Recurso interpuesto por Polisario será examinado por Tribunal de Justicia de la Unión Europea

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL.- El Tribunal de Justicia de la Unión Europea aceptó el análisis de la denuncia interpuesta por el Polisario, relativa a la violación de la UE al incluir productos de los territorios ocupados del Sahara Occidental en el acuerdo de asociación UE / Marruecos.

El 23 de junio de 2020, el Frente Polisario interpuso un recurso de casación ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, solicitando la anulación de la decisión del Consejo de la UE que no respetó las decisiones del Tribunal Europeo.

La decisión adoptada por el Consejo de la Unión Europea utilizó un subterfugio y un cambio de vocabulario para lograr su objetivo y eludir el derecho internacional. Todo el proceso estuvo marcado por la corrupción e incluso el despido de un miembro del Parlamento Europeo (ver artículo aquí).

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha acordado examinar el recurso de casación del Polisario interpuesto el 23 de junio y que implica la solicitud de anulación de la decisión del Consejo relativo al control de la aplicación de las disposiciones del Acuerdo de 25 de octubre de 2018 por el que se modifica la los protocolos No. 1 y No. 4 del marco de asociación entre Marruecos y la UE.

Según Gilles Devers, abogado del Frente Polisario, el Consejo carece de competencia para adoptar la decisión, ya que ni la Unión Europea ni el Reino de Marruecos tienen competencia para celebrar un acuerdo internacional aplicable al Sáhara Occidental, en sustitución del pueblo saharaui y a su representante legal, el Frente Polisario. Esta denuncia se suma ahora a la apelación anterior de Devers contra la decisión No. 2019/217 del Consejo de la UE de 28 de enero de 2019 sobre la inclusión de productos originarios del Sáhara Occidental en el acuerdo con Marruecos.

El Frente Polisario ha decidido luchar en el ámbito legal de la Unión Europea y parece que este camino está lejos de terminar. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea tendrá grandes dificultades para hacer cumplir el derecho internacional, que siempre parece ignorarse cuando se trata de Marruecos.