Presos de Gdeim Izik, la huelga de hambre de Mohamed Lamine Haddi y las responsabilidades del CICR

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés) Français (Francés)

Comité Suizo de Apoyo al Pueblo Saharaui

Presos de Gdeim Izik, la huelga de hambre de Mohamed Lamine Haddi y las responsabilidades del Comité Internacional de la Cruz Roja

Comité Internacional de la Cruz Roja
Sr. presidente Peter Maurer
Avenue de la Paix 19
1202 Ginebra

Berna, 12 de marzo de 2021

Señor presidente, señoras y señores

Desde noviembre de 2010, desde que las fuerzas de seguridad marroquíes dispersaron violentamente un pacífico campo de protesta saharaui cerca de Gdeim Izik, un grupo de civiles saharauis ha sido encarcelado en Marruecos. Sus condenas de prisión se dictaron en juicios dudosos, sin ningún fundamento legal, sin pruebas tangibles y únicamente sobre la base de confesiones hechas bajo tortura, según la evaluación de observadores de juicios de renombre internacional.

Estamos seguros de que el CICR también conoce estos hechos.

En la actualidad, los presos de Gdeim Izik están dispersos en varias cárceles marroquíes, lejos de sus familias, mientras que, según las convenciones de Ginebra, los presos deben permanecer en su territorio para que sus familiares puedan visitarlos. Además, los presos saharauis se quejan de la mala alimentación y situaciones catastróficas de alojamiento, falta de atención médica e higiene, persecuciones de todo tipo, como la prohibición del contacto con la familia o el acceso a la lectura.

A pesar de todas estas denuncias, que en repetidas ocasiones han sido respaldadas por pruebas, el CICR no consideró necesario visitar a estos presos.

Desde el 13 de enero de 2021, es decir, hace más de 50 días, Mohamed Lamine Haddi, uno de los presos de Gdeim Izik en la prisión de Tiflit (Marruecos), inició una huelga de hambre porque no puede y no quiere soportar la injusta pena prisión y malas condiciones de detención. Lo dejaron sin asistencia médica, pero los guardias lo persiguieron e insultaron incluso durante la huelga de hambre.

A su madre, que viajó 1300 km desde el Sáhara Occidental para visitar a su hijo, se le negó el acceso.

Y el colmo del cinismo: ¡Marruecos es elogiado por las organizaciones internacionales por sus “avances en el respeto de los derechos humanos”!

Durante todos los años que el Polisario mantuvo en prisión a los combatientes marroquíes, recibieron visitas periódicas de representantes del CICR.

¿Por qué el CICR no presta la misma atención a los presos saharauis en las cárceles marroquíes que viven en condiciones extremas?

En noviembre de 2020, el CICR estableció una oficina regional en Marruecos, y hace unos días, una delegación del CICR visitó el territorio del Sáhara Occidental ocupado, acompañada de representantes de la Media Luna Roja Marroquí, organización que, dicho sea de paso, no tiene legitimidad para actuar en el Territorio No Autónomo del Sáhara Occidental.

Durante esta visita, los delegados del CICR preguntaron por el destino de los presos de Gdeim Izik y, más en particular, por el estado de salud de Mohamed Lamine Haddi.

En el sitio web oficial del CICR se pueden leer hermosas frases como (www.icrc.org: extractos del texto):

“Como parte de su misión, el CICR trabaja para cumplir con la ley. Instamos a las autoridades y otros actores a respetar sus obligaciones legales en virtud del DIH y el derecho internacional de los derechos humanos. “

“A través de los Convenios de Ginebra, el CICR recibió el mandato de visitar a los prisioneros de guerra y civiles detenidos en tiempos de conflicto. “

“Estamos comprometidos a prevenir los actos de tortura y otras formas de malos tratos; prevenir las desapariciones y esclarecer la suerte de las personas desaparecidas; mejorar las condiciones de detención (por ejemplo, en relación con los servicios de alimentación, agua y salud); restaurar y mantener contactos con la familia; velar por el respeto de las garantías judiciales.”

Pero, ¿qué está haciendo el CICR por los prisioneros saharauis en Gdeim Izik?

Estamos profundamente consternados por el trato desigual de los detenidos y avergonzados de esta forma de trabajar del CICR, que tiene dos medidas para juzgar la situación de los detenidos.

Al hacerlo, el CICR no cumple el principio básico de su misión y, en particular, las expectativas de la población en Suiza y en otros lugares como organización humanitaria.

Pedimos al CICR que:
• visite inmediatamente a Mohamed Lamine Haddi en la prisión de Tiflit y le brinde atención médica,
• inste a las autoridades marroquíes a garantizar condiciones correctas de detención para los presos saharauis en las cárceles marroquíes,
• Exija a las autoridades marroquíes que los presos saharauis sean trasladados a instituciones en el territorio del Sáhara Occidental para facilitar las visitas familiares.

Señor Presidente, señoras y señores, un cordial saludo.

Elisabeth Bäschlin, presidenta de SUKS (Comité Suizo de Apoyo al Pueblo Saharaui)

Una respuesta a “Presos de Gdeim Izik, la huelga de hambre de Mohamed Lamine Haddi y las responsabilidades del CICR”

Los comentarios están cerrados.