Los ataques marroquíes contra Sultana Khaya son signos de debilidad del Reino

PUSL.- Sultana Khaya, activista de derechos humanos saharaui, y toda su familia inmediata han sido víctimas de brutales ataques físicos, arresto domiciliario, vigilancia constante y acoso desde el 19 de noviembre de 2020.

La agresión aumentó y Sultana declaró públicamente que “las autoridades de ocupación marroquíes tienen la intención de eliminarme físicamente”.

El 13 de febrero, la brutalidad de los ataques de las fuerzas de ocupación marroquíes aumentó significativamente con otro ataque contra Sultana y su hermana Elwaara.

Según fuentes de los territorios ocupados, dos de los atacantes fueron identificados como los agentes marroquíes Hakim Amern y su adjunto, Mohamed Madi.

Sultana Khaya apeló a las organizaciones internacionales de derechos humanos que brinden a los civiles saharauis indefensos la protección necesaria contra las prácticas represivas del régimen marroquí. Desde el fin del alto el fuego, que fue violado por el Reino de Marruecos el 13 de noviembre del año pasado, los territorios ocupados han estado bajo un asedio aún mayor.

La familia de Sultana Khaya está preocupada por sus heridas, al nivel de su único ojo. El otro ojo ya había sido sacado por la fuerza por las autoridades marroquíes en 2007.

El régimen marroquí, a través de su CNDH (Consejo Nacional de Derechos Humanos), hizo público que visitó Sultana Khaya para iniciar una investigación.

Según Sultana Khaya, “la declaración publicada por la CNDH es una mentira y ella nunca les habló”.

El Consejo Nacional de Derechos Humanos Saharaui (CONSADAH) dijo que las declaraciones “no son más que una estratagema para encubrir los horrendos crímenes que la activista y su familia han sufrido a manos de las fuerzas de seguridad marroquíes”.

El comunicado no es más que una mentira y una contradicción con la realidad, en un despreciable intento que pretende “engañar a la opinión pública nacional e internacional”. agregó CONSADAH en su nota de prensa

La Comisión Saharaui de Derechos Humanos recordó al Comité Internacional de la Cruz Roja que cumpla su misión y proteja a la población civil saharaui que sufre bajo la ocupación y les instó a asumir sus responsabilidades en el Sáhara Occidental por ser un territorio no autónomo cuya descolonización aún está pendiente y cuya población aún no disfruta del derecho a la libre determinación y la independencia.

El presidente del CICR, Peter Maurer, no tiene intención de actuar

En una reciente entrevista sobre el coronavirus (https://www.elperiodico.com/es/cuaderno/20210213/peter-maurer-vacunas-africa-coronavirus-11507114), Peter Maurer respondió a la pregunta “-¿Qué opina sobre las tensiones en el Sahara Occidental? ”
-Es una situación muy delicada la que estamos siguiendo. Pero creemos que la acción política aún puede prevenir una mayor escalada, y creemos que otros actores deben intervenir, comenzando por la ONU, que tiene un papel importante que desempeñar en este tema.

La pregunta entonces es si el CICR esperará por una solución y entonces ya no será necesaria su asistencia. Durante décadas, se ha pedido al CICR que intervenga para ayudar a las víctimas saharauis de los crímenes del régimen de ocupación marroquí, pero siempre ha rehuido sus responsabilidades. Ni siquiera los presos saharauis en las cárceles marroquíes han sido visitados por el CICR durante más de dos décadas.

La otra pregunta es qué opinan los estados donantes del CICR sobre esta “inacción” del CICR, cuyo mandato es muy claro en el caso del Sáhara Occidental, que responde a todos los criterios de una población que necesita urgentemente su intervención.

El reino de Marruecos muestra su debilidad

Los ataques a una familia de mujeres, Sultana, su hermana y su anciana madre son un intento desesperado de intimidar a la población saharaui.

En una visita a una escuela en Lisboa en 2008, una niña le preguntó a Sultana Khaya, que estaba hablando con un grupo de niños:

Y ahora que te sacaron un ojo, te golpearon, destruyeron tus cosas y le hicieron cosas horribles a tu gente, ¿volverá Sultana y seguirá luchando por la libertad de tu país? ”

Sultana respondió “sí, por supuesto” y la niña asintió.

Marruecos no parece entender que atacar a los saharauis solo demuestra la fragilidad de sus afirmaciones cuando intentan fingir que todo está bien en el Sáhara Occidental.

Los ataques contra civiles, que están completamente desarmados y cuyo único delito es exigir el respeto del derecho internacional, no es solo un delito, es una prueba de que el Reino de Marruecos es mucho más débil de lo que pretende mostrar.

También muestra a los colonos marroquíes que Marruecos está desesperado y teme a la población saharaui, que se redujo a menos del 30% después de la guerra con la introducción de militares, policías, fuerzas auxiliares y colonos marroquíes.