Por Jean-Paul Lecoq – Diputado de Seine-Maritime

Sr. Guérini,

La decisión de La République En Marche tomada el 8 de abril por Jaoued Boussakouran, el referente de su partido en el norte de África y por la diputada y vicepresidenta del grupo de amistad Francia-Marruecos Marie-Christine Verdier-Jouclas, de crear un comité en Dajla, precisando que está “en las provincias del sur de Marruecos” fue sentido como un insulto al pueblo saharaui y al derecho internacional.

Usted lo sabía y no lo impidió. Por posibles consideraciones electorales en vísperas de las elecciones consulares, departamentales y regionales, prefirió escupir al derecho internacional, en casi cuarenta resoluciones de Naciones Unidas y en varias sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en lugar de ceñirse a la Posición requerida de sabiduría, que consiste en no echar leña al fuego de un conflicto que se prolonga desde hace casi cinco décadas.

Hace tres semanas, le pregunté al gobierno sobre esto. Dijo “lo siento” por su acción. Por lo tanto, esperaba que reaccionara públicamente y retrocediera eliminando el establecimiento de este comité. Ahora no me queda más remedio que publicar esta carta, para dar a conocer mi indignación y obtener una explicación de esa decisión.

Sin embargo, es obvio que En Marche ya no es digno de ser un actor político creíble mientras este partido represente ostensiblemente al Sahara “marroquí”, desafiando al pueblo saharaui y al derecho internacional. ¿Cómo afirma ser un movimiento que “valora la libertad y la justicia” cuando viola deliberadamente el derecho internacional?

Señor Guérini, lo invito a visitar los territorios ocupados por Marruecos, para ver la miseria, la discriminación contra los saharauis y las violaciones de los derechos humanos en la vida cotidiana. Lo invito a venir a Argelia, en los campamentos donde cientos de miles de saharauis han estado recluidos, desplazados desde la década de 1970, en espera de la resolución del conflicto.

Lo invito especialmente a visitar a los presos políticos saharauis, varios de los cuales han sido reconocidos como torturados por el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, por haber sido violados miles de veces con bombillas y luego privados de la higiene, por ser golpeados diariamente, privados de comida, medicina, sueño, porque estuvieron encerrados en celdas de pocos metros cuadrados -demasiado pequeñas incluso para acostarse- durante decenas de meses en total oscuridad o con luz permanente, porque solo pueden salir unos minutos al día, porque están totalmente privado de contacto con otros presos, y durante varios años sin derecho de visita, porque la esposa francesa de uno de ellos ya no tiene derecho a ir a suelo marroquí a visitar a su marido, porque su abogada francesa fue golpeada durante el juicio, y que ya no tiene derecho a ir a territorio marroquí para defenderlos.

Sugiero que, señor Guérini, venga a verlos a la prisión de Tiflet 2 o Kenitra. Puede decirles que creó una comisión en las “provincias del sur de Marruecos”. Saben muy bien que su acción liberará aún más la violencia y la impunidad del régimen marroquí.

Espero entonces que tenga el coraje de mirarlos a los ojos. El coraje de comprender que estas personas lucharon y siguen luchando por la libertad de su pueblo, simplemente respetando el derecho internacional y el derecho a la autodeterminación.

Verá, por tanto, concretamente lo que es violar el derecho internacional, y verá la opresión de un régimen brutal sobre humanos que luchan solo por el derecho básico a existir y ser reconocido.

Espero que, después de hacerlo, comprenda mejor que, al constituir esta terrible comisión, están fortaleciendo al régimen marroquí en esta impunidad total y en todas las consecuencias terriblemente concretas que esto conlleva.

Finalmente, espero que en vísperas de un viaje de los funcionarios electos y actores económicos franceses a Marruecos en junio, que se parece mucho a una operación encantadora destinada a hacer que Francia reconozca el carácter marroquí del Sahara, recuerde las consecuencias de tus opciones .

Le ruego acepte, señor Delegado General de En Marche, la expresión de mi consideración.
Jean-Paul Lecoq – Diputado de Seine-Maritime

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies