El Frente Polisario insta al Consejo de Seguridad de la ONU a incluir los Derechos Humanos en la MINURSO

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Dr. Sidi Mohamed Omar – Representante del Frente POLISARIO ante las Naciones Unidas

Comunicado de Prensa – Nueva York, 7 de julio de 2020

Hoy, el Consejo de Seguridad de la ONU, bajo la presidencia alemana, celebrará un VTC abierto bajo el tema del programa “Operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas: operaciones de paz y derechos humanos”. El objetivo del debate abierto, de acuerdo con la nota conceptual preparada por Alemania, es discutir en profundidad cómo las operaciones de paz pueden contribuir a la promoción y protección de los derechos humanos de manera más efectiva y cuál podría ser el impacto de la integración de los derechos humanos en la implementación general de los mandatos de mantenimiento de la paz, entre otras cosas.

Aunque el Consejo de Seguridad ha incluido componentes de derechos humanos en los mandatos de mantenimiento de la paz desde 1991, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) sigue siendo una excepción a este respecto, ya que la Misión no tiene mandato en derechos humanos. La MINURSO fue creada por el Consejo de Seguridad de la ONU en su resolución 690 (1991), de 29 de abril de 1991, con el mandato de organizar un referéndum sin restricciones militares o administrativas para empoderar al pueblo del Sáhara Occidental, a ejercer su derecho a la autodeterminación, elija entre independencia o integración en Marruecos. Después de 29 años de su establecimiento e implantación en el Territorio, la MINURSO no ha logrado hasta ahora no solo implementar su mandato, sino que tampoco proteger los derechos humanos de los civiles saharauis que viven en los territorios bajo la ocupación ilegal de Marruecos.

Mientras tanto, Marruecos continúa cometiendo violaciones masivas de los derechos humanos de civiles saharauis en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, que han sido documentadas por muchas organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, la Fundación de Derechos Humanos Robert F. Kennedy y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, entre otros. Además, todos los territorios saharauis ocupados están sujetos a un asedio militar y a un apagón total de los medios, donde los observadores y los medios internacionales tienen prohibido ingresar al territorio ocupado, que sigue siendo un verdadero agujero negro de noticias y zona prohibida a los periodistas, según lo descrito por la organización Reporteros sin Fronteras en su informe publicado en junio de 2019.

El Frente POLISARIO con frecuencia instó al Consejo de Seguridad a incluir un componente de monitoreo de derechos humanos en el mandato de la MINURSO, con miras a proteger, monitorear e informar sobre la situación de los derechos humanos en el Territorio, de conformidad con los principios básicos del mantenimiento de la paz en el Territorio de acuerdo con los principios básicos del mantenimiento de la paz de la ONU. Numerosas organizaciones internacionales y africanas de derechos humanos también han instado al Consejo a actuar en esta dirección. Sin embargo, un miembro permanente del Consejo de Seguridad, conocido por su fuerte apoyo a Marruecos, siempre ha impedido que el Consejo aborde o haga alguna recomendación sobre el monitoreo de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, principalmente para garantizar que los graves registros de derechos humanos en Marruecos no estén sujetos a escrutinio ni responsabilidad.

El Secretario General de la ONU ha insistido reiteradamente en que es necesaria una supervisión imparcial, integral y sostenida de la situación de los derechos humanos para garantizar la protección de todas las personas en el Sáhara Occidental. Por lo tanto, es imperativo que el Consejo de Seguridad incluya un componente de derechos humanos en el mandato de la MINURSO, porque es inaceptable que la Misión siga siendo una excepción en un momento en que la promoción y protección de los derechos humanos se está convirtiendo en una prioridad en todas las operaciones de paz de la ONU.