago y el resto de Nueva Zelanda dependen del movimiento de insumos y productos agrícolas.

“Como un servicio esencial, Ravensdown está trabajando arduamente para ayudar a los agricultores a cultivar alimentos para exportación ganando los dólares que subsidian la recuperación social y económica de Nueva Zelanda.

“Por lo tanto, es extremadamente decepcionante ver que un puñado de manifestantes locales continúan ignorando intencionalmente el otro lado de la historia”.

El problema sigue siendo complejo, en una parte volátil del mundo, y Ravensdown apoya los esfuerzos de la ONU para buscar una solución política, dijo.

La portavoz de Justicia Ambiental, Otepoti, Abby Spilg-Harris, dice que al continuar comprando e importando fosfato, Ravensdown apoya financieramente la continua ocupación militar del Sáhara Occidental y la opresión del pueblo saharaui.

“Ravensdown tiene sangre en sus manos.

“118 países reconocen esto como un grave abuso de los derechos humanos, pero Nueva Zelanda aún no lo hace”.