PUSL.- El 1 de marzo se filtró una información de una carta en la prensa marroquí en la que el canciller marroquí, Nasser Bourita, supuestamente pedía al gobierno que suspendiera las comunicaciones con todas las entidades alemanas en Rabat, citando “profundos desacuerdos” con Berlín. sobre “cuestiones fundamentales para Marruecos”.

El mismo día, el secretario de Estado Miguel Berger afirmó que “el gobierno federal mira con preocupación”, refiriéndose a informes del Sáhara Occidental, según los cuales las personas que se oponen abiertamente a la ocupación marroquí son discriminadas o incluso procesadas. La respuesta a estos informes del Gobierno Federal había sido solicitada por el partido Die Linke en el Bundestag (Parlamento alemán).

Al mismo tiempo, el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores expresa “preocupación” por las acciones de Marruecos en el Sáhara Occidental.

Marruecos recibe 1.400 millones de euros en ayuda al desarrollo solo de Alemania, además de miles de millones en derechos humanos y ayuda al desarrollo de la UE.

La postura crítica del gobierno alemán ante las negociaciones de Marruecos y la ocupación del Sahara Occidental ha sido una espina reciente en el Reino de Marruecos, que se mostró convencido de que las declaraciones nulas de Trump en tuits y declaraciones que ni siquiera cumplen con el derecho internacional ni bajo la ley estadounidense, bastaría para ser reconocido en todo el mundo como el “propietario” legal de los territorios ocupados y que se los considere parte de Marruecos. Nada más lejos de la realidad.

Sin embargo, las empresas alemanas y sus filiales siguen presentes en los territorios ocupados del Sahara Occidental, financiando no solo al estado ocupante, sino también contratando colonos marroquíes en lugar de saharauis y contribuyendo a la introducción de cada vez más colonos directa e indirectamente.

Marruecos es un socio de larga data con el que Alemania tiene varios proyectos.

El experto externo Omid Nouripour del Partido Verde alemán tiene, según los periódicos alemanes, la impresión de que “Alemania no ha contribuido al problema” y cree que las irritaciones de los marroquíes “pronto se resolverán”.

El diputado del grupo parlamentario FDP, Alexander Graf Lambsdorff, sospecha que los marroquíes temen que el presidente estadounidense Joe Biden revoque la decisión de su antecesor de reconocer el reclamo del Sáhara Occidental, y por tanto esta acción es para aumentar la presión por detrás de la maniobra marroquí.

Un experto externo del FDP dijo al periódico Saarbruecker Zeitung que se trata de resolver este problema de acuerdo con el derecho internacional y, al mismo tiempo, evitar la suspensión de importantes relaciones diplomáticas.

Según el mismo periódico, el político extranjero de izquierda Sevim Dagdelen pidió al gobierno alemán que no reconozca la continua ocupación ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos y que no ceda a las presiones de Rabat.

Alemania reafirmó su adhesión a las resoluciones de la ONU y el derecho del pueblo saharaui en virtud del derecho internacional en numerosas ocasiones a lo largo de los años desde la invasión marroquí en 1975. De hecho, ningún país ha reconocido la ocupación como legal, ya que no es posible debido a el estatuto del territorio. Además, España nunca ha completado el proceso de descolonización y sigue siendo el administrador de iure.

Marruecos, de hecho, está haciendo mucha propaganda, no para convencer a la comunidad internacional, sino para impresionar a su propia gente y dar una demostración de fuerza. Las críticas al régimen marroquí aumentan día a día, no solo dentro de Marruecos con numerosas manifestaciones en las calles, sino también en las redes sociales, donde ciudadanos y periodistas marroquíes denuncian la situación en Marruecos, que no solo es terrible en términos de derechos humanos, sino también son evidentes la corrupción y el desastre económico ligados a la represión brutal, aunque silenciados en los medios convencionales.

El hecho de que el Frente Polisario declarara el fin del alto el fuego tras la violación de Marruecos el pasado mes de noviembre, y la fuerza y ​​unidad que se manifiesta entre la población saharaui en los territorios ocupados, la diáspora y los campos de refugiados es un factor que crea aún más inestabilidad dentro de Marruecos.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies