El estatus del POLISARIO en la ONU está anclado en bases sólidas arraigadas en los sacrificios del pueblo saharaui

A los Representantes Permanentes de los Estados Miembros ante las Naciones Unidas
Nueva York

Nueva York, 9 de julio de 2021

Excelencias,

Han recibido una carta del Embajador del Estado ocupante de Marruecos, en la que más una vez estuvo involucrado en su ejercicio habitual tratando de engañar en vano a los Estados Miembros de las Naciones Unidas respeto al estatuto del Frente POLISARIO, el movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental y sus representantes en las Naciones Unidas.

La carta distribuida recientemente por la persona arriba mencionada  es una respuesta a nuestra carta a V. Excelencias del 27 de junio de 2021, en  la cual se  refuta con sólidos argumentos y se documenta cada una de las alegaciones infundadas que hizo antes de la última sesión del  Comité Especial de Descolonización (C-24) sobre la naturaleza jurídica reconocida internacionalmente de la cuestión del Sáhara Occidental.

En Sin embargo, en lugar de responder al contenido de nuestra carta debido a su falta de algo significativo que decir, el embajador de Marruecos, estado ocupante, recurre sin pudor a la argumentum ad hominem, que parece ser la única cosa que puede producir cuando se enfrentan con argumentos sólidos e irrefutables.

En su carta, el referido individuo cuestiona el estado del Representante del Frente Polisario en  las Naciones y afirma que “no tiene ninguna acreditación en las Naciones”. Este es otro ejemplo de la capacidad ilimitada de este individuo para hacer las afirmaciones más absurdas que son un insulto a la inteligencia de todos.

Nadie puede negar que el Frente Popular para la Liberación de Saguia El – Hamra y Río de Oro (FRENTE POLISARIO) es el legítimo representante internacionalmente reconocido del pueblo del Territorio No Autónomo del Sáhara Occidental, de acuerdo con las Resoluciones de la Asamblea General A / RES / 34/37 y A / RES / 35/19, entre otros.  Nadie puede negar que el Frente Polisario también es reconocido por  la Asamblea General y el Consejo de Seguridad como una de las dos partes del conflicto en el Sahara Occidental, de acuerdo con sus respectivas resoluciones A / RES / 36/46 y S / RES / 658 y resoluciones posteriores .

El Frente POLISARIO está representado en las Naciones Unidas desde los años 70. Fue en este contexto que el 22 de junio de 1979, el Consejo de Seguridad (S / PV / 2153) invitó al representante del Frente POLISARIO a dirigirse al Consejo sobre la cuestión del Sahara Occidental durante la reunión solicitada por el  Estado  ocupante Marruecos iba a sufrir grandes pérdidas en el campo de batalla en esa época.

Como siempre sido el caso, los representantes del Frente POLISARIO en los Naciones Unidas están debidamente acreditados por las Naciones Unidas para llevar a cabo su diplomático misión en conformidad con los procedimientos establecidos por la Organización. Tienen desde sus propias acreditaciones de la ONU que se dan acceso total a la sede de la ONU para participar en las reuniones sobre el Sahara Occidental y para ruinirse con altos funcionarios de la ONU, incluyendo el Secretario General.

El embajador del estado ocupante de Marruecos también hace su falsa publicidad describiendo a el Frente Polisario como un “grupo armado”, que el asocia con sus falsas reclamaciones a menudo repetida.

El Frente POLISARIO es un movimiento de liberación nacional reconocido internacionalmente, creado por el pueblo saharaui el 10 de mayo de 1973 para luchar contra la presencia colonial española en el Sahara Occidental. En este sentido, vale la pena recordar las conclusiones del Informe de la Misión de Visita de la Naciones Unidas para el Sahara Occidental (entonces Sahara español) y a los países vecinos en mayo-junio de 1975 (A / 10023 / Add.5).

El informe de la Misión Visitante de la ONU destacó que: (1) “el Frente Polisario, aunque se consideraba un movimiento clandestino antes de la llegada de  la Misión, apareció como una fuerza política dominante en el Territorio ” y “tenía un apoyo considerable entre todas las secciones de la población” (párrafos 21; 219); y que (2) “se hizo evidente para la Misión que existía un consenso abrumador entre los saharauis dentro del Territorio a favor de la independencia y en contra de la integración con cualquier país vecino ” (párrafos 202; 229).

Hoy, más que nunca, estos hechos innegables se van a consolidar más a medida que  el pueblo del Sahara Occidental, bajo el liderazgo del Frente POLISARIO,  continúe su reconocida lucha legítima (Asamblea General Res. A / RES / 34/37, entre otras) contra la ocupación ilegal de Marruecos de nuestras tierras, que se extiende desde el 31 de octubre de 1975.

El estado ocupante de Marruecos sabe muy bien, como todos los demás, que fue el Frente POLISARIO el que luchó valientemente contra Marruecos durante 16 años y terminó obligándolo a aceptar el Plan de Resolución ONU-OUA que prevé el alto el fuego de 1991 y el referéndum sobre su autodeterminación.

El estado ocupante y sus agentes no pueden negar que el Frente Polisario capturó más de 3.000 prisioneros de guerra marroquíes que fueron liberados después de la cesación del fuego en coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Vermelha (CICR).

Desde el 13 de noviembre de 2020, a raíz de la violación documentada por el ocupante del alto el fuego del Estado marroquí es el Frente POLISARIO cuyo ejército de liberación debe resistir el nuevo acto de agresión marroquí.

Además de eso, el estado ocupante marroquí no puede negar que hoy se sienta junto con la República Saharaui (RASD), miembro fundador de la Unión Africana (UA) a la que Marruecos fue admitido en 2017 después de la firma y ratificación, sin ninguna reserva, del Acta Constitutiva de la UA y, por lo  tanto, adhiriéndose a sus principios fundamentales, incluido el respeto de las fronteras existentes en la consecución de la independencia (b, artículo 4).

Estos son hechos probados que el Estado ocupante marroquí no puede negar.

El problema con el embajador del Estado ocupante de Marruecos es que confunde a los Estados miembros de las Naciones Unidas y a la opinión pública internacional con su propia opinión interna que está acostumbrado a engañar con su falsa propaganda. También no es secreto que desde su llegada a Nueva York, este individuo ha hecho lo que sea necesario para complacer a sus mentores y evitar caer en desgracia, como sucedió con la de su predecesor inmediato. Esto simplemente explica el comportamiento cuestionable de este individuo y su completa indiferencia de los estándares mínimos del decoro y el tacto.

Su renuencia a siquiera referirse a nuestro movimiento de liberación nacional por su nombre propio contradice la conducta de sus predecesores y altos funcionarios marroquíes. Baste recordar, por ejemplo, las cartas dirigidas al Presidente del Consejo de Seguridad (S / 2009/197) y al Secretario General (S / 2011/207) por el Ministro de Relaciones Exteriores del Estado ocupante de Marruecos en las que se refirió expresamente al POLISARIO sin los atributos calificativos que utiliza con frecuencia el mencionado individuo. Los ex embajadores del estado ocupante de Marruecos ante las Naciones Unidas también se refirieron a nuestro movimiento por su nombre propio (S / 2008/221 y S / 2008/348, para citar algunos ejemplos).

En conclusión, por persistente que sea el estado ocupante de Marruecos y sus agentes en su falsa propaganda, el estatus del Frente POLISARIO en las Naciones Unidas y en otros lugares está firmemente establecido porque ha sido moldeado y cimentado por los sacrificios de nuestro pueblo y su inquebrantable determinación para liberar nuestra tierra ocupada ilegalmente y ejercer nuestro derecho inalienable a la libertad y la independencia.

Acepten amablemente, excelencias, las certazas de mi más alta consideración .

Dr. Sidi M. Omar

Embajador

Representante del Frente POLISARIO en Naciones Unidas