Dra. Raabub Mohamed: “Nuestra tarea es defender nuestro derecho inalienble a nuestra patria”

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

PUSL – Jornal Tornado .- La Dra. Raabub Mohamed Lamin, es médica y saharaui, en una entrevista con PUSL y Jornal Tornado, nos cuenta su realidad como mujer, madre, médica y saharaui, y la lucha por la independencia de su país. Nació en el Sahara Occidental, creció en campos de refugiados, estudió en Cuba y vivió y trabajó en Portugal y España. Una verdadera hija de las Nubes como se les llama a los saharauis, una nómada no por elección sino por las exigencias de la vida de un pueblo bajo ocupación.

Háblanos de la política de exterminio saharaui que practica el Reino de Marruecos.

– Dra. Raabub, ¿dónde nació? ¿Cómo fue a los campos de refugiados en el sur de Argelia?

Nací en el Sáhara Occidental, en la parte que ahora ocupa Marruecos. Tenía alrededor de un año cuando Marruecos invadió el Sahara Occidental en 1975. La población saharaui tuvo que huir, comenzó el éxodo.

Crucé el desierto en el regazo de mis padres, a cientos de kilómetros de distancia hasta llegar a Tinduf, en el sur de Argelia, donde comenzaron a construirse los campos de refugiados. Pero antes de llegar a la frontera con Argelia, los marroquíes comenzaron a bombardear a la población civil que huía. El objetivo era uno y solo uno, el exterminio de los saharauis. Muchos saharauis murieron, muchos desaparecieron y otros resultaron gravemente heridos.

Quienes lograron llegar a los lugares donde se encuentran ahora los campos de refugiados, se encontraban en malas condiciones físicas y psicológicas. No solo las semanas de huida, sino también el hambre y la sed que tuvieron que soportar, el miedo constante y las bombas, las pérdidas de seres queridos.

En los campos de refugiados vivimos en medio de la nada, tuvimos que construir y reinventar nuestro espacio, con poco o casi nada logramos organizar y crecer. Poco a poco llegó alguna ayuda internacional.

– Los marroquíes y el gobierno marroquí manifiestan públicamente que no invadieron el Sahara Occidental, sino que “liberaron” a los saharauis, que la invasión de la “marcha verde” fue pacífica y solo con colonos, ¿qué opinas de esta afirmación?

(Raabub se ríe) Creer lo que dicen los marroquíes es realmente no creer en nada. Los marroquíes invadieron el Sáhara Occidental, esto es un hecho, no es algo que nos inventemos, la ONU es testigo de esto, al igual que la comunidad internacional. España es un testimonio de ello. Marruecos y el Sáhara Occidental son dos países completamente diferentes a pesar de ser vecinos. Tenemos diferentes culturas, idiomas, sociedades, tradiciones, vestimenta e historia. Marruecos fue colonizado por Francia, nosotros por España.

Los hechos son claros, desde 1975 hasta hoy los marroquíes nunca quisieron “liberar” a nadie, solo tienen un objetivo: el exterminio total de la población saharaui.

Comenzaron con el bombardeo de la población que huía para exterminar a los saharauis, luego construyeron el mayor muro de separación militar en funcionamiento de 2720 km de largo que divide el Sáhara Occidental, altamente fortificado y equipado militarmente, con cientos de miles de soldados y a lo largo de ese muro colocaron minas antitanques y antipersona que se cobraron miles de vidas y siguen cobrando vidas y causando víctimas a diario.

No vinieron a liberar a nadie, vinieron a ocupar y matar y robar nuestras riquezas naturales de forma intensiva y salvaje porque saben que tarde o temprano tendrán que salir de nuestro país y están robando tanto como pueden.

No hay libertad de expresión, circulación, asociación o prensa, es la prisión al aire libre más grande del mundo. No hay libertad, no hay dignidad y no hay justicia, porque para el ocupante marroquí, los saharauis son ciudadanos de tercera clase, no tienen derechos, y si hablan del derecho a la libertad de su pueblo, son arrestados, violados y / o encarcelados.

Por eso, no vinieron a liberar a nadie, vinieron a exterminar, robar y encarcelar.

– ¿Cuál es el papel de las mujeres saharauis en la diáspora en la lucha por la independencia?

