Marruecos: experta de la ONU en derechos humanos critica la “represión” de los defensores de los derechos humanos

GINEBRA (1 de julio de 2021) ohchr.org – Marruecos debe dejar de atacar a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas que defienden cuestiones de derechos humanos relacionados con el Sáhara Occidental y permitirles trabajar sin represalias, dijo hoy Mary Lawlor, relatora especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos.

“Insto al gobierno marroquí a que deje de atacar a los defensores de los derechos humanos y periodistas por su trabajo, y crear un entorno en el que puedan llevar a cabo este trabajo sin temor a represalias”, dijo.

Lawlor destacó los casos de los defensores de los derechos humanos Naâma Asfari y Khatri Dadda, que están detenidos desde 2010 y 2019, respectivamente, y cumplen condenas de 30 y 20 años.

“Los defensores de los derechos humanos que trabajan en cuestiones de derechos humanos en Marruecos y el Sáhara Occidental no solo siguen siendo criminalizados injustamente por sus actividades legítimas, sino que también reciben penas de prisión desproporcionadamente largas y, mientras están detenidos, son sometidos a tratos crueles, inhumanos y degradantes y tortura”, dijo Lawlor.

Lawlor también se pronunció contra “los ataques sistemáticos e implacables contra los defensores de los derechos humanos en represalia por ejercer sus derechos a la libertad de asociación y expresión para promover los derechos humanos en el Sáhara Occidental.

Reprimir a las personas y organizaciones que trabajan por los derechos humanos, incluidos los que participan en la ONU, “es aborrecible y daña a la sociedad en su conjunto”, agregó.
Lawlor dijo que ha recibido informes de que los defensores de los derechos humanos que trabajan en cuestiones de derechos humanos en el Sáhara Occidental han sido sometidos a “intimidación, acoso, amenazas de muerte, criminalización, agresión física y sexual, amenazas de violación y vigilancia”. Si estos informes se confirman, “representan violaciones de las leyes y normas internacionales de derechos humanos y van en contra del compromiso del gobierno marroquí con el sistema de la ONU en su conjunto”.

Destacó el caso de la defensora de derechos humanos Sultana Khaya y su familia, a quienes desde noviembre de 2020 se les ha impedido salir de su casa en El Aaiún. Sultana Khaya es presidenta de la Liga para la Defensa de los Derechos Humanos y la Protección de los Recursos Naturales en Boujdour y trabaja por los derechos de las mujeres y los derechos de autodeterminación en el Sáhara Occidental.

Fue acosada repetidamente por las autoridades marroquíes y perdió un ojo cuando fue atacada por un oficial de policía en 2007. Durante los últimos siete meses, la policía y los vehículos de seguridad han bloqueado el acceso a la casa, impidiendo la salida de la familia, y los familiares a menudo no pueden entregar provisiones vitales. Siempre que trató de salir de su casa, Sultana Khaya fue amenazada y agredida físicamente por agentes de policía.

En mayo, las autoridades marroquíes allanaron la casa dos veces en 48 horas. Durante la segunda invasión, el 12 de mayo, Sultana Khaya y su hermana, la defensora de los derechos humanos Luara Khaya, fueron agredidas física y sexualmente por agentes de policía enmascarados, y su hermano fue agredido físicamente. Un contingente de policías permanece apostado fuera de la casa, sin ninguna explicación legal de su presencia.

Sultana y Luara Khaya son miembros del Órgano Saharaui contra la Ocupación Marroquí (ISACOM), una organización no violenta fundada en septiembre de 2020 para defender el derecho a la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental y trabajar por la liberación de los presos políticos saharauis.

Desde su fundación, sus miembros, incluidas las defensoras de derechos humanos Mina Baali y Salha Boutinguiza; Lahcen Dalil, Hassanna Abba, Hmad Hammad, Babuizid Muhammed Saaed Labhi, Salek Baber y Khalid Boufrayoua – fueron agredidos e incluso torturados, y el Ministerio Público abrió una investigación contra la organización en El Aaiún.

Lawlor también expresó especial preocupación por el aparente uso de la violencia y la amenaza de violencia para prevenir y obstaculizar a las defensoras de derechos humanos en sus actividades pacíficas de derechos humanos.

La apelación de Lawlor fue respaldada por el Sr. Clément Nyaletsossi Voule, Relator Especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación, el Sr. Morris Tidball-Binz, Relator Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, y la Sra. Melissa Upreti (Presidenta), La Sra. Dorothy Estrada-Tanck (Vicepresidenta), la Sra. Elizabeth Broderick, la Sra. Ivana Radačić y la Sra. Meskerem Geset Techane; Grupo de Trabajo sobre Discriminación contra Mujeres y Niñas.