Inacción de Marruecos en relación con la tortura del Grupo Gdeim Izik

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

gdeim izik

PUSL.- Los 19 presos políticos saharauis del grupo Gdeim Izik son un ejemplo del desprecio absoluto de Marruecos por los Mecanismos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a saber, el Comité contra la Tortura y la falta de independencia del CNDH (Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos) como mecanismo de prevención contra la tortura.

Han pasado tres años desde la sentencia del grupo Gdeim Izik en un juicio orquestado por el gobierno marroquí con el único propósito de dar una imagen de justicia e independencia de la ley en relación con el poder político. Sin embargo, no hubo nada más que un gran teatro. No se presentaron pruebas consistentes contra los acusados, ni pruebas forenses ni ninguna otra evidencia que no sean acusaciones políticas. La tortura que sufrieron los prisioneros no fue investigada bajo el protocolo de Estambul, a pesar de que Marruecos la ha recreado con médicos que son funcionarios del gobierno que no tienen independencia y que han hecho informes falsos.

La tortura no se ha detenido y los 19 presos continúan sufriendo confinamiento prolongado, hostigamiento, represalias y negligencia médica intencional.

Maître Olfa Ouled, abogada de estos presos, ha presentado numerosas quejas a las autoridades marroquíes sobre el deterioro del estado de salud de sus clientes, la continua negativa de las autoridades competentes a brindarles a estos presos atención médica adecuada e inmediata y otros abusos contra los derechos humanos, incluidos confinamiento solitario prolongado.

La abogada se dirigió no solo al Ministerio de Justicia, al fiscal general del rey y a la DGAPR (administración de prisiones), sino también a la propia CNDH. Ninguna de estas instituciones ha iniciado una investigación sobre los abusos contra los derechos humanos que sufren estos presos.

Hasta el momento, el fiscal o la CNDH no han respondido a Maitre Ouled sobre los casos de aislamiento prolongado. Esta es una prueba de que la CNDH, el Mecanismo Nacional para la Prevención de la Tortura, no funciona y no tiene independencia, ya que no se ocupa de las quejas ni de la abogada ni de las familias.

El Ministerio de Justicia incluso llegó a responder a Maître Ouled que no era su competencia abordar la falta de acceso médico para los prisioneros, como si la negación de asistencia médica no fuera un tipo de tortura.

Abdallahi Abbahah, Sidahmed Lemjeyd, Houcein Zawi son solo tres de más de una docena de reclusos en este grupo que necesitan asistencia médica urgente y se les niega.

El aislamiento solitario prolongado se aplica a casi todos los detenidos en Tiflet y Ait Melloul, siendo las situación de los presos que tienen sus quejas presentadas ante el Comité contra la Tortura de las peores, ya que sufren represalias.

La situación de estos presos está empeorando cada vez más y el Tribunal de Casación (Tribunal Supremo de Marruecos), que aún no ha emitido una decisión, no da noticias.

Las denuncias formuladas por Maitre Olfa Ouled en nombre de los presos de Gdeim Izik al Comité contra la Tortura recibieron todas las “medidas provisionales” (medidas urgentes), como la liberación provisional o el cese de la tortura y el acceso inmediato a la atención médica, pero no son respetadas por las autoridades Marroquíes.

¿Qué quiere Marruecos? ¿Cuáles son sus intenciones en relación con los mecanismos internacionales que firmó? ¿Estás dispuesto a respetar tus compromisos?

Los compromisos del gobierno marroquí parecen ser los mismos que en el juicio, solo una gran producción teatral con el único propósito de obtener financiación y presentarse como un país democrático, lo que está muy lejos de la realidad.

En este caso, estamos hablando de presos políticos saharauis, lo que implica un número aún mayor de violaciones del derecho internacional por parte del gobierno marroquí, pero abordando solo cuestiones de derechos humanos, a saber, la tortura y el compromiso de Marruecos por poner fin a esta práctica medieval, no hay voluntad política ni independencia judicial.

De hecho, Marruecos muestra claramente con estas acciones su continua falta de respeto por los organismos de derechos humanos de la ONU.

¿Están los ciudadanos marroquíes dispuestos a continuar apoyando un régimen antidemocrático que no respeta sus compromisos internacionales? ¿Es incapaz el sistema judicial marroquí de renovarse y liberarse de las garras de hierro del opresivo régimen monárquico? Parece que aún no.

Maître Ouled dijo que a pesar del silencio de todas las partes involucradas, la lucha por reconocer la inocencia de estos hombres aún continúa y todas estas quejas son solo el comienzo.