Ministro de Exteriores de Argelia matiza desde Madrid que “la única solución en el Sahara Occidental es la que escoja el pueblo saharaui”

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)

Madrid (España), 29 de marzo de 2021 (SPS)- Desde Madrid, ciudad en la que se firmaron los Acuerdos Tripartitos en 1975, El Ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum, defendió este lunes de forma clara contundente que la situación en el Sahara Occidental solo puede solucionarse permitiendo “al pueblo saharaui elegir su propio futuro”.

Complementando la respuesta de la Ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya,  el canciller argelino ha vuelto a insistirá en que “el Sahara Occidental es una cuestión de descolonización que tiene que resolverse con la docta¡una de las Naciones Unidas. La vía es la autodeterminación, es el único camino. Que la gente del Sahara Occidental pueda escoger su propio futuro”.

Por su parte, la Ministra de Exteriores de España respondió a la prensa renovando que la postura de su país “no ha cambiado”, resaltando el papel de la ONU en el proceso. “España espera ver pronto un Enviado Especial del Secretario General para liderar las negociaciones necesarias para lograr una solución política en el Sahara Occidental”, ha añadido Gonzalez Layas.

En la comparecencia ante los medios, ambos responsables han defendido el clima de cercanía y buena vecindad que caracteriza las actuales relaciones bilaterales. También han resaltado voluntad de  trabajar para acercar puntos de vista y enfoques en temas relacionados con inmigración, seguridad y desarrollo económico.

En esa misma linea, los cancilleres han dado a conocer que las partes han acordado celebrar en los próximos meses la Reunión de Alto Nivel, que se celebrará en España, “para mapear” intereses económicos.

El jefe de la diplomacia Argelia llega a Madrid respondiendo a la invitación de su homóloga de España. Durante la jornada,  será recibido por el Rey Felipe VI y el Presidente del gobierno, Pedro Sánchez.