MARRUECOS: PRESO SAHARAUI EN PELIGRO: MOHAMED LAMINE HADDI

This post is also available in: Português (Portugués, Portugal) English (Inglés)


amnesty.org.- El activista saharaui Mohamed Lamine Haddi sufre problemas de salud después de su huelga de hambre de 69 días en protesta por los malos tratos en la prisión de Tiflet II, en Rabat, Marruecos, y su aislamiento durante más de tres años. En julio de 2017, el activista fue condenado a 25 años de prisión tras el injusto juicio masivo de ‘Gdeim Izik’, basado en confesiones obtenidas bajo tortura. Las autoridades deben proporcionar inmediatamente a Mohamed Lamine Haddi la atención médica necesaria, poner fin a su aislamiento y realizar una investigación independiente sobre sus denuncias de tortura y condiciones de reclusión.

PRESO SAHARAUI EN PELIGRO

El activista saharaui Mohamed Lamine Haddi sufre problemas de salud después de su huelga de hambre de 69 días en protesta por los malos tratos en la prisión de Tiflet II, en Rabat, Marruecos, y el aislamiento durante más de tres años. En julio de 2017, el activista fue condenado a 25 años de prisión tras el injusto juicio masivo de ‘Gdeim Izik’, basado en confesiones obtenidas bajo tortura. Las autoridades deben proporcionar inmediatamente a Mohamed Lamine Haddi la atención médica necesaria, poner fin a su aislamiento y realizar una investigación independiente sobre sus denuncias de tortura y condiciones de encarcelamiento.

ACTÚE: ESCRIBA UNA LLAMADA CON SUS PROPIAS PALABRAS O UTILICE ESTA PLANTILLA DE CARTA

Jefe de Gobierno del Reino de Marruecos
Sr. Saad Eddine el Othmani
Palais Royal- Touarga
Rabat, Marruecos
Fax: +212537771010
Gorjeo: @ChefGov_ma / @Elotmanisaad

V. Excelencia,
Le escribo para expresarle mi profunda preocupación por el prolongado aislamiento y el abandono médico al que está sometido el activista saharaui Mohamed Lamine Haddi en la prisión Tiflet II de Rabat, Marruecos, así como por el aislamiento de otros presos del grupo Gdeim Izik en Tiflet II.

El 13 de enero, Mohamed Lamine Haddi inició una huelga de hambre para exigir las visitas de su abogada y su familia y el fin de su aislamiento. También protestaba para ser trasladado a otra prisión después de sufrir malos tratos, hostigamiento por parte de las autoridades penitenciarias y negligencia médica en la prisión de Tiflet II. Dijo a su familia en una llamada telefónica el 23 de marzo que, después de 69 días de huelga de hambre, los guardias lo alimentaron a la fuerza a través de un tubo nasal y le aplicaron tres inyecciones de sustancias desconocidas. Según la ley internacional de los derechos humanos, la alimentación forzada equivale a un trato cruel, inhumano y degradante. Mohamed Lamine Haddi también le dijo a la familia por teléfono que ningún médico lo visitó durante su huelga de hambre y que sufre de parálisis parcial en el lado izquierdo, temblores en las piernas, sensación de tener una piedra en la mano izquierda, pérdida de la memoria y dolor severo en el estómago y los riñones.

Desde el 17 de septiembre de 2017, las autoridades han detenido a Mohamed Lamine Haddi junto con otros presos de Gdeim Izik en régimen de aislamiento en la prisión de Tiflet II, a 1227 km de sus familias en El-Aaiun, la ciudad más grande del Sahara Occidental.

Mohamed Lamine Haddi está recluido solo en su celda durante al menos 23 horas al día, sin contacto con otros presos. Las visitas familiares están prohibidas desde marzo de 2020 debido a las restricciones de COVID. Incluso después de que las autoridades anunciaran el fin de la prohibición de las visitas familiares a los presos, a su familia se le impidió visitarlo en al menos dos ocasiones, el 1 y 3 de marzo de 2021.

A la luz de lo anterior, le insto a que ponga fin al confinamiento solitario de Mohamed Lamine Haddi, le otorgue acceso inmediato a una atención médica adecuada y se asegure de que sus condiciones de detención se ajusten a las normas mínimas, incluidas las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de Prisioneros (Reglas Mandela).

Exhorto a su Excelencia, asegure que tenga acceso regular a su familia y abogado, y de acuerdo con las reglas de Mandela que establecen en la Regla 59 que los presos deben ser colocados, en la medida de lo posible, en cárceles cercanas a sus hogares, permita el traslado de Mohamed Lamine Haddi y los otros prisioneros desde Gdeim Izik hasta El-Aaiun, cerca de su familia.

INFORMACIONES ADICIONALES

Mohamed Lamine Haddi es un activista saharaui que participó en el campamento de Gdeim Izik en 2010 para protestar contra las condiciones sociales y económicas de los saharauis. En noviembre de 2010, fue detenido en violentos enfrentamientos tras el desmantelamiento del campamento. En 2013, fue condenado a 25 años de prisión por los cargos de participación y asistencia a una “organización criminal” y participación en actos de violencia contra la fuerza pública que causaron la muerte intencional en virtud de los artículos 293, 129 y 267 del Código Penal marroquí. El tribunal militar que lo juzgó a él y a otros saharauis no investigó las denuncias de los acusados ​​de que fueron obligados a firmar confesiones bajo tortura. Un tribunal civil confirmó su sentencia en 2017, basándose en declaraciones que, según él, fueron hechas bajo tortura.

