Ayudas europeas a Marruecos sin control ni fiscalización

PUSL.- Marruecos ha recibido en los últimos 7 años más de 15.000 millones de euros de la UE en ayudas al desarrollo. Si se tiene en cuenta únicamente la partida dedicada a migración, Rabat es ahora mismo el segundo mayor beneficiario de fondos comunitarios, por detrás de Turquía.

Desde 2016, el Reino de Marruecos se ha beneficiado de 346 millones de euros de fondos comunitarios para reforzar sus controles fronterizos y atender a los migrantes, de los cuales 200 millones ya se han desembolsado.

Teniendo en cuenta los últimos acontecimientos sucedidos en la frontera entre Ceuta y Marruecos y el vergonzoso y cruel uso que hace Marruecos de la emigración, llenando las costas del sur de España e Islas Canarias de pateras, siempre que quiere presionar a España y la Unión Europea para buscar apoyos, o cuando menos que no le afeen la ilegal ocupación del Sahara Occidental, dejan en evidencia que esos fondos no son destinados para el fin por el que fueron concedidos.

La Unión Europea debería revisar su política de subvenciones con el Reino de Marruecos exigiendo claridad y transparencia el uso de dichas subvenciones, a la vez que estas ayudas deberían estar supeditadas al estricto respeto por los derechos humanos.

La Unión Europea no puede seguir inyectando dinero a Marruecos y mirar para otro lado cuando este incumple tanto las propias leyes como leyes internacionales en lo que se refiere a los derechos de la población saharaui en el Sahara Occidental ocupado como a su propia población y personas migrantes que a través de mafias que cuentan con el beneplácito de las autoridades marroquíes, intentan alcanzar Europa en busca de un futuro mejor para ellos y su familias.