Comunicado del Frente Polisario desmonta declaraciones del embajador marroquí

(traducción no oficial)

Nueva York, 27 de junio de 2021

Excelencias ,

Siguiendo instrucciones de mis Autoridades, tengo el honor de compartir la posición del Frente POLISARIO respecto a la declaración realizada recientemente por el embajador del Estado ocupante de Marruecos ante la Comisión Especial de Descolonización (C-24) a la que recurrió, como es habitual, distorsiones y mentiras absolutas de la naturaleza jurídica internacionalmente reconocido de la cuestión del Sahara Occidental.

1. El Acuerdo de Madrid es nulo y sin valor, y no transfirió la soberanía sobre el Sáhara Occidental a terceros.

El embajador del Estado ocupante de Marruecos declaró que “desde la firma del Acuerdo de Madrid el 14 de noviembre de 1975, el principio de libre determinación defendido por el Capítulo XI de la Carta de las Naciones Unidas ha dejado definitivamente de aplicarse al Sáhara Occidental”. Esta es una declaración absurda y sin fundamento.

Primero, el Acuerdo de Madrid (“Declaración de los Principios de Madrid”) firmado y entre España, Mauritania Marruecos el 14 de noviembre de 1975 es nulo y sin valor por violar una norma imperativa (jus cogens) del derecho internacional, a saber, el derecho de los pueblos coloniales a la autodeterminación .

El Acuerdo también violó la histórica Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), principal órgano judicial de las Naciones Unidas, emitida el 16 de octubre de 1975, en la que se afirma de manera inequívoca que Los materiales e información que se le presentan no establecen ninguna soberanía territorial entre el territorio de Sahara Occidental y el Reino de Marruecos o la entidad mauritana” (párrafo 162).

La opinión jurídica emitida por el Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas, Asesor Jurídico, el 29 de enero de 2002, a petición del Consejo de Seguridad, también es bastante clara sobre esta cuestión. El Asesor Jurídico de la ONU estableció que El Acuerdo de Madrid no transfirió la soberanía sobre el territorio, ni confirió a ninguno de los signatarios el estatus de poder administrativo, estatus que España por sí sola no podría haber transferido unilateralmente (párrafo 6 ).

Segundo, la Asamblea General nunca aprobó el Acuerdo de Madrid ni consideró que hubiera afectado el estatuto del Sáhara Occidental, de conformidad con la Resolución 742 (VIII) de la Asamblea General de 27 de noviembre de 1953 y las resoluciones pertinentes. Por lo tanto, la Asamblea General y sus órganos subsidiarios continuaron abordando la cuestión del Sáhara Occidental en el marco del Capítulo XI de la Carta de las Naciones Unidas. En este sentido, han reafirmado el derecho inalienable del pueblo del Sahara Occidental a la libre determinación, de conformidad con la resolución 1514 (XV) de 14 de diciembre Resolución 1960, que contiene la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales .

Además, y más allá de la farsa legal presentada por el embajador del estado ocupante de Marruecos, la mera referencia al llamado Acuerdo de Madrid expone la codicia de su país por una mayor expansión ya que las autoridades de este estado se sienten cómodas en compartir un territorio que reclamaba como de ellos para dividir una población que absurdamente llamaron parte de su “ummah”.

2. El Sáhara Occidental es un territorio no autónomo que debe descolonizarse sobre la base del ejercicio por el pueblo saharaui de su derecho inalienable a la libre determinación y la independencia   

El Comité Especial de Descolonización (C-24) incluyó al Sáhara Occidental en la lista de Territorios No Autónomos (NSGT) en su informe (A / 5446 / Rev.1) de 6 de diciembre de 1963, que fue aprobado por la Asamblea General en su Resolución 1956 (XVIII) de 11 de diciembre de 1963.

En su Opinión Consultiva sobre el Sáhara Occidental del 16 de octubre de 1975, la CIJ enfatizó que las disposiciones de la Resolución 1514 (XV) de la Asamblea General “en particular el párrafo 2, confirman y enfatizan que la aplicación del derecho a la libre determinación requiere la expresión genuina de la voluntad de las personas interesadas ” (párrafo 55).

Las resoluciones de la Asamblea General (Res . 742 (VIII) de 1953 y 1514 (XV) y 1541 (XV) de 1960, entre otros) atribuyen a la Asamblea General la obligación de validar la aplicación del derecho a la libre determinación y decidir cuándo El Territorio No Autónomo ha ejercido la autodeterminación basada en la opinión de su pueblo, expresada libremente a través de procesos informados y democráticos, sobre el estatus o cambio de estatus del Territorio.

