La salud de la activista saharaui Sultana Jaya empeora por covid-19 y las fuerzas marroquíes mantienen el asedio a su casa

La defensora de los derechos humanos lleva cerca de 300 días asediada en su casa en Bojador (Sáhara Occidental ocupado) por fuerzas de ocupación marroquíes.

publico.es SATO DÍAZ La salud de la activista saharaui Sultana Jaya empeora por momentos. Así lo reconoce Ahmed Ettanji, periodista de Equipe Media, desde los territorios ocupados por Marruecos del Sáhara Occidental. Y es que, según ha denunciado la reconocida defensora de los derechos humanos, “fue contagiada de covid-19 intencionadamente por parte de los policías y paramilitares el pasado 22 de agosto”. “Ahora mismo ha perdido el olfato y tiene problemas respiratorios”, añade el comunicador.

Sultana y su hermana, Um Almuminin Buta Jaya, dieron positivo en coronavirus tras practicarse un test que compró en una farmacia cercana un familiar. El presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, en una carta enviada a la representante irlandesa en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Geraldine Byrne Nason, informaba: “Según la familia, un grupo de fuerzas de seguridad marroquíes asaltaron la casa. Durante el ataque, un oficial de seguridad agarró violentamente a Sultana y le colocó un trapo en la boca y la nariz hasta que casi se asfixió. Tras este acto brutal, Sultana comenzó a sentirse enferma con dolor muscular, dificultad para respirar y otros síntomas asociados con la enfermedad del coronavirus. Su hermana sufre los mismos síntomas”.

Jaya no puede desplazarse al hospital pues está asediada y cercada en su casa por fuerzas policiales y paramilitares marroquíes, en Bojador, desde hace casi 300 días. Esta situación ha sido denunciada por organizaciones internacionales como Amnistía internacional o Frontline Defenders. El cerrojazo que Marruecos mantiene con respecto a los Territorios Ocupados, impidiendo la entrada de observadores y periodistas internacionales, hace muy difícil obtener información de lo que ocurre. Por eso son tan valiosos los testimonios de periodistas locales, como Ettanji. “Lleva 295 días en arresto domiciliario junto a sus familiares, durante estos días ha salido a su terraza para ondear la bandera de la RASD en señal de protesta y esto ha sido reprimido”.

Según este periodista de Equipe Media, la casa de Jaya ha sido rociada por parte de los paramilitares con “agua de mofeta“, un líquido maloliente usado por las fuerzas israelíes contra palestinos para disolver concentraciones. Además, cuenta: “Ella y su hermana han sido agredidas en varias ocasiones en este encierro, también sexualmente, con palos”. “Han golpeado a su madre, una anciana de 85 años; y a Jaya intentaron asesinarla, le apedrearon produciéndole una herida muy grande en la cabeza por la cual perdió la vista durante unos días”, prosigue Ettanji con su relato. “Unos chicos que fueron a su casa fueron detenidos y posteriormente trasladados y abandonados en el desierto, a unos 120 kilómetros al norte de Bojador”, añade.

Esto ha hecho que el presidente saharaui se haya dirigido a la ONU en varias ocasiones, incluso al secretario general Antonio Guterres, pidiendo protección para la activista. También lo ha hecho la Delegación Saharaui en España. Abdulah Arabi, el delegado, envió una carta al Gobierno español, conformado por el PSOE y Unidas Podemos. En ella, reclamaba “que cumpla con sus responsabilidades como potencia administradora y, en particular, que garantice la protección de la activista saharaui Sultana Jaya y su familia y que exija al gobierno de Marruecos el respeto del Derecho Internacional Humanitario”.

“El Frente Polisario reitera que el régimen marroquí está aprovechando la situación de guerra y el cierre de fronteras por la pandemia para instaurar un clima de miedo y represión contra los civiles saharauis de las zonas ocupadas del Sahara Occidental”, continúa la carta enviada al Gobierno español. Una situación que, según denuncian desde Equipe Media, se agrava para la población saharaui en los territorios ocupados por la alta incidencia del coronavirus y la escasa vacunación.

Uso de cookies

porunsaharalibre.org utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies