Continental deja el Sáhara Occidental ocupado

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

wsrw.org.- La empresa alemana Continental no ha renovado su contrato de suministro con la empresa nacional marroquí de fosfatos que explora la controvertida mina de fosfato en el Sáhara Occidental.

El contrato entre la subsidária ContiTech de Continental e la OCP, empresa estatal de fosfato de Marrocos que explora ilegalmente as reservas de fosfato de Bou Craa en el Sahara Ocidental ocupado, no fue renovado, informo Continental a Western Sahara Resource Watch (WSRW) en una comunicación esta semana.

“Felicitamos a Continental por no continuar con los suministros a la mina en el Sáhara Occidental. Marruecos no tiene derecho a explotar la mina de fosfato en tierras ocupadas. Estos recursos pertenecen al pueblo saharaui oprimido”, dijo Sara Eyckmans de WSRW.

La empresa envió una carta inicial a WSRW el 10 de febrero de 2021, aunque hoy aclaró que esto significa que la empresa “por lo tanto, no tiene un contrato o acuerdo existente” para el territorio.

Continental es la segunda empresa en pocos meses que anuncia el cierre de las operaciones de servicio de OCP en el Sáhara Occidental. En octubre de 2020, la empresa sueca de equipos de minería Epiroc anunció que ya no proporcionará equipos de perforación para la controvertida mina de fosfato de Bou Craa en el Sáhara Occidental ocupado. Una docena de clientes de OCP han dejado de comprar minerales en conflicto por cuestiones de derechos humanos y derecho internacional, como se describe en los informes comerciales anuales de WSRW.

El contrato, que preveía el suministro de repuestos de ContiTech a las instalaciones del transportador de OCP, expiró el 30 de junio de 2020.

Continental y OCP han estado en diálogo durante más de un año para renovar el contrato. Continental informó a WSRW en enero de 2020 que las negociaciones estaban en marcha y que la cuestión del Sáhara Occidental se abordaría en las negociaciones.

En junio de 2020 expiró el contrato. “El contrato de suministro al que se refiere aún no se ha ampliado. Si se va a firmar un nuevo contrato y, de ser así, cuál sería su contenido, no se puede decir en este momento ”, dijo la Junta Ejecutiva de Continental AG en la Reunión General Anual de la compañía el 14 de julio de 2020 en respuesta a las preguntas de WSRW. .

WSRW ha estado en diálogo con Continental desde 2017. Con el tiempo, otros grupos han captado nuestras preocupaciones sobre la participación de la compañía en la última colonia de África. Varias ONG alemanas pidieron a la empresa en marzo de 2020 que “cumpla con su responsabilidad corporativa y no proporcione apoyo económico a la ocupación de partes del Sahara Occidental por Marruecos en violación del derecho internacional”. Además, Continental tuvo que abordar el problema en su Asamblea General de 2020 después de las preguntas de los accionistas. Las operaciones de la compañía se cubrieron en mayo de 2020 en el diario alemán die tageszeitung.

A través de su subsidiaria ContiTech, Continental jugó un papel clave en el mantenimiento de la cinta transportadora de 100 km de largo que transporta la roca fosfórica desde la mina Bou Craa hasta el mar, desde donde se envía a los clientes internacionales.

La participación de Continental en el Sáhara Occidental comenzó en 1971, cuando el territorio todavía estaba colonizado por España. Ese año, ContiTech entregó una cinta transportadora ST 2500 Stahlcord a un fabricante de instalaciones que fue contratado por el operador de la mina. Después de que Marruecos invadió y anexó partes del territorio, ContiTech celebró un acuerdo marco con OCP para garantizar piezas de repuesto para la cinta transportadora cuando fuera necesario. El acuerdo cubría todos las localizaciones de OCP, incluida la mina de fosfato en el Sáhara Occidental ocupado, que es operada ilegalmente por OCP a través de su subsidiaria Phosboucraa.

En 2015, ContiTech inició la construcción de una unidad de producción de cintas transportadoras en Jorf Lasfar, un área en Marruecos que alberga las operaciones de fosfato más grandes del país. La producción en la fábrica comenzó en 2017.

El proveedor más central de la mina OCP es hoy Siemens Gamesa, cuyos parques eólicos proporcionan la energía para el desarrolo de las operaciones. Siemens Gamesa fue excluida en enero de las carteras de la mayor gestora de fondos privados de Noruega debido a su contribución al incumplimiento de la legislación internacional por Marruecos.

“Hacemos un llamado a Siemens Gamesa para que siga el ejemplo de Continental y Epiroc. Apoyar la operación de la mina OCP en el Sáhara Occidental es una grave violación de los estándares éticos fundamentales ”, dijo Eyckmans.