Nuestro papel es cada vez más relevante, no estamos en la lucha armada como antes cuando las mujeres tenían que construir y reinventar un espacio en los campos de refugiados, pero seguimos presentes en las tareas de educación, salud, administración. Hoy, las mujeres de la diáspora tienen otra tarea, otra lucha, la lucha no violenta.

La lucha no violenta por la independencia de nuestro país está presente en los territorios ocupados, en los campos de refugiados, pero también en la diáspora donde las mujeres han destacado.

Organizamos y participamos en manifestaciones, debates, conferencias, exposiciones, siempre con el objetivo de visibilizar el conflicto del Sáhara Occidental y la necesidad de lograr nuestra independencia y paz, nuestro legítimo derecho a la autodeterminación según las resoluciones de Naciones Unidas y del derecho internacional.

Nuestra tarea es romper el silencio y no dejar que el mundo olvide a los saharauis y su derecho inalienable a su patria. Esta denuncia está presente no solo en eventos organizados sino en nuestra vida cotidiana, en el trabajo con nuestros compañeros, en la calle con gente que conocemos, en los barrios donde vivimos. Intentamos que los medios de comunicación hablen de nuestra causa y así romper el terrible silencio sobre nuestra causa y mantener viva la llama de nuestra lucha que muchos quisieran apagar. Las mujeres saharauis en la diáspora tienen que hacerse oír, ya que las mujeres saharauis en los campos de refugiados y territorios ocupados no tienen muchas oportunidades de ser escuchadas en la arena internacional.

– Educar a los niños que viven en la diáspora, manteniendo y transmitiendo tradiciones es sin duda un desafío. ¿Cómo se identifican los niños? ¿Cómo los saharauis?

Educar a los niños fuera de su país, de su cultura, no es una tarea fácil. Es una tarea que necesita muchos ingredientes. Primero, cabe señalar que los niños ven y aprenden nuestras actitudes, lo que hacemos y no tanto lo que les decimos. Entonces, para educar a mis hijos en mi cultura, en mi idioma, en la tradición y la historia de mi país, tengo que ser un ejemplo. Desde pequeño les enseño la historia de mi país, nuestra realidad que es su realidad aunque no nacieron en nuestro país y están creciendo y educándose en el exterior. Tienen que conocer nuestra realidad, nuestra lucha y yo trato de luchar para que mis hijos vean que yo lucho por una causa y ellos hagan lo mismo y sientan lo mismo. De hecho, mis hijos desde muy pequeños van conmigo a todas las manifestaciones, llevan la bandera del Sahara, saben lo que significan los colores de nuestra bandera, porque insisto en enseñarles, contando la historia de nuestro país, la lucha de nuestro pueblo y hacerlos partícipes activos de esta lucha y esa es la única manera de hacerles sentir que esta lucha también es de ellos aunque hayan nacido y se hayan criado lejos de su tierra natal.

El idioma, factor cultural muy importante, no es fácil para un niño que nació en el extranjero donde habla y estudia otro idioma intentar inculcarle que tiene que hablar hassania (lengua árabe saharaui). No es suficiente decir que tienen que aprender, la propia familia tiene que hablar de Hassania en casa, pero vi que esto solo no es suficiente. Creo que los niños de la diáspora tienen que pasar algún tiempo de sus vacaciones en campos de refugiados para aprender realmente el idioma y la cultura, rodeados de niños y adultos saharauis. En este momento de experimentar la realidad en los campos de refugiados, los niños de la diáspora aprenden más rápido y casi intuitivamente no solo el idioma, sino todas las tradiciones, juegos, la vida cotidiana de los saharauis y las dificultades de vivir como refugiados.

Los padres saharauis en la diáspora tenemos que hacer estos esfuerzos para que nuestros hijos creen estos vínculos con su lengua, su cultura y su realidad.

– En su opinión, ¿los jóvenes saharauis anhelan la independencia del Sáhara Occidental?

No tengo ninguna duda, todos los saharauis quieren que su país sea independiente. Marruecos no quiere celebrar el referéndum de autodeterminación que acordó y ratificó porque sabe que perderá. Todos queremos la independencia del Sahara, tanto los jóvenes como el resto de la población, por eso podemos ver la participación de los jóvenes en actividades y protestas en todos los lugares donde estamos presentes y, a menudo, ellos mismos son los organizadores y líderes de estas iniciativas.

