Ex enviados personales de EEUU del Secretario General de la ONU critican enérgicamente el reconocimiento de Trump de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental

PUSL.- Tras el anuncio del presidente Trump el jueves pasado de un acuerdo negociado por Estados Unidos entre Marruecos e Israel para normalizar las relaciones a cambio del reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental de Estados Unidos, el exsecretario de Estado James A. Baker III y Cristopher Ross, ambos ex enviados personales de los Secretarios Generales de la ONU al Sáhara Occidental, emitieron declaraciones en las que criticaron enérgicamente la decisión unilateral de Trump.

Para hacer el pacto, Trump anuló décadas de política estadounidense, reconociendo la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental y desconsiderando todas las resoluciones de la ONU sobre el territorio, así como la opinión de la Corte Internacional de Justicia(1), que afirma claramente que Marruecos no tiene derechos de soberanía sobre el territorio confirmada en las decisiones de la Corte Europea de Justicia en 2016 y 2018 y del Departamento de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas, que en enero de 2002 confirmó y ratificó el veredicto de 1975 de la Corte Internacional de Justicia sobre la cuestión del Sahara Occidental reiterando la naturaleza del problema del Sáhara Occidental como una cuestión de descolonización, estableciendo claramente que Marruecos no tiene soberanía.

El viernes, el exsecretario de Estado James A. Baker III enviado personal del Secretario General de las Naciones Unidas al Sáhara Occidental de 1997 a 2004, emitió la siguiente declaración sobre el asunto:

“Si bien apoyo firmemente los Acuerdos de Abraham, la forma adecuada de implementarlos fue la forma en que se hizo con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán, y no intercambiando cínicamente los derechos de autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental. Estoy de acuerdo con el senador James Inhofe, al caracterizar este desarrollo como “impactante y profundamente decepcionante”, parece que los Estados Unidos de América, que se basaron principalmente en el principio de autodeterminación, se han apartado de este principio en relación con el pueblo del Sáhara Occidental. (https://www.bakerinstitute.org/news/statement-of-james-a-baker-iii-regarding-morocco-and-western-sahara/)

Christopher Cross, quien se desempeñó como Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental de 2009 a 2017, también hizo una declaración pública en Facebook (https://www.facebook.com/christopher.ross.792740/ ).

“Esta decisión tonta e irreflexiva contraviene el compromiso de Estados Unidos con los principios de no adquisición de territorio por la fuerza y ​​el derecho de los pueblos a la autodeterminación, ambos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. Es cierto que hemos ignorado estos principios cuando se trata de Israel y otros, pero eso no excusa para ignorarlos en el Sáhara Occidental e incurrir en costos significativos para nosotros en términos de estabilidad y seguridad regional y en nuestras relaciones con Argelia.
El argumento de que algunos en Washington han defendido durante décadas que un estado independiente en el Sáhara Occidental es otro mini-estado fallido es falso. ”

Ross aclaró que el movimiento Frente Polisario para la Liberación del Sáhara Occidental demostró, al establecer un gobierno en el exilio en los campos de refugiados del Sáhara Occidental en el suroeste de Argelia, que es capaz de liderar un gobierno ”.

El exenviado personal de la ONU señaló que Estados Unidos siempre ha expresado su apoyo tanto al proceso de negociación facilitado por la ONU como, desde 2007, al plan de autonomía de Marruecos como UNA posible base de negociación.

“La palabra UNA es crucial porque implica que pueden surgir otros resultados y así asegura que el Polisario permanezca en el proceso de negociación en lugar de retirarse a una reanudación de la guerra abierta que prevaleció de 1976 a 1991. Fue en ese año que Marruecos y El Polisario acordó un plan de resolución de la ONU que prometía un referéndum a cambio de un alto el fuego. Pasados trece años tratando de llegar a un acuerdo sobre una lista de votantes elegibles, los últimos siete de los cuales estaban bajo la supervisión de James Baker, estos esfuerzos fracasaron porque Marruecos decidió que un referéndum era contrario a su (reclamo de) soberanía y, al hacerlo, no encontró resistencia del Consejo de Seguridad. Lo que llevó a Baker a renunciar en 2004 “, escribió Ross.

