Haddi, preso político saharaui cumple 28 días de huelga de hambre

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)


PUSL.- Haddi, preso político saharaui cumple 28 días de huelga de hambre, recibe amenazas de muerte y su casa familiar fue atacada

El preso político saharaui Mohamed Lamin Haddi, del grupo Gdeim Izik, actualmente detenido en Tiflet2, inició una huelga de hambre el 13 de enero.

El Sr. Haddi, quien completó 28 días de huelga de hambre hoy, fue visitado ayer por la tarde por una enfermera de la prisión.

La enfermera comenzó a amenazar al Sr. Haddi diciendo que si no paraba la huelga de hambre lo enviarían a la celda de aislamiento / castigo “Kacho”, aunque el Sr. Haddi ha estado en confinamiento solitario prolongado desde 2017. “Kacho” es temido por todos los presos en las cárceles marroquíes, ya que es un espacio minúsculo sin ventilación que parece una caja o un ataúd.

Además, la enfermera dijo que la prisión no tenía conocimiento de la huelga de hambre y que el señor Haddi debería solicitar una “reunión” con la administración penitenciaria de Tiflet2 para informarles y, en consecuencia, solicitar una consulta médica.

El Sr. Haddi se negó a solicitar una reunión y no detendrá la huelga de hambre.

Su abogada francesa, Maître Olfa Ouled, había enviado una denuncia al procurador del Rey el 16 de noviembre, con copia a la DGARP (Delegación General Marroquí de Penitenciarías y Reinserción), la CNDH (Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos) y al Ministerio marroquí de Justicia.

El 19 de enero, el Sr. Haddi recibió la visita de un representante de la DGAPR a quien Haddi le comunicó que se negaba a detener la huelga de hambre hasta que estuviera en otra prisión y más cerca de su familia.

Está claro que la administración de Tiflet2 está bien informada sobre la huelga de hambre.

Esta nueva amenaza y la declaración de que la administración penitenciaria no está informada de la Huelga de Hambre, a través de una enfermera cuya única tarea fue transmitir esta información, ya que no midió la presión, ni controló el peso del señor Haddi ni realizó ningún procedimiento médico normal en caso de huelga de hambre, es una prueba más que suficiente de los graves malos tratos y negligencia médica a los que es sometido el Sr. Haddi y de la ausencia total de medidas para asegurar su supervivencia. Una flagrante violación por parte de las autoridades marroquíes de sus propias leyes y de los convenios internacionales que han ratificado.

Esta tarde (9 de febrero de 2021) la casa de la familia del Sr. Haddi en la ciudad ocupada de El Aaiun fue rodeada por policías marroquíes que impidieron cualquier visita a la familia e intentaron ingresar a la casa por la fuerza.

La familia del señor Haddi ha denunciado la situación del preso político en todas las redes sociales, en especial su madre, quien ha realizado varios videos pidiendo a los Mecanismos de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y ONG internacionales que intervengan en el caso de su hijo, sino también de los demás presos políticos del Grupo Gdeim Izik.