– ¿Viviste en 4 culturas, saharaui, cubana, portuguesa y española, cómo mantienes tu identidad saharaui?

Tanto yo como muchos saharauis tenemos esta “riqueza cultural” a la que nos vimos obligados por las circunstancias de la ocupación y el exilio. Pero lejos de habernos alejado o perder nuestra cultura saharaui, de hecho, en mi opinión, reforzó nuestra identidad saharaui. Estos viajes e idas y venidas no son hechos por nuestra elección o decisión, sino por la realidad del conflicto en el Sáhara Occidental. Estas experiencias refuerzan y enriquecen nuestra identidad, solidifican aún más la nacionalidad saharaui en nosotros.

En mi caso, pasé aproximadamente una década en cada sitio. Un poco más de una década en los campos de refugiados, un poco más de una década en Cuba, un poco más de una década en Portugal y hace casi una década en España. En realidad, al vivir en cada una de las culturas, adquirimos cosas de cada una de ellas, y con las cosas positivas que se aprenden en cada una de ellas, enriquecemos nuestra propia cultura. Personalmente, mientras más culturas conozco, más países conozco, más me apego a la identidad y cultura saharaui. Intento introducir las cosas positivas de otras culturas y así reforzar el pilar fundamental: mi identidad saharaui.

– Médica y saharaui – ¿Tiene responsabilidades adicionales?

Mucha responsabilidad adicional, soy médica saharaui y vivo y trabajo en la diáspora. Es una doble responsabilidad porque por un lado tengo mi trabajo que hago en España, pero a veces estoy en dos lugares a la misma hora, pasa casi todos los días. Mi teléfono funciona las 24 horas para atender todas las “telemedicinas” (consulta vía telefónica) que recibo del desierto. Suelo decir que estoy en un banco de emergencia las 24 horas del día, los 365 días del año. Así que tengo la responsabilidad de mi trabajo aquí y mi responsabilidad como médico para mi gente. Pero este no es solo mi caso, es lo mismo con mis compañeros médicos saharauis y otras profesiones. Siempre tenemos una responsabilidad adicional y siempre estamos pensando en nuestra gente y en cómo podemos ayudar. De hecho, las mujeres saharauis que estudiamos en Cuba tenemos una asociación humanitaria en el campo de la medicina para ayudar a nuestro pueblo lo mejor posible. Pero hay muchas otras asociaciones en la diáspora y tenemos un coordinador para todas las asociaciones.

– Dolor de ausencia y separación, ¿es algo que sientes a diario?

El dolor de la ausencia es algo permanente en mi vida y en la de cualquier saharaui. No estamos divididos, estamos divididos 3 y 4 veces, no por elección sino por el conflicto en el que vivimos en el Sáhara Occidental.

Estamos separados entre campos de refugiados, territorios ocupados, territorios liberados y la diáspora. Recuerdo que había llegado recientemente a Portugal y vi un programa de televisión sobre una reunión de familiares que habían perdido el contacto. Esto me conmovió, me conmovió profundamente porque esta es mi situación, así es la vida de los saharauis, nacimos y crecimos separados, sin poder ver a nuestras familias. Cualquier saharaui tiene familiares esparcidos por diferentes lugares que no puede visitar ni ver debido a la ocupación. Nos identificamos con todas las situaciones que están relacionadas con la separación, una película, una entrevista, una historia, un artículo, empiezo a llorar. Tuve que dejar mi casa a los 12 años para vivir a más de una década lejos de todos los miembros de mi familia, para poder estudiar y como yo cientos, miles de saharauis caminan de un país a otro o están esperando de uno u otro lado del muro.

– ¿Cuál sería su tarea en caso de un regreso a la guerra?

Espero que no sea necesario volver a la lucha armada y la guerra y que se implemente la solución pacífica acordada.

Pero si eso no es posible y si volvemos a la guerra, siempre estaré al lado de mi gente y la decisión que tome la RASD. En este escenario, y como soy médico, probablemente esta sea mi tarea como lo ha sido hasta ahora, pero estoy disponible para realizar otras tareas si es necesario, sin ningún problema.