Por tanto, mientras la Asamblea General no haya validado “la aplicación de la Resolución 1514 (XV) en la descolonización de Sahara Occidental y, en particular, el principio de la libre determinación mediante la libre y auténtica expresión de la voluntad de la población del territorio“, en línea con la opinión consultiva de la CIJ de 1975 (párrafo . 162) y las resoluciones pertinentes de la Asamblea general, el Sahara Occidental permanece en todos los sentidos prácticos, Un Territorio No Autónomo. Cabe señalar que la condición de que el Sáhara Occidental sea tanto un Territorio no autónomo como un Territorio ocupado es compatible con el derecho y la práctica internacionales.

3 . Sahara Occidental es un territorio diferente y distinto del estado ocupante marroquí

El embajador del Estado ocupante de Marruecos afirmó que los parámetros establecidos por las resoluciones fundacionales de libre determinación, a saber, 1514 y 1541 (“a saber, que el territorio debe estar geográficamente separado y étnica o culturalmente distinto del país que lo administra”) son no aplicable al Sahara Occidental. Presentó algunos informes erráticos y totalmente engañoso para demostrar que en el Sahara Occidental no hay un estado diferente y distinto geográfica y étnicamente ocupante de Marruecos.

El Principio IV de la Resolución 1541 (XV) de la Asamblea General, de 15 de diciembre de 1960, establece que “prima facie existe la obligación de transmitir información sobre un territorio geográficamente separado que sea étnica y/o culturalmente distinto del país que lo administra.”. Además, la Resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General del 24 de octubre de 1970 establece que “el territorio de una colonia u otro Territorio No Autónomo tiene, según la Carta, un estatus separado y distinto del territorio del Estado que lo administra.”.

Por tanto, las resoluciones de la Asamblea General se refirieron al estado y estatus de las Colonias o Territorios No Autónomos (NSGT) en relación con los países que las administraban. En el caso del Sahara Occidental, fue España, el Poder Administrador reconoció por las Naciones Unidas, que administra el territorio, y que tenía un estatus separado y distinto del Área Metropolitana de España.

En cuanto a la situación de Marruecos en relación con el Sáhara Occidental, la Asamblea General lamentó profundamente “la continuación de la ocupación del Sahara Occidental por Marruecos” en sus Resoluciones 34/37 de 1979 y 35/19 de 1980, entre otras. La opinión jurídica del Asesor Jurídico del Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas de 29 de enero de 2002 reafirmó que Marruecos no es una potencia administradora del Sáhara Occidental (párr. 7). Además, en su sentencia (Asunto C-104/16 P) de 21 de diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJEU) reconoció “el estatuto separado y diferenciado asignado al territorio del Sahara Occidental debido al principio de la libre determinación, en relación con la de cualquier Estado, incluido el Reino de Marruecos” (párr. 92).

En vista de lo anterior, Marruecos es simplemente una potencia ocupante del Sahara Occidental de conformidad con las resoluciones 34/37 y 35/19 1979 1980 de la Asamblea General, entre otras. Por lo tanto, la invocación por parte del embajador del estado ocupante de Marruecos de las disposiciones de las Resoluciones de la Asamblea General 1514 (XV) y 1541 (XV) en este caso está fuera de contexto y es engañosa.

Después de todo, la contigüidad geográfica, las similitudes étnicas y religiosas entre un país en particular y sus vecinos no justifican la ocupación forzosa por parte de ese país de ninguno de sus vecinos y pondrían en peligro todo el equilibrio y los cimientos sobre los que descansa nuestro mundo contemporáneo. De hecho, los argumentos del embajador del estado ocupante de Marruecos reflejan claramente el apetito colonial y el expansionismo de su país que se opuso a la descolonización de Mauritania en la década de 1960 y se negó a reconocerla como nación libre durante casi una década después de su independencia. Peor aún, el estado ocupante marroquí , hasta el día de hoy, se arroga algunos “derechos divinos” en partes de los territorios de sus vecinos contra todos los principios de buena vecindad y el derecho internacional.

4. La invocación del artículo 12 de la Carta de las Naciones Unidas en el caso del Sahara Occidental es falsa y engañosa

El embajador del estado ocupante de Marruecos invocó engañosamente el artículo 12 (1) de la Carta de la ONU para argumentar que “no hay razón justificada para mantener el tema del Sahara Occidental en la agenda del  C-24”.

