Nuevo impulso en el conflicto del Sáhara Occidental: reconstrucción y repoblación de las zonas liberadas

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL / Jornal Tornado.- La República Árabe Democrática Saharaui (RASD) ha decidido reconstruir y repoblar las Zonas Liberadas de su territorio que se extienden desde Argelia hasta Mauritania y a lo largo del muro de separación militar construido por Marruecos que forma una barrera para acceder a los territorios ocupados. Una decisión que podría suponer un cambio profundo en el conflicto del Sáhara Occidental ya que los territorios liberados tienen acceso al Atlántico y su reconstrucción y repoblación abren las puertas a las actividades económicas y al cambio demográfico.

Salem Lebsir, ministro saharaui para la reconstrucción y repoblación de las áreas liberadas, inició una visita a la región acompañado de una numerosa delegación. Brahim Ghali, presidente de la RASD y secretario general del Frente Polisario, anunció el pasado fin de semana el plan de repoblación y reconstrucción, señalando que el objetivo es construir infraestructura en los territorios liberados que permita el fortalecimiento y consolidación de la soberanía saharaui sobre su territorio.

“Nuestra presencia en las regiones que liberamos es valiosa y un desafío a todas las dificultades y ambiciones del enemigo. Esto nos obliga a dar pasos decisivos e iniciativas en la reconstrucción de otras regiones del estado saharaui”, enfatizó.

Esta medida fue una de las principales recomendaciones del XV congreso del Frente Polisario en diciembre de 2019.

La capital provisional de la RASD es Bir Lehlu, ya que la capital del Sahara Occidental, la ciudad de El Aaiun se encuentra bajo ocupación marroquí desde 1975. Fue en Bir Lehlu donde se inició una serie de reuniones con funcionarios de los municipios y militares para evaluar la necesidades, establecer prioridades y recoger propuestas.

Mohamed Zrug, delegado del Frente Polisario en Andalucía explicó a la agencia española EFE que la intención es, por un lado, consolidar la soberanía saharaui en los territorios liberados, es decir, más y mejor presencia administrativa de la RASD, y por otro lado hacer esfuerzos concretos para dignificar la vida del pueblo saharaui: es decir, más y mejores servicios sociales para la población de los territorios liberados.

Zrug afirma que este plan tiene una lectura política clara y que el bloqueo existente que desde el exterior se opone a una solución justa y lícita al conflicto saharaui y que hay una clara colusión de ciertos países con la Política marroquí para ignorar la solución. “Los saharauis tienen derecho a apostar por soluciones que no pongan en peligro su futuro”, añadió Zrug a EFE.

A su juicio, esta es otra forma de resistencia y “este compromiso de construir el futuro en la parte liberada de nuestro país, de norte a sur, es un acercamiento, una salida que todos debemos apoyar, porque significa que los saharauis miran hacia el futuro, tener esperanza en la libertad. Es una apuesta por la paz “.

15 organizaciones no gubernamentales, en su mayoría españolas, ya han manifestado su apoyo a este proyecto.

Consecuencias politicas

La RASD es reconocida por más de 80 países en todo el mundo y es miembro fundador de la Unión Africana. El Frente Polisario, el movimiento de liberación nacional saharaui es el representante legítimo del pueblo saharaui ante las Naciones Unidas. Al decidir así consolidar las fronteras y la presencia en los territorios liberados, se da un nuevo impulso en la arena política. Además, el hecho de que los territorios liberados incluyan el acceso al Atlántico en la pequeña localidad de La Guera puede, en el futuro, impulsar nuevas actividades productivas.

El deliberado estancamiento de Marruecos en la resolución del conflicto que debería haber terminado en 1991 con la celebración del referéndum de autodeterminación que fue la base del acuerdo de alto el fuego cuando el Polisario ganaba la guerra, se destaca ahora con esta decisión.

Recordamos que Marruecos anunció la construcción de un ferrocarril que iría a los territorios liberados en la zona de amortiguamiento de El Guergarat y cerca de La Guera, con el refuerzo y repoblación, este proyecto (ilegal y contrario al derecho internacional) ya no se presante facil de concretar.

La expansión de la presencia de la RASD en los territorios liberados y el refuerzo de las infraestructuras podrían incluso conducir a una nueva mirada por parte de la comunidad internacional sobre el conflicto.

También el tráfico de drogas marroquí que se ha intensificado en los últimos años, atravesando los territorios liberados y la zona de amortiguamiento, será así más fácilmente detectado y prevenido, aumentando aún más las incautaciones y destrucción de drogas por parte de las autoridades saharauis.