Refiriéndose a la renuncia del enviado más reciente en 2019, el ex presidente alemán Horst Koehler, Ross dijo que la razón oficial de su renuncia fue “por razones de salud”, sin embargo, Ross cree que es “más probable por disgusto por la falta de respeto de Marruecos y los esfuerzos para impedir su trabajo (como hicieron conmigo). El secretario general de la ONU está buscando otro enviado más. Los que se han acercado hasta ahora se han opuesto, probablemente porque reconocen que Marruecos quiere a alguien que se convierta en su defensor en lugar de permanecer neutral y quien, como resultado, se estaría embarcando en una “misión imposible”.

Ross es muy claro sobre las consecuencias de la decisión de Trump. “La decisión del presidente Trump de reconocer la soberanía marroquí debilita cualquier incentivo para que el Polisario permanezca en este proceso. También amenaza las relaciones de Estados Unidos con Argelia, que apoya el derecho de los saharauis a decidir su propio futuro a través de un referéndum, y socava el crecimiento de nuestros lazos existentes en energía, comercio y seguridad y cooperación militar. En resumen, la decisión del presidente Trump garantiza la continua tensión, inestabilidad y desunión en el norte de África “.

La posición de las Naciones Unidas sobre el Sáhara Occidental se mantiene sin cambios a pesar de la posición expresada por el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, el jueves por la noche (10/1272020).

“Sobre el tema de la soberanía, la posición del secretario general permanece sin cambios. El SG sigue convencido de que es posible una solución a la cuestión del Sáhara Occidental, y esto está en línea con las Resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad”, dijo Dujarric. .

Además de esta declaración, decenas de países ya han condenado la decisión de Trump y han reafirmado su posición en línea con las resoluciones pertinentes de la ONU que tienen claro que el Sáhara Occidental es un Territorio No Autónomo pendiente de descolonización y el derecho inalienable a la autodeterminación del pueblo saharaui, es vinculante para todos los Estados por su carácter erga omnes(2) y por el cumplimiento de las reglas del jus cogens(3).

La pregunta sigue siendo: ¿es legal la decisión de Trump?

La decisión de Trump es tan ilegal como la retirada española del Sáhara Occidental sin poner fin al proceso de descolonización. No se puede simplemente vender o entregar un territorio y su gente. El derecho internacional no permite que se transmita la soberanía de un territorio no autónomo sin la aquiescencia de su pueblo. Ésta es también la base que hace que los Acuerdos Tripartitos de Madrid sean radicalmente nulos, por lo que España sigue siendo el Poder Administrativo del territorio y Marruecos solo poder ocupante.

Trump parece desconocer todo lo anterior, así como a sus asesores legales que desconocen la naturaleza jurídica del territorio del Sahara Occidental, lo cual resulta extraño, dado que EE.UU. asiste a las sesiones del IV Comité de Descolonización de Naciones Unidas y es miembro permanente del Consejo de seguridad.

O, peor aún, son conscientes, pero simplemente descartan el derecho internacional cuando no les conviene, lo que es un precedente peligroso para todos los países y pueblos del mundo.


(1) En 1975, la Corte Internacional de Justicia de La Haya dictaminó que, aun considerando las características especiales de ese Estado, ninguno de los actos nacionales e internacionales, ni las demás pruebas presentadas y estudiadas, demostraron la existencia de lazos de soberanía entre el Sáhara Occidental y Marruecos.
(2) Erga omnes es una frase latina que significa “para todos”. En terminología legal, los derechos u obligaciones erga omnes se deben a todos.
(3) Los principios que constituyen las normas del derecho internacional que no pueden ser ignorados.