Como se describió anteriormente, la Asamblea General y sus órganos subsidiarios han abordado al Sahara Occidental como una cuestión de descolonización desde que el territorio fue incluido en la lista de Territorios No Autónomos de la ONU ( NSGT ) en diciembre de 1963. Por lo tanto, en su primera resolución sobre el Sahara Occidental (Resolución 377 (1975) de 22 de octubre de 1975), el Consejo de Seguridad abordó la pregunta “Sin perjuicio de cualquier acción que la Asamblea General pueda tomar en virtud de su resolución 3292 (XXIX) de 13 de diciembre de 1974” (OP 1)

Como resultado de los esfuerzos conjuntos de la ONU y la Organización de la Unidad Africana (OUA) para resolver el problema del Sáhara Occidental, el asunto fue nuevamente llevado al Consejo de Seguridad, de acuerdo con la Resolución 40/50 de la Asamblea General del 2 de diciembre de 1985. Tras la aceptación por el Frente POLISARIO y Marruecos del Plan de Resolución ONU-OUA en agosto de 1988, el 29 de abril de 1991, el Consejo de Seguridad estableció, bajo su autoridad, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO) para implementar el plan y celebrar un referéndum de autodeterminación para el pueblo del Sahara Occidental.

En su informe (A / 75/367) de 29 de septiembre de 2020, el Secretario General señaló que “el Consejo de Seguridad considera al Sáhara Occidental como una cuestión de paz y seguridad. La Comisión Política Especial y de Descolonización (Cuarta Comisión) de la Asamblea General y el Comité Especial sobre el Estatuto de la Aplicación de la Declaración sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales lo considera un Territorio No Autónomo y una cuestión de descolonización“(párr. 2).

El hecho de que la cuestión del Sáhara Occidental haya sido abordada simultáneamente por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad es compatible con la Carta de las Naciones Unidas y la práctica legalmente establecida.

La Opinión Jurídica de la ONU sobre la Práctica de la Unión de Naciones se refiere a la consideración de las mismas cuestiones por el Consejo de Seguridad y la Asamblea General”, de fecha 10 de septiembre de 1964, establece que, tanto si las cuestiones fueron presentadas originalmente a la Asamblea General como a la El Consejo de Seguridad, coincidiendo con el examen de esas cuestiones por los dos órganos, tuvo lugar y, en la mayoría de los casos, ambos órganos aprobaron resoluciones sustantivas sin hacer referencia al párrafo 1 del Artículo 12 de la Carta (párr. 14; págs. 233). Los casos incluyen, por ejemplo, la situación en el Congo (1960-1961), la situación en Angola ( 1961-1962), la cuestión Apartheid (1960-1963), la cuestión de Sur Rhodesia (1962-1963), entre otros. Los casos recientes incluyen Palestina y Afganistán.

En consonancia con la práctica establecida legalmente, la cuestión de Sahara Occidental se encuadra en la categoría de artículos presentado a la Asamblea General y posteriormente examinado por el Consejo de Seguridad, como en el caso de Palestina, que continúa en la agenda de ambas, la Asamblea y el Consejo de Seguridad. La invocación del artículo 12 (1) de la Carta de las Naciones Unidas por parte del embajador del Estado ocupante de Marruecos es, por tanto, poco sincera y engañosa. También muestra a su falta de cualquier evidencia convincente para apoyar la su declaración, lo que hace que recurrir a interpretaciones sesgadas de la Carta de la ONU y la práctica establecida.

Conclusiones

• Desde la inclusión del Territorio en la lista de Territorios No Autónomos de la ONU en diciembre de 1963, la Comisión Política Especial y de Descolonización (Cuarta Comisión) de la Asamblea General y la Comisión Especial sobre la Situación con respecto a la Implementación de la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos (C-24) coloniales han abordado al Sahara Occidental como un Territorio No Autonomo y un problema de descolonización

.• El hecho de que la cuestión del Sahara Occidental haya sido tratado por la Asamblea General y sus órganos subsidiarios y el Consejo de Seguridad está en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas y la práctica legalmente establecida.

• A la vista de los hechos descritos anteriormente, las afirmaciones realizadas recientemente por el embajador del estado ocupante de Marruecos ante el Comité Especial de Descolonización (C-24) no solo carecen de fundamento. Ellos también muestran la medida a la que se podía ir en el uso de distorsiones y mentiras manifiestas en su intento de inducir a error a los Estados Miembros de las Naciones Unidas sobre la naturaleza jurídica internacionalmente reconocida de la cuestión del Sahara Occidental.

Por favor, acepten, V. Excelencias, las muestras de mi más alta consideración.

Dr. Sidi M. Omar Embajador

Representante del Frente POLISARIO en la ONU

 

 

Frente POLISARIO Letter to Permanent Missions on C-24 Session 27-06-21 by porunsaharalibre.org on Scribd