Según la abogada de Mohamed Lamine Haddi, durante su primer año en la prisión de Tiflet II, solo se le permitió salir de su celda durante 15 minutos una vez al día, en solitario. Desde entonces, se le ha permitido salir de su celda durante un máximo de 1 hora al día, en solitario. Durante el invierno, no se le permite ducharse con agua caliente a diferencia de otros reclusos y el 14 de diciembre de 2020, el director de la prisión ordenó que se confiscaran todas sus pertenencias privadas. Desde que está en Tiflet II, a Mohamed Lamine Haddi se le prohibió recibir visitas de su abogada y las visitas familiares fueron prohibidas en marzo de 2020. El contexto de COVID-19 no justifica que las visitas familiares estén prohibidas por un período de tiempo tan prolongado. El 16 de enero de 2021, la abogada de Mohamed Lamine Haddi escribió al fiscal del rey y director de la prisión, Tiflet II, solicitando una investigación sobre las condiciones de encarcelamiento. Ninguno respondió. Antes de iniciar su huelga de hambre, Mohamed Lamine Haddi le dijo a su abogada que prefería morir antes que ser mantenido en las condiciones de Tiflet II.

Mohamed Lamine Haddi inició una huelga de hambre el 17 de enero de 2021. Sus llamadas semanales de 15 minutos a su familia fueron prohibidas desde el 22 de febrero de 2021. Su familia emitió un comunicado el 13 de marzo de 2021 declarando que su destino era desconocido para ellos. Mohamed Lamine Haddi pudo llamar a su madre durante un minuto y medio el 23 de marzo para decirle que las autoridades penitenciarias lo alimentaron a la fuerza. Su madre dijo a Amnistía Internacional que parecía muy débil y apenas podía hablar. Le dijo a su madre que sufría de parálisis parcial en el lado izquierdo. El 25 de marzo, a Mohamed Lamine Haddi se le permitió llamar a su madre para decirle que lo habían trasladado temporalmente a la prisión de Kenitra para los exámenes universitarios. Este traslado se realizó sin notificación previa a Mohamed Lamine Haddi o su familia. Mohamed Lamine Haddi le dijo a su familia que todavía tiene parálisis parcial, así como pérdida de memoria y dolor en la mano izquierda. Las autoridades penitenciarias continúan negándole el acceso a un médico. Las autoridades siguieron este mismo procedimiento con el activista saharaui Abdeljalil Laaroussi detenido en 2017. Su abogada dijo a Amnistía Internacional que, para ocultar su estado de salud, las autoridades trasladaron a Laaroussi a la prisión de Bouzakarn para hacer los exámenes universitarios y lo obligaron a ser fotografiado.

Otros dos prisioneros de Gdeim Izik, Sidi Abdallah Abbahah y Bachir Khadda, también están recluidos en régimen de aislamiento en Tiflet II, a 1227 km de sus familias, todos los cuales residen en El-Aaiun. Según su abogada, todos son víctimas de tortura psicológica, acoso y malos tratos. Se mantienen en celdas de unos 5 m² durante al menos 23 horas al día. Sidi Abdallah Abbahah le dijo a su abogada que los guardias y el director de la prisión a menudo los insultan y los amenazan con torturarlos, matarlos y privarlos del derecho a bañarse. Desde 2017, han llevado a cabo varias huelgas de hambre contra el aislamiento prolongado y los malos tratos.

Las normas internacionales de derechos humanos, como las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de presos, definen el confinamiento solitario como pasar 22 horas o más al día sin contacto humano significativo y establecen que el confinamiento solitario prolongado (más de 15 días consecutivos) se considera cruel, inhumano o degradante. Según la legislación penitenciaria marroquí, el aislamiento es una medida excepcional que se impone únicamente como medida de seguridad o protección de los presos. El Código Penal de Marruecos también tipifica como delito la tortura.

El Sáhara Occidental es objeto de una disputa territorial entre Marruecos, que anexó el territorio en 1975 y reclama la soberanía sobre él, y el Frente Polisario, que pide un estado independiente en el territorio. En los últimos años, el acceso al Sáhara Occidental se ha vuelto cada vez más difícil para los observadores externos debido a que la situación de los derechos humanos ha seguido deteriorándose. El Consejo de Seguridad de la ONU ignoró los llamamientos de Amnistía Internacional y otros para agregar un componente de derechos humanos a la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), que permitiría monitorear e informar sobre abusos de derechos humanos.

IDIOMA PREFERIDO PARA LA DIRECCIÓN DE DESTINO: árabe, francés, inglés También puede escribir en su propio idioma.

ACTÚE LO ANTES POSIBLE HASTA EL 2 DE JUNIO DE 2021

Consulte con la oficina de Amnistía en su país para ver si desea enviar recursos después de la fecha límite.

NOMBRE Y APELLIDOS: Mohamed Lamine Haddi

View report in English